Publicidad

Comparativa: Suzuki Vitara, Honda HR-V y Skoda Yeti, ¿cuál gana?

El Honda HR-V lleva poco tiempo entre los SUV pequeños. ¿Cómo planta cara a la versatilidad del Skoda Yeti o a la relación valor/producto del Suzuki Vitara?
Juan Carlos González.

Twitter: @autopista_esFotos: Israel Gardyn. -

Comparativa: Suzuki Vitara, Honda HR-V y Skoda Yeti, ¿cuál gana?
Comparativa: Suzuki Vitara, Honda HR-V y Skoda Yeti, ¿cuál gana?

No hay quien baje a los SUV de la cresta de la ola, ya que siguen siendo el objeto de deseo para muchos potenciales compradores. De un tiempo para acá los modelos más manejables han ido comiendo terreno a los que presentan un tamaño más grande, gracias a un diseño muy trabajado y, sobre todo, a que la racionalidad de uso se ha ido imponiendo, tanto por coste como por requerimientos medioambientales.

Valora tu coche gratisA nadie escapa hoy que el lado funcional es uno de los aspectos más valorados en este tipo de vehículos, y el Honda HR-V es uno de los modelos que mejor explota esta faceta en su habitáculo. Con 4,29 metros de largo, saca 6 centímetros de longitud al Skoda Yeti y unos 12 cm al Suzuki Vitara, pero éste es igual de alto y ancho que el Honda, mientras que el Skoda es el más voluminoso de todos, con una carrocería unos 2 cm más ancha y hasta 8 cm más alta.

Honda HR-V, Suzuki Vitara y Skoda Yeti: SUV espaciosos

El Honda HR-V también es el que presenta mayor distancia entre ejes —2,61 metros—, superando en 3 cm al Skoda Yeti y en 11 cm al Suzuki Vitara, lo que se acaba notando en el espacio disponible en el interior para los pasajeros. Y esto ya es un mérito de por sí, pues el SUV checo siempre ha sido una referencia en habitabilidad en esta categoría. En estos tres SUV de tamaño compacto las plazas delanteras son confortables y presentan buenos asientos —todas las unidades de prueba contaban con el nivel de acabado superior de sus respectivas gamas—, aunque en ambos modelos japoneses preferiríamos una regulación del respaldo mediante una rueda, que siempre es más cómoda y precisa, en lugar de la palanca que llevan.

Ya en la fila trasera, el Skoda Yeti es el más ancho, aunque en todos un tercer adulto implicará ciertas apreturas, a pesar de que los tres ofrecen mucha distancia al techo y el espacio para las piernas es bastante amplio en el Honda HR-V, está bien en el Skoda Yeti—y es variable porque la banqueta trasera se puede mover de forma longitudinal hasta 15 cm— y es más justo en el Suzuki Vitara —presenta 8 cm menos en esa cota que el HR-V—.

Comparativa SUVTres SUV que piensan en el viajero

A la hora de hacer más agradable la vida a bordo, en estos tres SUV no faltan detalles prácticos y huecos portaobjetos, aunque los asientos traseros del Honda HR-V son los más versátiles de todos, ya que permiten guardar cosas bajo las banquetas o si éstas se levantan cuando no van ocupadas permiten transportar algún bulto voluminoso en el interior. El Skoda Yeti también sobresale por su personalidad funcional. Por ejemplo, se puede plegar el respaldo del acompañante delantero, para cargar objetos alargados o simplemente facilitar la visión hacia delante de los pasajeros traseros, algo que suelen agradecer los más pequeños de la casa. La gran superficie acristalada también se nota en la luminosidad del habitáculo del Skoda Yeti o en la visibilidad que ofrece desde cualquier ángulo, un aspecto en el que saca ventaja al Suzuki Vitara y más al Honda HR-V, que acusa las líneas más coupé que presenta en la parte final del techo.

La capacidad del maletero puede permitir un uso familiar en cualquiera de ellos, ya que a los 455 litros medidos por nuestro Centro Técnico del Suzuki Vitara se les saca mucho partido. Más todavía a los 470 del Honda HR-V, sin olvidar que bajo el suelo esconde un hueco adicional con otros 105 litros, un detalle sorprendente; mientras que los estupendos 485 litros que como mínimo presenta el Skoda Yeti, pueden ampliarse hasta unos inmensos 585 litros si movemos las plazas traseras a su posición más adelantada.

Suzuki Vitara, Skoda Yeti y Honda HR-V: estilos diferentes

Más allá de lo prácticos que nos resulten para el día a día, la atmósfera interior de cada uno de estos SUV es bien distinta. En el Honda HR-V encontramos un salpicadero con un estilo más moderno y tecnológico. A pesar de tener una posición elevada frente al volante, su puesto de conducción transmite cierta deportividad, con una corta palanca de cambios que queda muy a mano y ofrece un magnífico tacto, aunque para algunos conductores su pomo puede resultar demasiado pequeño.

Honda HR-V, Suzuki Vitara, Skoda YetiLa personalidad más dinámica del Honda HR-V también se aprecia al rodar con él, por la puesta a punto de su amortiguación, la consistencia de su pisada y un chasis muy reactivo en la mayor parte de los escenarios.

Frente al volante del Skoda Yeti enseguida te envuelve su funcionalidad, con todo en su sitio, un tacto consistente de los mandos y un diseño más veterano, pero con ajustes muy cuidados. En marcha hace ver que es un rutero de calidad, agradable, cómodo y seguro, con una puesta a punto de su bastidor muy equilibrada. En este caso hemos contado con una versión 4x4, con la ventaja de que la tracción integral aporta para aquellos que tengan que rodar sobre nieve o firmes deslizantes —si no es tu caso, mejor elige un Yeti 4x2—; pero esa versatilidad de uso también implica más peso y un mayor rozamiento, que se suma a la peor aerodinámica de sus formas cuadradas y acaba notándose en su nivel de prestaciones.

Suzuki Vitara, Skoda Yeti y Honda HR-V: agilidad y consumos

El Suzuki Vitara de tracción delantera es el más ligero de todos, no en vano ha marcado en nuestra báscula 175 kg menos que el Honda HR-V y 325 kg menos —una diferencia considerable— que el Skoda Yeti —disponible en versión 4x2, pero nuestra unidad era 4x4—. Es obvio que esos kilos extras se acaban notando en la agilidad y en las prestaciones del Skoda. Por ejemplo, en aceleración desde parado el 1.6 DDiS 120 CV del Suzuki Vitara está a la par del 1.6 i-DTEC 120 CV del Honda HR-V, pues éste mantiene el tipo gracias a su buen empuje a bajo régimen, sin que el 2.0 TDI de 110 CV del Skoda Yeti —con 10 CV menos y el lastre mencionado— se acerque a ellos. Y en las fases de recuperación o al afrontar maniobras de adelantamiento, el motor Diesel del Suzuki Vitara es el más contundente de los tres.

La respuesta global del Honda HR-V en 4ª y 5ª velocidad es buena —la 6ª está más enfocada al desahogo mecánico—, pero el Suzuki le supera con autoridad sea cual sea la marcha insertada. En el Skoda Yeti sólo encontraremos cierto brío en 4ª, lejos de sus oponentes. Por otra parte, las acústicas de sus motores Diesel no empañan el confort general, aunque el menor nivel de decibelios también lo ha registrado el Suzuki Vitara, seguido de Skoda Yeti y Honda HR-V.

El Honda HR-V, en cambio, ha logrado los consumos más ajustados, con una media real francamente brillante para el i-DTEC 120 CV en el entorno de los 5,2 l/100 km, aunque a sólo una décima se ha colocado el Vitara 1.6 DDiS de 120 CV también bastante ahorrador. El Skoda Yeti 2.0 TDI 110 queda lejos —casi a 1,5 litros de distancia—, pero si tenemos en cuenta el mencionado carácter 4x4 de la unidad de pruebas que hemos utilizado en esta comparativa, hay que considerar su gasto correcto.

Honda HR-VHonda HR-V, Suzuki Vitara y Skoda Yeti: precio y empaque

Obviamente hay elementos estructurales y de equipamiento que también marcan las diferencias entre los tres, de ahí la distancia en sus precios, en sus kilos o en la propia presentación del Suzuki Vitara, que por fuera sabe jugar muy bien las cartas del diseño, pero que por dentro muestra una imagen mucho más sencilla —a pesar de los inteligentes juegos bicolor en el salpicadero o en los guarnecidos de las puertas— y con materiales menos vistosos y refinados de los que encontramos tanto en el Skoda Yeti como en el Honda HR-V.

Los cerca de 5.000 euros que separan la factura del SUV más barato del más caro responden a variados argumentos, que tienen que ver con el propio empaque de cada modelo, la tecnología embarcada, la vistosidad en la presentación interior y la cantidad de equipamiento, o incluso con las soluciones funcionales presentes en sus habitáculos. Cada comprador podrá elegir en función de gustos, necesidades, presupuesto… y aunque se puede decir que el Honda HR-V acaba imponiendo su mayor equilibrio en todos los apartados, cualquier de los protagonistas de esta comparativa, a su manera, es un digno representante de una sugerente clase media entre los SUV que, con razón, no deja de ganar adeptos.

También te puede interesar:

Los 10 SUV más valorados

Prueba Honda HR-V

Probamos el Skoda Yeti

Prueba del Suzuki Vitara