Publicidad

Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: ¿qué SUV de gasolina es mejor?

Interesante comparativa entre tres modelos de tipo SUV. El nuevo Mitsubishi Eclipse Cross se enfrenta a los Skoda Karoq y Subaru XV. Los probamos en versiones de gasolina de entre 150 y 163 CV.
Miguel García-Vidal / Fotos: Pacheco -
Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: ¿qué SUV de gasolina es mejor?
Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: ¿qué SUV de gasolina es mejor?

El segmento de los SUV compactos crece como la espuma, con la llegada de inéditos contendientes, como el Mitsubishi Eclipse Cross de aire coupé o el versátil Skoda Karoq, aquí acompañados por un Subaru XV replanteado por completo para enfrentarse en esta comparativa.

Publicidad

Hacía más de cinco años que Mitsubishi no empleaba el término Eclipse para uno de sus modelos. Una denominación que surgió en 1989 para un bonito coupé fabricado en Normal (Illinois, EE.UU.) del que se sucedieron cuatro generaciones. Ahora, cerrada esa planta que la firma nipona compartía con Chrysler, ha recuperado el nombre junto al de Cross para definir a un SUV compacto de aire coupé fabricado en exclusiva en Okayama (Japón) para situarse comercialmente entre los ASX (4,36 m de longitud) y Outlander (4,69 m), si bien comparte plataforma con el primero.

Mitsubishi Eclipse CrossEl Skoda Karoq proviene de la planta checa de Kvasiny, situándose como el primer SUV compacto de Skoda. En un escalón por debajo de su hermano Kodiaq (4,70 m) y con la misma plataforma MQB a la que también recurren sus “primos” del Grupo Volkswagen como Ateca —el más próximo de ellos a este Karoq— o Tiguan. Por su parte, el XV de esta comparativa responde a la segunda generación del modelo, ya con la nueva plataforma modular que estrenó el año pasado el Impreza, también procedente de Gunma (Japón) para las unidades comercializadas en  Europa e Indiana (EE.UU.) para Norteamérica.

El Subaru XV realmente es más un crossover que un SUV, lo que marca su excelente comportamiento en carretera, pero sin perjuicio para sus aptitudes todoterreno. Por tamaño exterior apenas 9 cm separan al más corto Karoq del más largo XV y 4 de anchura. Karoq y XV comparten altura, mientras el Eclipse Cross les aventaja en 7 cm, fundamentales para que su descendente zaga no repercuta en el espacio interior hacia arriba en las plazas traseras, sobrado para adultos de gran talla. Y aunque visualmente pueda llevar a engaño, el metro nos dice que en conjunto el XV es el que más espacio ofrece en su habitáculo, pero no flexibilidad, donde sus rivales aportan soluciones de monovolumen.

ESPACIO Mitsubishi Eclipse Cross 150 CV Kaiteki CVT 4WD Skoda Karoq 1.5 TSI 150 CV DSG7 ACT Style Subaru XV 2.0i 156 CV Sport Plus Auto
Anchura delantera 143 cm 143 cm 144 cm
Anchura trasera 139 cm 138 cm 139 cm
Altura delantera 92/97 cm 93/99 cm 95/102 cm
Altura trasera 90 cm 90 cm 93 cm
Espacio para piernas 56-76 cm 58-73 cm 77 cm
Maletero 395 litros 545 litros 370 litros

Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: su interior

En el Mitsubishi Eclipse Cross con un asiento trasero divisible en dos secciones asimétricas con una banqueta deslizante en un rango de 20 cm y respaldos reclinables en 16º (unas 10 posiciones). Mientras que en el Karoq, si recurrimos desde 320 € al sistema Vario Flex, encontramos en la fila trasera tres asientos individuales deslizantes en 15 cm con respaldos regulables que, además, se pueden abatir independientemente, plegar contra los respaldos de los asientos delanteros, retirar por completo o sólo extraer el central. Eso mientras echamos hacia los lados los laterales para aportar mayor sensación de anchura a los dos ocupantes de estas plazas. Todas estas operaciones se ejecutan con sencillez, aunque sus asientos resultan excesivamente pesados. Si a todo ello le añadimos un maletero capaz de cubicar entre 545 y 630 litros, con una cómoda cortinilla cubre-equipajes que bascula hacia arriba junto al portón en su apertura, y multitud de gadget prácticos, vemos que en cuanto a flexibilidad y practicidad el Karoq se impone con soltura. Y es que el maletero del XV con 370 litros y formas un tanto irregulares no es propio de una carrocería SUV… ¿Recuerdas lo bien que le venía su estilo crossover para su ejemplar comportamiento? Pues en algún apartado tendrá que ceder. Mientras, el de Mitsubishi, sin gozar tampoco de gran capacidad, gracias a su banqueta deslizante aporta entre 395 y 570 litros. Y con una bandeja compartimentada bajo su piso para almacenar sin que se muevan por el maletero un variado surtido de objetos. Para cubrir la carga encontramos una cortinilla, aunque no tan práctica como la del Karoq.

Skoda KaroqLos tres lucen muy buenos ajustes en su interior, con materiales de aparente buena calidad, si bien los del Karoq transmiten mejor aspecto al tiempo que ofrece más plásticos de tacto blando. En cuanto a la posición de conducción, la que más nos gusta es la del XV, con las piernas más estiradas y la banqueta en un plano más bajo. Sus asientos son cómodos, como los de sus rivales, pero con mayor poder de sujeción. Atrás encontramos suficiente espacio para dos adultos en nuestros tres protagonistas, si bien en el XV quedan las rodillas en un plano ligeramente más elevado mientras las del Eclipse Cross tienen menor longitud de banqueta.

Publicidad
PRESTACIONES Mitsubishi Eclipse Cross 150 CV Kaiteki CVT 4WD Skoda Karoq 1.5 TSI 150 CV DSG7 ACT Style Subaru XV 2.0i 156 CV Sport Plus Auto
Acel. 0-100 km/h 8,81 s 9,08 s 10,29 s
Acel. 0-1000 metros 30,6 s 30,74 s 31,9 s
Sonoridad al ralentí 48,6 dBA 48,6 dBA 47 dBA
Sonoridad 100 km/h 65,4 dBA 65,1 dBA 65 dBA
Frenada desde 100 km/h 37,74 m 36,97 m 37,4 m
Peso en báscula 1.620 kg 1.508 kg 1.468 kg

Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: sus motores

Con el creciente interés por los motores de gasolina, hemos decidido optar por ellos en nuestros contendientes, con un mínimo de 150 CV para poder disfrutar de un buen nivel de prestaciones con independencia de la carga. En los tres asociado al cada vez más demandado cambio automático, por confort infinitamente superior al manual, por mucho que aún haya muchos conductores reacios a probarlo. Eso sí, cada uno con una apuesta tecnológica muy distinta.

Empecemos por el Mitsubishi Eclipse Cross, con un 1.5 sobrealimentado por un turbo que rinde 163 CV, con una contundente respuesta, siempre solícito a cualquier insinuación sobre el acelerador. El 1.5 TSI del Skoda Karoq, también un cuatro en línea con turbo, técnicamente es algo más sofisticado, con sistema de desconexión selectiva de cilindros para ahorrar combustible y emisiones, también ofrece una buena respuesta. Resulta más progresivo, pero sin la espontaneidad de su rival. No en vano, aunque el conjunto que ha de mover el Eclipse Cross pesa 152 kg más que XV y 112 que Karoq —una gran diferencia, por mucho que este Karoq no disponga de tracción total— y su cambio automático no resulte tan eficaz, es de los tres el que más rápido acelera mientras no cede ni medio segundo en la recuperación de 80 a 120 km/h frente al checo.

CONSUMOS Mitsubishi Eclipse Cross 150 CV Kaiteki CVT 4WD Skoda Karoq 1.5 TSI 150 CV DSG7 ACT Style Subaru XV 2.0i 156 CV Sport Plus Auto
Consumo en ciudad 9,0 l/100 km 8,2 l/100 km 8,9 l/100 km
Consumo en carretera 7,5 l/100 km 6,5 l/100 km 7,1 l/100 km
Consumo medio 8,1 l/100 km 7,2 l/100 km 7,8 l/100 km
Publicidad

En el Subaru XV se ha renovado en profundidad su 2.0 bóxer atmosférico, que pasa de 150 a 156 CV. La respuesta desde el ralentí es más inmediata que en sus rivales, pero se siente más perezoso, con una cifra de par más baja y una respuesta excesivamente plana. A ello contribuye en gran medida la lentitud de su cambio automático de variador continuo, por mucho que permita recrear siete marchas emplazándolo en distintos puntos fijos. El del Eclipse Cross también es de este tipo, en este caso con 8 marchas virtuales, pero su sensación de resbalamiento es menor y su respuesta más ágil. Son el mejor tipo de cambio para rodar despacio, con baja carga sobre el acelerador. En esos casos ningún otro dispositivo, sin interrupción en la aceleración, ofrece tanto confort, pero cuando se hunde a fondo el pedal del acelerador desconciertan. Lo hacen tanto por su resbalamiento como por el aumento del régimen de giro del motor que, en muchas situaciones, no se corresponde con la sensación de aceleración que el conductor espera de ese ruido. El DSG de 7 relaciones del Karoq no es tan refinado, sobre todo a la hora de maniobrar, e incluso en alguna circunstancia responde con brusquedad, pero es muchísimo más rápido y eficiente, consiguiendo mejor equilibrio.

Mitsubishi Eclipse Cross, Skoda Karoq y Subaru XV: comportamiento

Dinámicamente las tornas se invierten, situándose el Subaru XV no sólo como el más preciso sino también como el que más plano vira al acometer los virajes. Su amortiguación aporta una gran calidad y, aunque se siente más firme que la de sus oponentes, también cuenta con un alto grado de confort. No tanto como en Eclipse Cross y Karoq, que son algo más cómodos, pero el primero se siente muy suelto, sobre todo en fase de extensión, lo que le resta precisión, mientras el segundo sacrifica la eficacia a favor del confort. Pero con mayor precisión, bien apoyado por una dirección más directa. Lo que no convence son sus notables pérdidas de motricidad en conducción deportiva, algo que con las eficaces tracciones totales permanentes de sus rivales y la respuesta más suave de sus cambios automáticos no experimentamos. A cambio, es más agradable en el día a día, con una calidad de rodadura superior, pero sobre todo mayor refinamiento mecánico, tanto por el sedoso tacto de su 1.5 TSI como por las menores vibraciones que transmite a su habitáculo, pero no por rumorosidad, donde los tres brillan a gran altura.

Publicidad

Subaru XVPor campo, el Skoda Karoq está más limitado por su tracción delantera, la total de momento sólo se asocia al 2.0 TDI de 150 CV, pero también por sus cotas. Es uno de los SUV compactos con menor altura libre al suelo (170 mm) y menor capacidad de vadeo, aunque sus recorridos de suspensión estén cerca de los mejores. El Subaru XV se sitúa en el otro extremo, con 220 mm de altura libre y unas aptitudes todoterreno sorprendentes, bien apoyado por su tracción total permanente así como por su electrónica; con el X-Mode, una suerte de control de tracción avanzado que también actúa sobre acelerador y cambio al tiempo que añade control de descenso de pendientes. El Mitsubishi Eclipse Cross también se mueve con soltura en este medio, condicionado por sus 195 mm de altura libre al suelo, pero con una tracción total a través de un embrague multidisco con control electrónico y tres programas: Auto, Nieve y Tierra, que varía el reparto de par inicial entre los dos trenes, a lo que suma el Active Yaw Control como control electrónico para la distribución del par.

También te puede interesar

Comparativa SUV: Seat Ateca vs Skoda Karoq, ¿tan iguales, tan diferentes?

Mitsubishi Eclipse Cross 150T 2WD: opiniones y consumo real del nuevo SUV

Subaru XV 1.6 114 CV Lineartronic: opiniones y consumo real

 

Publicidad