Publicidad

Subaru Impreza 2.0R

Aunque la imagen del nuevo Impreza cada vez se acerca más a los gustos europeos, el estilo y la tecnología de Subaru permanecen. Ahora abandona su carrocería de tres volúmenes y entra dentro del segmento de los compactos, en el que aporta motor boxer, reductora, tracción total de serie y un comportamiento fácil y seguro.
-
Subaru Impreza 2.0R
Subaru Impreza 2.0R

Estaba claro que con la carrocería tipo sedán de la anterior generación del Impreza, el modelo japonés, por muy bueno que fuera, no iba a tener el mismo éxito en Europa que cualquiera de los tradicionales compactos con los que pretendía competir. Aquí los gustos son diferentes. Dudar entre un Golf, un Focus, un León, un Astra o un Impreza, no solía ser algo habitual. Pero ahora sí puede serlo, puesto que se ha convertido en un auténtico compacto de 4,4 metros de largo. Queda por ver si su estética o su forma de entender el automóvil, convence tanto al público nuevo al que ahora pretende dirigirse, como al tradicional comprador de Subaru; la anterior generación, aunque no a todo el mundo convencía, sí guardaba cierto encanto y tradición, que los fans de la marca apreciaban. Basta meterse en cualquier foro de Internet para descubrir que hay auténticos tiffosi de este modelo.

Las múltiples victorias en el Campeonato del Mundo de Rallyes, hicieron del Impreza todo un mito ¿lo seguirá siendo con esta carrocería? El tiempo lo dirá. De lo que sí estamos seguros es que sigue siendo un Subaru en toda regla. Está claro que los tiempos cambian y por fuera ya no es un Impreza típico -en Japón se venderá también con carrocería Sedán que, de momento, no está claro que llegue a Europa-, pero por dentro parece que nada cambia; es un Subaru Impreza de los pies a la cabeza, tanto por tecnología como por tacto, imagen interior o sensaciones de conducción. En 2008 llegará el ansiado motor Diesel a la marca ¡que será en configuración boxer!, pero hasta entonces la oferta se queda en gasolina con el motor 2.0 de 150 caballos de nuestra primera prueba, más un 1.5 de 107 CV. Pronto llegarán los turbos con el WRX y el siempre esperado STI, que ya tienen anunciado su estreno.

Se trata de un coche completamente nuevo, sin embargo, mantiene la configuración interna, muy diferente a la ofrecida por cualquier modelo europeo. Emplea un motor de cuatro cilindros horizontales opuestos, caja de cambios con reductora y sólo existe con tracción total permanente. El resto de posibles rivales, se limitan a ofrecer los motores en línea, o incluso en V y, en algunas ocasiones, y en opción, la tracción total. Por tanto, el Impreza se posiciona desde el principio como una alternativa diferente, que podrá satisfacer las necesidades de todo aquel que busque en su coche la seguridad y la confianza que la tracción total ofrece.

Pero vamos a centrarnos primero en lo que más cambia: su carrocería. En nuestro país emplea una única variante de cinco puertas. Aunque se trata de una marca de corte deportivo, en esta ocasión no muestra mucho detalle dinámico, algo que lógicamente se reservan para las versiones más potentes. Eso sí, a pesar de no ser el STI, la carrocería compacta ya tiene de base un corte más deportivo que la anterior sedán. La primera impresión que tenemos al verlo en las imágenes, o al menos la que a toda nuestra redacción le causó, es que se trata de "un coreano más", y eso que es japonés. La cosa cambia cuando lo ves físicamente. Ya no es tan emocional como el anterior -claro, tampoco ha ganado ningún campeonato del mundo, todavía-, pero desaparece esa sensación fría que tuvimos al ver las fotos. Podrá gustar o no, pero tiene su personalidad propia. Ahora es 6 cm más corto, pero con 9 cm más de batalla, igual de ancho total -2 cm más de vías- y 3 cm más alto.

Por fin el Subaru Impreza dispone de una carrocería que le permite ser una opción en Europa.

Interior
Comportamiento

Estaba claro que con la carrocería tipo sedán de la anterior generación del Impreza, el modelo japonés, por muy bueno que fuera, no iba a tener el mismo éxito en Europa que cualquiera de los tradicionales compactos con los que pretendía competir. Aquí los gustos son diferentes. Dudar entre un Golf, un Focus, un León, un Astra o un Impreza, no solía ser algo habitual. Pero ahora sí puede serlo, puesto que se ha convertido en un auténtico compacto de 4,4 metros de largo. Queda por ver si su estética o su forma de entender el automóvil, convence tanto al público nuevo al que ahora pretende dirigirse, como al tradicional comprador de Subaru; la anterior generación, aunque no a todo el mundo convencía, sí guardaba cierto encanto y tradición, que los fans de la marca apreciaban. Basta meterse en cualquier foro de Internet para descubrir que hay auténticos tiffosi de este modelo.

Las múltiples victorias en el Campeonato del Mundo de Rallyes, hicieron del Impreza todo un mito ¿lo seguirá siendo con esta carrocería? El tiempo lo dirá. De lo que sí estamos seguros es que sigue siendo un Subaru en toda regla. Está claro que los tiempos cambian y por fuera ya no es un Impreza típico -en Japón se venderá también con carrocería Sedán que, de momento, no está claro que llegue a Europa-, pero por dentro parece que nada cambia; es un Subaru Impreza de los pies a la cabeza, tanto por tecnología como por tacto, imagen interior o sensaciones de conducción. En 2008 llegará el ansiado motor Diesel a la marca ¡que será en configuración boxer!, pero hasta entonces la oferta se queda en gasolina con el motor 2.0 de 150 caballos de nuestra primera prueba, más un 1.5 de 107 CV. Pronto llegarán los turbos con el WRX y el siempre esperado STI, que ya tienen anunciado su estreno.

Se trata de un coche completamente nuevo, sin embargo, mantiene la configuración interna, muy diferente a la ofrecida por cualquier modelo europeo. Emplea un motor de cuatro cilindros horizontales opuestos, caja de cambios con reductora y sólo existe con tracción total permanente. El resto de posibles rivales, se limitan a ofrecer los motores en línea, o incluso en V y, en algunas ocasiones, y en opción, la tracción total. Por tanto, el Impreza se posiciona desde el principio como una alternativa diferente, que podrá satisfacer las necesidades de todo aquel que busque en su coche la seguridad y la confianza que la tracción total ofrece.

Pero vamos a centrarnos primero en lo que más cambia: su carrocería. En nuestro país emplea una única variante de cinco puertas. Aunque se trata de una marca de corte deportivo, en esta ocasión no muestra mucho detalle dinámico, algo que lógicamente se reservan para las versiones más potentes. Eso sí, a pesar de no ser el STI, la carrocería compacta ya tiene de base un corte más deportivo que la anterior sedán. La primera impresión que tenemos al verlo en las imágenes, o al menos la que a toda nuestra redacción le causó, es que se trata de "un coreano más", y eso que es japonés. La cosa cambia cuando lo ves físicamente. Ya no es tan emocional como el anterior -claro, tampoco ha ganado ningún campeonato del mundo, todavía-, pero desaparece esa sensación fría que tuvimos al ver las fotos. Podrá gustar o no, pero tiene su personalidad propia. Ahora es 6 cm más corto, pero con 9 cm más de batalla, igual de ancho total -2 cm más de vías- y 3 cm más alto.

Por fin el Subaru Impreza dispone de una carrocería que le permite ser una opción en Europa.

Interior
Comportamiento