Smart Roadster 60

Muchos son los prejuicios que teníamos con este coche antes de la primera toma de contacto. Sin embargo, poco a poco y kilómetro a kilómetro, éstos se han ido disipando hasta obtener como resultado una opinión favorable del modelo. En una mecánica agradable y en una conducción divertidísima se apoya nuestra nueva concepción.
-
Smart Roadster 60
Smart Roadster 60

Se trata del modelo más barato de entre todos los que hemos analizado y no por ello equipa la motorización menos potente, sino todo lo contrario. El C3 Pluriel monta la misma mecánica que el Peugeot 206 CC, que tiene una potencia de 110 CV y una cifra de par motor máxima de 15 mkg. A pesar de todo ello, las prestaciones no son las más brillantes, aunque sí tiene los consumos más contenidos. La capota del Pluriel es más complicada de poner que la de nuestro protagonista, en especial cuando quitamos los pilares de apoyo y los tenemos que volver a poner.

Su precio básico supera al de nuestro protagonista y equipa un motor con apenas 13 CV más y sin turboalimentación, lo que incide en un menor placer al volante. A cambio ofrece como elementos de serie el aire acondicionado –que en el Roadster cuesta 800 euros- y la tapicería de cuero –el pack cuero cuesta en el Smart 800 euros adicionales-. Las llantas, el sistema antibloqueo de frenos y los airbags de conductor, pasajero y laterales son de serie en ambos vehículos. El control de estabilidad y de tracción no están disponibles, ni como opción, para el Ford; en el Smart ambos sistemas son de serie. En el StreetKa, además, no se puede acoplar una caja de cambios automática. Si comparamos los consumos oficiales, este Ford sale penalizado –teniendo en cuenta que tiene una potencia de 95 CV- en relación con los 82 CV de nuestro protagonista o los 110 CV del Citroën y del Peugeot. El Ford consume 7,9 litros a los 100 km en consumo mixto, mientras que el Smart se coloca en 5,5 litros y los modelos franceses en 5,7 litros (a pesar de tener, estos tres últimos transmisión automática).

Es, junto al Pluriel, el descapotable con más longitud de todos los analizados –3,9 metros- aunque es –casi- el más bajo, con 1,2 metros. El Smart sí es el menos alto de entre todos los modelos analizados (1,1 metros). El Mazda es el que mejores prestaciones registra, aunque estos datos se han realizado con caja de cambios manual, ya que no existe posibilidad de acoplar una transmisión automática. Al igual que el resto de contrincantes, este MX-5 no dispone ni de control de tracción, ni de programa de estabilidad, que son elementos de serie en nuestro protagonista. Este Mazda es, como nuestro protagonista, un propulsión trasera y eso, en el comportamiento, se nota. En cuanto a precio, es ligeramente superior al Smart y ofrece como equipamientos básicos casi los mismos.

Es el modelo cuyo precio más se asemeja al de nuestro protagonista y ofrece capota de chapa –la del Smart es de lona- como elemento más diferenciador a primera vista. Debajo del capó también hay variaciones; mientras que el 206 CC monta un propulsor del 110 CV de potencia, nuestro protagonista alcanza los 82 CV, aunque eso sí, con una mecánica turboalimentada. Una de las grandes penalizaciones en contra del modelo francés es que no equipa de serie el sistema antibloqueo de frenos que sí está disponible para el resto de sus contrincantes. El ABS cuesta 460 euros adicionales en el Peugeot. Éste y el C3 Pluriel son los únicos homologados para cuatro plazas –el StreetKa, el Roadster y el MX-5 son biplazas auténticos-. A favor, por tanto, de los coches galos se encuentra un maletero más amplio –aunque no sea grandísimo- que en el resto de vehículos.

Se trata del modelo más barato de entre todos los que hemos analizado y no por ello equipa la motorización menos potente, sino todo lo contrario. El C3 Pluriel monta la misma mecánica que el Peugeot 206 CC, que tiene una potencia de 110 CV y una cifra de par motor máxima de 15 mkg. A pesar de todo ello, las prestaciones no son las más brillantes, aunque sí tiene los consumos más contenidos. La capota del Pluriel es más complicada de poner que la de nuestro protagonista, en especial cuando quitamos los pilares de apoyo y los tenemos que volver a poner.

Su precio básico supera al de nuestro protagonista y equipa un motor con apenas 13 CV más y sin turboalimentación, lo que incide en un menor placer al volante. A cambio ofrece como elementos de serie el aire acondicionado –que en el Roadster cuesta 800 euros- y la tapicería de cuero –el pack cuero cuesta en el Smart 800 euros adicionales-. Las llantas, el sistema antibloqueo de frenos y los airbags de conductor, pasajero y laterales son de serie en ambos vehículos. El control de estabilidad y de tracción no están disponibles, ni como opción, para el Ford; en el Smart ambos sistemas son de serie. En el StreetKa, además, no se puede acoplar una caja de cambios automática. Si comparamos los consumos oficiales, este Ford sale penalizado –teniendo en cuenta que tiene una potencia de 95 CV- en relación con los 82 CV de nuestro protagonista o los 110 CV del Citroën y del Peugeot. El Ford consume 7,9 litros a los 100 km en consumo mixto, mientras que el Smart se coloca en 5,5 litros y los modelos franceses en 5,7 litros (a pesar de tener, estos tres últimos transmisión automática).

Es, junto al Pluriel, el descapotable con más longitud de todos los analizados –3,9 metros- aunque es –casi- el más bajo, con 1,2 metros. El Smart sí es el menos alto de entre todos los modelos analizados (1,1 metros). El Mazda es el que mejores prestaciones registra, aunque estos datos se han realizado con caja de cambios manual, ya que no existe posibilidad de acoplar una transmisión automática. Al igual que el resto de contrincantes, este MX-5 no dispone ni de control de tracción, ni de programa de estabilidad, que son elementos de serie en nuestro protagonista. Este Mazda es, como nuestro protagonista, un propulsión trasera y eso, en el comportamiento, se nota. En cuanto a precio, es ligeramente superior al Smart y ofrece como equipamientos básicos casi los mismos.

Es el modelo cuyo precio más se asemeja al de nuestro protagonista y ofrece capota de chapa –la del Smart es de lona- como elemento más diferenciador a primera vista. Debajo del capó también hay variaciones; mientras que el 206 CC monta un propulsor del 110 CV de potencia, nuestro protagonista alcanza los 82 CV, aunque eso sí, con una mecánica turboalimentada. Una de las grandes penalizaciones en contra del modelo francés es que no equipa de serie el sistema antibloqueo de frenos que sí está disponible para el resto de sus contrincantes. El ABS cuesta 460 euros adicionales en el Peugeot. Éste y el C3 Pluriel son los únicos homologados para cuatro plazas –el StreetKa, el Roadster y el MX-5 son biplazas auténticos-. A favor, por tanto, de los coches galos se encuentra un maletero más amplio –aunque no sea grandísimo- que en el resto de vehículos.

Se trata del modelo más barato de entre todos los que hemos analizado y no por ello equipa la motorización menos potente, sino todo lo contrario. El C3 Pluriel monta la misma mecánica que el Peugeot 206 CC, que tiene una potencia de 110 CV y una cifra de par motor máxima de 15 mkg. A pesar de todo ello, las prestaciones no son las más brillantes, aunque sí tiene los consumos más contenidos. La capota del Pluriel es más complicada de poner que la de nuestro protagonista, en especial cuando quitamos los pilares de apoyo y los tenemos que volver a poner.

Su precio básico supera al de nuestro protagonista y equipa un motor con apenas 13 CV más y sin turboalimentación, lo que incide en un menor placer al volante. A cambio ofrece como elementos de serie el aire acondicionado –que en el Roadster cuesta 800 euros- y la tapicería de cuero –el pack cuero cuesta en el Smart 800 euros adicionales-. Las llantas, el sistema antibloqueo de frenos y los airbags de conductor, pasajero y laterales son de serie en ambos vehículos. El control de estabilidad y de tracción no están disponibles, ni como opción, para el Ford; en el Smart ambos sistemas son de serie. En el StreetKa, además, no se puede acoplar una caja de cambios automática. Si comparamos los consumos oficiales, este Ford sale penalizado –teniendo en cuenta que tiene una potencia de 95 CV- en relación con los 82 CV de nuestro protagonista o los 110 CV del Citroën y del Peugeot. El Ford consume 7,9 litros a los 100 km en consumo mixto, mientras que el Smart se coloca en 5,5 litros y los modelos franceses en 5,7 litros (a pesar de tener, estos tres últimos transmisión automática).

Es, junto al Pluriel, el descapotable con más longitud de todos los analizados –3,9 metros- aunque es –casi- el más bajo, con 1,2 metros. El Smart sí es el menos alto de entre todos los modelos analizados (1,1 metros). El Mazda es el que mejores prestaciones registra, aunque estos datos se han realizado con caja de cambios manual, ya que no existe posibilidad de acoplar una transmisión automática. Al igual que el resto de contrincantes, este MX-5 no dispone ni de control de tracción, ni de programa de estabilidad, que son elementos de serie en nuestro protagonista. Este Mazda es, como nuestro protagonista, un propulsión trasera y eso, en el comportamiento, se nota. En cuanto a precio, es ligeramente superior al Smart y ofrece como equipamientos básicos casi los mismos.

Es el modelo cuyo precio más se asemeja al de nuestro protagonista y ofrece capota de chapa –la del Smart es de lona- como elemento más diferenciador a primera vista. Debajo del capó también hay variaciones; mientras que el 206 CC monta un propulsor del 110 CV de potencia, nuestro protagonista alcanza los 82 CV, aunque eso sí, con una mecánica turboalimentada. Una de las grandes penalizaciones en contra del modelo francés es que no equipa de serie el sistema antibloqueo de frenos que sí está disponible para el resto de sus contrincantes. El ABS cuesta 460 euros adicionales en el Peugeot. Éste y el C3 Pluriel son los únicos homologados para cuatro plazas –el StreetKa, el Roadster y el MX-5 son biplazas auténticos-. A favor, por tanto, de los coches galos se encuentra un maletero más amplio –aunque no sea grandísimo- que en el resto de vehículos.

Se trata del modelo más barato de entre todos los que hemos analizado y no por ello equipa la motorización menos potente, sino todo lo contrario. El C3 Pluriel monta la misma mecánica que el Peugeot 206 CC, que tiene una potencia de 110 CV y una cifra de par motor máxima de 15 mkg. A pesar de todo ello, las prestaciones no son las más brillantes, aunque sí tiene los consumos más contenidos. La capota del Pluriel es más complicada de poner que la de nuestro protagonista, en especial cuando quitamos los pilares de apoyo y los tenemos que volver a poner.

Su precio básico supera al de nuestro protagonista y equipa un motor con apenas 13 CV más y sin turboalimentación, lo que incide en un menor placer al volante. A cambio ofrece como elementos de serie el aire acondicionado –que en el Roadster cuesta 800 euros- y la tapicería de cuero –el pack cuero cuesta en el Smart 800 euros adicionales-. Las llantas, el sistema antibloqueo de frenos y los airbags de conductor, pasajero y laterales son de serie en ambos vehículos. El control de estabilidad y de tracción no están disponibles, ni como opción, para el Ford; en el Smart ambos sistemas son de serie. En el StreetKa, además, no se puede acoplar una caja de cambios automática. Si comparamos los consumos oficiales, este Ford sale penalizado –teniendo en cuenta que tiene una potencia de 95 CV- en relación con los 82 CV de nuestro protagonista o los 110 CV del Citroën y del Peugeot. El Ford consume 7,9 litros a los 100 km en consumo mixto, mientras que el Smart se coloca en 5,5 litros y los modelos franceses en 5,7 litros (a pesar de tener, estos tres últimos transmisión automática).

Es, junto al Pluriel, el descapotable con más longitud de todos los analizados –3,9 metros- aunque es –casi- el más bajo, con 1,2 metros. El Smart sí es el menos alto de entre todos los modelos analizados (1,1 metros). El Mazda es el que mejores prestaciones registra, aunque estos datos se han realizado con caja de cambios manual, ya que no existe posibilidad de acoplar una transmisión automática. Al igual que el resto de contrincantes, este MX-5 no dispone ni de control de tracción, ni de programa de estabilidad, que son elementos de serie en nuestro protagonista. Este Mazda es, como nuestro protagonista, un propulsión trasera y eso, en el comportamiento, se nota. En cuanto a precio, es ligeramente superior al Smart y ofrece como equipamientos básicos casi los mismos.

Es el modelo cuyo precio más se asemeja al de nuestro protagonista y ofrece capota de chapa –la del Smart es de lona- como elemento más diferenciador a primera vista. Debajo del capó también hay variaciones; mientras que el 206 CC monta un propulsor del 110 CV de potencia, nuestro protagonista alcanza los 82 CV, aunque eso sí, con una mecánica turboalimentada. Una de las grandes penalizaciones en contra del modelo francés es que no equipa de serie el sistema antibloqueo de frenos que sí está disponible para el resto de sus contrincantes. El ABS cuesta 460 euros adicionales en el Peugeot. Éste y el C3 Pluriel son los únicos homologados para cuatro plazas –el StreetKa, el Roadster y el MX-5 son biplazas auténticos-. A favor, por tanto, de los coches galos se encuentra un maletero más amplio –aunque no sea grandísimo- que en el resto de vehículos.

Galería relacionada

Smart Roadster 60

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...