Skoda Octavia RS

Cinco meses después de la actualización de la popular berlina Skoda Octavia, turno para su variante especializada RS. El modelo más deportivo de la gama adopta ahora leves cambios de diseño y equipamiento, junto a una discreta puesta a punto que suman interés a una versión con alto poder de seducción.
-
Skoda Octavia RS
Skoda Octavia RS

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

No hay noticia en la gama mecánica. El Skoda Octavia RS seguirá proponiendo dos opciones, una Diesel y otra gasolina, ambas capaces de superar ya la normativa de emisiones Euro 5. La primera alternativa es un 2.0 TDI common rail de 170 CV con filtro de partículas, un propulsor muy enérgico desde bajo régimen y capaz de asegurar grandes prestaciones (0 a 100 km/h en 8,3 s) con un consumo medio muy ajustado (5,7 l/100 km). Actualmente representa el 75 por ciento de ventas del Skoda Octavia RS.

Aunque para satisfacción el que vuelve a proporcionar el conocido 2.0 TSI. Eso sí, en este sentido, resulta curioso comprobar cómo el grupo VW sigue apostando por la “antigua” variante TFSI de 200 CV, en lugar de la optimizada de 210 CV que ya montan tanto el Seat León FR, como el VW Golf GTI. Aun así, hay que reconocer que no supone un hándicap: este motor sigue mostrándose pletórico por elasticidad y progresividad de respuesta, muy rápido al mismo tiempo que suave: una gozada su capacidad de estirada más allá de 6.000 rpm (sus mejores valores de par los entrega entre 1.800 y 5.000 rpm), a diferencia de las 4.500 rpm de corte del TDI.

En cuanto a comportamiento, pocas diferencias se sienten respecto a su predecesor. El Skoda Octavia RS mantiene un alto nivel de seguridad en carretera gracias a unas nobles reacciones y a una buena capacidad de frenada, comprobada en circuito. Eso sí, igual de preciso de dirección y bien sujeto al asfalto con una amortiguación bastante firme, sus ingenieros anuncian ahora una optimización del coeficiente aerodinámico y una reducción de peso que afecta en 20 kg a la versión TSI y 15 a la TDI, fruto principalmente de sustituir la rueda de repuesto por un kit antipinchazos. En España, no obstante, la mejora no será tal, ya que fuentes de Skoda confirman que la rueda de emergencia aparecerá en el equipamiento de serie. Todo por la seguridad.

En cuanto a equipamiento, los nuevos Skoda Octavia RS seguirán contando con una gran dotación de serie, donde no faltan controles de estabilidad, sensores de lluvia y presión de neumáticos, asientos deportivos, pedales de aluminio… a la que ahora se suman las novedades ya vistas en la berlina Skoda Octavia (nuevo sistema de radio-navegación táctil o rediseñada instrumentación) y mayores posibilidades de personalización. Un ejemplo es la decoración interior RS Supreme, una nueva tapicería completamente en cuero y que incluye tiras decorativas RS en puertas y salpicadero.

A todo ello, el Skoda Octavia RS no merma su conocida gran habitabilidad interior y una excelente capacidad de maletero cubicada en la berlina en 560 litros, 20 dm3 más en las prácticas versiones Combi que tendrán un sobreprecio frente al sedán de 1.200 euros. A continuación adjuntamos los precios de estos últimos.

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI: 27.440 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TDI DSG: 29.450 euros

— Skoda Octavia RS 2.0 TSI: 27.680 euros
— Skoda Octavia RS 2.0 TSI DSG: 29.770 euros

Sin grandes complicaciones estéticas o tecnológicas, pero haciendo valer todavía su alto compromiso entre espacio, rendimiento y precio, Skoda concluye el proceso de actualización de su modelo más popular. Y lo hace renovando su variante más lúdica, que llegará al mercado a comienzos de junio.

El Skoda Octavia RS, tanto en versión sedán como Combi, mantiene sus mismos rasgos y proporciones, aunque estéticamente introducen novedades que afectan principalmente al nuevo frontal. Tomado del resto de versiones de la berlina, y con clara aproximación a su hermano mayor Skoda Superb, el Skoda Octavia RS luce ahora un paragolpes con mayor toma de aire, una nueva y sobredimensionada parrilla de radiador con el logo RS y, sobre todo, nuevos grupos ópticos. Aunque, para interés, el que han mostrado sus ingenieros en el apartado de alumbrado: ahora aparecen de serie luces de xenón con función adaptativa y luz diurna tipo Led, con un mínimo consumo de 50 W.

Eso en lo que respecta al frontal, porque más difícil resulta identificar las novedades del Skoda Octavia RS en la vista lateral y trasera. A destacar únicamente las nuevas llantas de aleación Zenit de 17 pulgadas (montadas sobre neumáticos 225/45), que en opción pueden sustituirse por unas Neptuno de 18 pulgadas, y el nuevo color gris metálico Antracita.

Técnicamente, son pocas también las novedades que incorporan los nuevos Skoda Octavia RS. Para empezar, y como buen deportivo que se precie, la altura de carrocería llega ahora rebajada 13 milímetros respecto a la popular berlina –antes 12 mm–, uno menos en el caso de la variante Combi. Además, ambas versiones mecánicas permitirán asociar ahora la rapidísima caja de cambios automática DSG de 6 velocidades (de serie llega un cambio manual, también de 6 relaciones), que hasta ahora sólo se encontraba disponible con el Skoda Octavia RS TDi. Eso sí, por primera vez, equiparán unas eficaces levas en el volante, un elemento que permite manejar manualmente el cambio para mayor diversión en carretera.

Galería relacionada

Skoda Octavia RS: detalles

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...