Skoda Octavia Green E Line

Aunque el primer eléctrico de Skoda no llegará hasta 2014, de momento “hace sus pinitos” con el Octavia Green E Line del que ha fabricado 10 unidades, en fase de pruebas y que nosotros hemos podido probar.
-
Skoda Octavia Green E Line
Skoda Octavia Green E Line

Toda una declaración de intenciones la de Skoda con este Octavia Green E Line, un modelo eléctrico experimental que les servirá para conocer mejor esta tecnología de cara a la  incorporación en su gama en 2014. Eso sí, tal y como contó el presidente de la marca a un coche más pequeño, ¿tal vez el Citigo?... Y lo mejor es que promete que sus eléctricos serán iguales que el resto de sus modelos, asequibles.

Fabricado sobre un Octavia con carrocería familiar, o Combi como lo llaman en Skoda, -se opta por ésta porque incorporar las pilas es más sencillo que en un sedán o en un cinco puertas-, pocos detalles distinguen por fuera este modelo de otro con motor térmico. Entre ellos, los neumáticos, de baja resistencia a la rodadura, suspensiones y demás elementos han sido modificados convenientemente para incorporar la nueva distribución de pesos motivada por la ubicación de la batería bajo los asientos traseros y el maletero. 

En el interior, el cuadro de instrumentos nos pone en la pista de que estamos ante un eléctrico. Aquí encontramos información sobre la autonomía que nos resta y si vamos recuperando energía o consumiéndola. Aparecen tanto de forma analógica como digital en el panel de instrumentos. También información sobre qué va consumiendo cada elemento electrónico del coche y qué ganaríamos si desenchufáramos tal o cual elemento –a través de la "ruedecita" situada en la parte derecha del volante.

Tres modos de conducción, dos de regenerar energía

Como ocurre en la mayoría de los eléctricos la energía es escasa y hay que aprovecharla al máximo. De esta forma, este Skoda Ocatvia eléctrico dispone de tres modos de conducción y de dos de regeneración de energía. Por un lado, la caja de cambios automática sin embrague tiene dos posiciones: D y B. La primera es la habitual, no se percibe en la conducción, mientras que la B va permanentemente recuperando energía, el conductor percibe que va reteniendo, como ocurre con otros eléctricos que ya hemos probado (el Leaf, por ejemplo). Está pensada para su conducción cien por cien urbana, hay que acelerar permanentemente y da la sensación que el coche se va frenando constantemente. Hay que añadir que en el modo D, es posible aumentar dicha frenada regenerativa a través de las levas del volante –a modo de cambio DSG- a medida que vamos conduciendo y va bajando la autonomía.

Pensando en los peatones, el Octavia Green E Line está preparado para emitir un ruido similar al de un motor térmico a velocidades inferiores a 50 km/h. Quizá este sonido simulado es demasiado grande en el interior del vehículo.

En lo que se refiere a los modos de conducción, el Octavia ofrece tres, el modo Normal, el Eco y el Range. Los tres están disponibles en modos D y B de la palanca de cambios. El modo normal permite circular a su velocidad máxima y entregar su par máximo 85 kWh, así como la utilización libremente del aire acondicionado. El modo Eco limita la potencia a 60 kWh y su velocidad máxima a 120 km/h, mientras la climatización funciona con cierta restricción. El objetivo, el de siempre no es otro que alargar la autonomía de la batería. Pero todavía hay un modo mucho más ecológico, el Range. La potencia máxima se limita a 50 y la velocidad a 95 km/h. Eso sí como pudimos comprobar, en caso de emergencia, de acelerar fuertemente y necesitar más potencia, el coche cambia automáticamente de modo. Es en el modo Range al que está hecha la prueba de laboratorio de autonomía máxima de la batería. 

Una de las grandes bazas del Octavia eléctrico es el hecho de que sus baterías de ión litio formadas por 180 células y con 22,6 kwH de capacidad se puedan recargar en 2 horas, mediante la trifásica, de 400V (8 horas la carga ormal) . Ahora bien, no debemos abusar de este tipo de carga ya que aunque es cierto que no daña la batería sí puede acortar su vida útil. Nissan en su Leaf sólo permite 1 carga rápida diaria.

Las baterías se ubican bajo los asientos traseros y el maletero, lo que reduce su capacidad de carga en 115 litros, eso sí todavía quedan 490 litros. El Skoda Octavia Green E Line dispone de dos enchufes por donde cargar la batería. Uno situado en la parrilla delantera, bajo el logo de Skoda. Otro en el lateral derecho del vehículo, en el lugar habitual del depósito en un coche térmico. Ambos son iguales, permiten la carga rápida o lenta, si bien solo uno de los dos puede estar operativo al mismo tiempo, bloquándose el que no se use.

MOTOR
Situación Delantero
Potencia máxima 85 kW
Par máximo 270 Nm
BATERÍAS
Situación Central trasero
Tipo Ión-litio
Capacidad 26,5 kWh
Peso 315 kg
TRANSMISIÓN
Tracción Delantera
Caja de cambios Automática
CARROCERÍA
Estructura Monocasco aluminio
Nº de plazas 5
Peso oficial 1.670 kg
RENDIMIENTOS OFICIALES 
Velocidad máx. 135 km/h
Acel. 0-100 km/h 12 segundos
Autonomía 150 km
Tiempo de recarga 8 horas a 230 V, 2 horas trifásico (400V)
Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...