A prueba el Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline

Probamos el Skoda Superb más exclusivo, la versión familiar Combi con motor de gasolina 2.0 TSI de 280 CV, cambio automático DSG y nivel de equipamiento Sportline.
Pablo Mallo / Fotos: Israel Gardyn. -
A prueba el Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline
A prueba el Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline

El Skoda Superb siempre ha tenido versiones de altas prestaciones, pero nunca una tan deportiva como ésta. El acabado Sportline cuenta con carrocería rebajada 15 milímetros, detalles en color negro lacado para parrilla, faldón delantero, faros antiniebla, marcos de las ventanillas y carcasas de los retrovisores, así como ciertos elementos específicos que le otorgan un aspecto más agresivo que las versiones convencionales, léase colas de escape a la vista o un parachoques trasero cuya parte baja simula un discreto difusor de aire. 

PRESTACIONES Skoda Superb Combi 2.0 TSI 280 4x4 DSG
Acel. 0-100 km/h 5,28 s
Acel. 0-1000 metros 25,1 s
Adelantamiento 80-120 km/h 3,64 s
Sonoridad 100 km/h 66 dB
Sonoridad 120 km/h 68,3 dB
Frenada desde 140 km/h 68,8 m
Peso en báscula 1.698 kg

Pero lo más importante en este caso es lo que esconde bajo el capó el Skoda Superb Combi. De las versiones Sportline, la variante que probamos es la de mayor rendimiento, gracias a un potente motor muy similar al que se monta en modelos como el Volkswagen Golf GTI o el Seat León Cupra, en este caso escalonado entre ambos, con unos respetables 280 CV. Jubilado el V6 atmosférico de 3,6 litros y 260 CV de la anterior generación, este cuatro cilindros turboalimentado de 2 litros cumple su cometido de manera brillante. Con todo, no se trata de un coche de talante radical, sino de una práctica berlina familiar, eso sí, muy rápida, cómoda y eficaz. 

CONSUMOS Skoda Superb Combi 2.0 TSI 280 4x4 DSG
Consumo en ciudad 10,3 l/100 km
Consumo en carretera 8,1 l/100 km
Consumo medio 9,0 l/100 km

Del interior del Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline, lo más llamativo son los asientos deportivos con reposacabezas integrados, con una lujosa tapicería de piel y Alcantara, este último material también en las puertas. Por lo demás, es un Superb familiar muy bien equipado, donde no faltan elementos como las luces ambientales de distintos colores o, en el caso de la unidad probada, amortiguadores adaptativos opcionales. 

Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 SportlineSkoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline: en movimiento

Gracias a estos amortiguadores adaptativos, se puede modificar el carácter del Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 Sportline en función del modo de conducción seleccionado (también cambia la respuesta del motor, cambio, dureza de dirección...), aunque siempre prima el confort característico del modelo, con amplios movimientos de carrocería únicamente mitigados en modo Sport. En modo Comfort incluso resultan excesivos y, a partir de cierta velocidad y a causa de su generosa batalla, notas como primero apoya el tren delantero y luego el trasero, dando la sensación de que el coche se "retuerce" un poco en determinadas curvas. Los modos Normal y, en caso de querer realizar una conducción más dinámica, Sport, son más adecuados, haciendo que el coche resulte muy ágil para su tamaño

ESPACIO Skoda Superb Combi 2.0 TSI 280 4x4 DSG
Anchura delantera 145 cm
Anchura trasera 140 cm
Altura delantera 89-97 cm
Altura trasera 92 cm
Espacio para piernas 83 cm
Maletero 625 litros

El aplomo es la nota dominante y la tracción total logra unas reacciones muy neutras, apoyada además por ayudas electrónicas enfocadas a reforzar la precisión de guiado en curva (XDS+), actuando selectivamente sobre los frenos de las ruedas interiores. Esta función se deja notar más de la cuenta en alguna ocasión, haciendo que la potencia del motor no se libere por completo hasta que el volante no está casi recto, por mucho que pises a fondo el acelerador. Puedes desconectar el control de tracción pulsando una vez el botón del ESP, o mantenerlo pulsado un rato para activar un modo más permisivo. Todo depende de hasta dónde te dejes embaucar por el evocador sonido (y empuje) del motor cuando supera el medio régimen... 

Skoda Superb Combi 2.0 TSI 4x4 DSG Sportline: nuestra conclusión

Sin llegar a la deportividad de un Octavia RS, este Skoda Superb Combi combina confort y altas prestaciones de forma brillante, aportando un toque de emoción a este amplísimo familiar gracias a un motor de excelente rendimiento. El resultado es muy equilibrado, con un cambio DSG muy bien puesto a punto. 

También te puede interesar

- Los nuevos SUV de Skoda: Yeti, Fabia SUV, Kodiaq Coupé...

- Skoda muestra en un mes su primer coche eléctrico: ¿un Kodiaq EV?

- Skoda Superb y Volkswagen Passat 2.0 TDI 150, hermanos mayores

 

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...