Ssanyong Rodius 270 Xdi

Diferente a todos los modelos de su categoría, el Ssanyong Rodius ofrece enorme capacidad, gran versatilidad y, sobre todo, una comodidad excepcional para viajar de forma económica con toda la familia.
-
Ssanyong Rodius 270 Xdi
Ssanyong Rodius 270 Xdi
Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=38496&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ssanyong Rodius

La carrocería del modelo surcoreano es muy original, diferente a lo que estamos acostumbrados, aunque cercana a otros productos de la marca de reciente creación, como el todo terreno Kyron. Su frontal se caracteriza por los marcados faros y una parrilla triangular muy llamativa.

De perfil llama la atención por su silueta, como si se tratara de un coupé de grandes dimensiones con un “postizo” sobre la parte final. Esta particularidad, desde algunos ángulos, crea cierta confusión en el contorno, asemejando su línea a la de una gran berlina con la parte trasera muy tendida, estilo hatchback.

Además, todas las lunas posteriores, tras la primera fila de asientos, se encuentran tintadas, lo que llama aún más la atención (a veces, en aparcamientos oscuros o mal iluminados, esta característica dificulta un poco las maniobras, aunque, afortunadamente, se incluye de serie un dispositivo de ayuda de aparcamiento con sensor de distancia). La zaga, también llamativa, dispone de un enorme portón vertical de chapa y cristal que prolonga las líneas de las lunas superiores. Unos grupos ópticos rasgados y una ancha banda cromada que recorre el portón, rematan las particulares formas del Rodius.

La base del modelo es conocida, ya que emplea la plataforma del Mercedes Clase S de anterior generación (denominado Chairman en el mercado doméstico), con una longitud de 5,12 metros. Se trata del monovolumen más grande de la categoría –supera a modelos como el Grand Voyager, el Gran Espace, Kia Carnaval o Toyota Previa-, de ahí que pueda ser comparado con otro tipo de vehículos de mayor envergadura, de la talla del Volkswagen Caravelle o el Mercedes Viano. Pero, además, su configuración de propulsión posterior y su enorme distancia entre ejes (3 metros).

Más de cinco metros de carrocería monovolumen, con distancia entre ejes de tres metros, permiten un interior de primera categoría, con espacio a raudales para siete ocupantes y enorme maletero. De momento, las versiones que se comercializan en España, están configuradas con una segunda fila de dos asientos independientes y una tercera con banqueta corrida para tres ocupantes, aunque es muy probable que, a partir del próximo año, se vendan versiones con fila central de tres plazas, lo que permitiría una capacidad total de ocho plazas.

Quizá una de las principales peculiaridades del Rodius se encuentre, precisamente, en las plazas de la segunda fila de asientos, ya que éstas, además de ser especialmente cómodas, pueden girarse, abatirse y desplazarse. Incluso pueden orientarse en sentido inverso a la marcha, enfrentadas con la tercera fila.

Por su parte, la última fila, dispone de capacidad para tres ocupantes y puede ser desmontada para aumentar la capacidad de carga, aunque aquí la carrocería se muestra bastante más estrecha y baja que en la zona central. A diferencia de otros modelos que cuentan con puertas correderas, el Rodius presenta un sistema convencional, de bisagra, lo que no favorece de forma especial para entrar o salir de la última fila de asientos, pues requiere abatir el respaldo de la segunda fila y acceder con el cuerpo bastante inclinado hacia delante.

Realmente hubiera resultado más práctico contar con tres plazas en la segunda fila de asientos, ya que en esta zona, las cotas de habitabilidad son muy superiores. Además, en caso de circular con cinco pasajeros, uno de ellos queda obligatoriamente relegado a viajar atrás del todo, muy aislado del resto del pasaje.

El puesto de conducción está bien terminado y resulta cómodo. El Rodius se conduce de forma similar a cualquier monovolumen de su categoría, es decir, en una posición bastante elevada y con las piernas bien estiradas, lo que contribuye a viajar de forma segura y descansada. Además, tanto el conductor como el acompañante disponen de buena información –el cuadro de instrumentos está situado en el centro del salpicadero- y de mucho espacio: reposabrazos, consola central, guantera, portagafas, portaladas variados, huecos para depositar objetos (incluso cajones y porta cd’s). Lo que no nos ha convencido al cien por cien es el volante, únicamente regulable en inclinación y queda un poco horizontal respecto al puesto de conducción.

Realmente interesante, ya que en la mayoría de este tipo de vehículos resulta incompatible viajar con todas las plazas ocupadas y la impedimenta del pasaje. En este caso, con 470 litros reales< hasta la línea de la luneta, se puede viajar con el equipaje normal de los ocupantes. Si se desplaza la última fila de asientos, este valor aumenta hasta los 800 litros.

Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=38496&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ssanyong Rodius

La carrocería del modelo surcoreano es muy original, diferente a lo que estamos acostumbrados, aunque cercana a otros productos de la marca de reciente creación, como el todo terreno Kyron. Su frontal se caracteriza por los marcados faros y una parrilla triangular muy llamativa.

De perfil llama la atención por su silueta, como si se tratara de un coupé de grandes dimensiones con un “postizo” sobre la parte final. Esta particularidad, desde algunos ángulos, crea cierta confusión en el contorno, asemejando su línea a la de una gran berlina con la parte trasera muy tendida, estilo hatchback.

Además, todas las lunas posteriores, tras la primera fila de asientos, se encuentran tintadas, lo que llama aún más la atención (a veces, en aparcamientos oscuros o mal iluminados, esta característica dificulta un poco las maniobras, aunque, afortunadamente, se incluye de serie un dispositivo de ayuda de aparcamiento con sensor de distancia). La zaga, también llamativa, dispone de un enorme portón vertical de chapa y cristal que prolonga las líneas de las lunas superiores. Unos grupos ópticos rasgados y una ancha banda cromada que recorre el portón, rematan las particulares formas del Rodius.

La base del modelo es conocida, ya que emplea la plataforma del Mercedes Clase S de anterior generación (denominado Chairman en el mercado doméstico), con una longitud de 5,12 metros. Se trata del monovolumen más grande de la categoría –supera a modelos como el Grand Voyager, el Gran Espace, Kia Carnaval o Toyota Previa-, de ahí que pueda ser comparado con otro tipo de vehículos de mayor envergadura, de la talla del Volkswagen Caravelle o el Mercedes Viano. Pero, además, su configuración de propulsión posterior y su enorme distancia entre ejes (3 metros).

Más de cinco metros de carrocería monovolumen, con distancia entre ejes de tres metros, permiten un interior de primera categoría, con espacio a raudales para siete ocupantes y enorme maletero. De momento, las versiones que se comercializan en España, están configuradas con una segunda fila de dos asientos independientes y una tercera con banqueta corrida para tres ocupantes, aunque es muy probable que, a partir del próximo año, se vendan versiones con fila central de tres plazas, lo que permitiría una capacidad total de ocho plazas.

Quizá una de las principales peculiaridades del Rodius se encuentre, precisamente, en las plazas de la segunda fila de asientos, ya que éstas, además de ser especialmente cómodas, pueden girarse, abatirse y desplazarse. Incluso pueden orientarse en sentido inverso a la marcha, enfrentadas con la tercera fila.

Por su parte, la última fila, dispone de capacidad para tres ocupantes y puede ser desmontada para aumentar la capacidad de carga, aunque aquí la carrocería se muestra bastante más estrecha y baja que en la zona central. A diferencia de otros modelos que cuentan con puertas correderas, el Rodius presenta un sistema convencional, de bisagra, lo que no favorece de forma especial para entrar o salir de la última fila de asientos, pues requiere abatir el respaldo de la segunda fila y acceder con el cuerpo bastante inclinado hacia delante.

Realmente hubiera resultado más práctico contar con tres plazas en la segunda fila de asientos, ya que en esta zona, las cotas de habitabilidad son muy superiores. Además, en caso de circular con cinco pasajeros, uno de ellos queda obligatoriamente relegado a viajar atrás del todo, muy aislado del resto del pasaje.

El puesto de conducción está bien terminado y resulta cómodo. El Rodius se conduce de forma similar a cualquier monovolumen de su categoría, es decir, en una posición bastante elevada y con las piernas bien estiradas, lo que contribuye a viajar de forma segura y descansada. Además, tanto el conductor como el acompañante disponen de buena información –el cuadro de instrumentos está situado en el centro del salpicadero- y de mucho espacio: reposabrazos, consola central, guantera, portagafas, portaladas variados, huecos para depositar objetos (incluso cajones y porta cd’s). Lo que no nos ha convencido al cien por cien es el volante, únicamente regulable en inclinación y queda un poco horizontal respecto al puesto de conducción.

Realmente interesante, ya que en la mayoría de este tipo de vehículos resulta incompatible viajar con todas las plazas ocupadas y la impedimenta del pasaje. En este caso, con 470 litros reales< hasta la línea de la luneta, se puede viajar con el equipaje normal de los ocupantes. Si se desplaza la última fila de asientos, este valor aumenta hasta los 800 litros.

Galería relacionada

Ssanyong

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...