Seat León FR TDI 170 CV

Corre mucho y consume poco. Es Diesel y es deportivo. Se denomina Fórmula Rácing y sirve para todos los días. El Seat León FR TDI está lleno de contradicciones, pero todas resultan beneficiosas, por lo que sólo te podemos dar un consejo: disfruta de ellas.
-
Seat León FR TDI 170 CV
Seat León FR TDI 170 CV

El equipamiento de serie del León FR TDI nos parece lo bastante completo como para no echar de menos algo. Sin sobreprecio contamos con elementos como ocho airbags, climatizador bizona, alarma antirrobo, control de tracción y estabilidad, control de crucero, llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, radio CD MP3 con mandos en el volante, control de presión de los neumáticos, ordenador de viaje y volante y pomo en cuero, entre otros. Echamos de menos, eso sí, que no haya una rueda de repuesto convencional y que se recurra a la popularmente conocida como “galleta”, aunque eso es mejor que nada, claro está.

El apartado de opciones es amplio, con bastantes posibilidades de, si lo queremos, conferir a nuestro León FR, un toque más distinguido. Así, por un dinero extra podemos equipar faros bi-xenon (835 euros), lunas ahumadas (101), sistema de navegación (1.112), pintura metalizada (400) y pack visibilidad (que incluye faros con encendido automático, retrovisor interior con sistema antideslumbramiento y sensor de lluvia por 238 euros), entre otros.

Esta versión FR TDI del León, con 170 CV, es completamente utilizable para la rutina diaria. No olvidemos que nos encontramos ante un compacto de cinco puertas, con una habitabilidad suficiente para albergar a cuatro pasajeros (cinco viajarán con menos confort, pero, en definitiva, lo harán) y con un maletero, más que aceptable, de 345 litros. Sin embargo, también es una máquina ideada para disfrutar conduciéndola sin que sea complicado. Ideal para afrontar zonas de curvas, donde el “chasis ágil” te deleitará, y también bastante cómodo para viajes largos, donde las suspensiones no nos harán sufrir el paso de los kilómetros.

El motor protagonista de esta versión es un 2.0 TDI de 170 CV, que ya está presente en varios modelos de Seat ( Toledo y Altea), Audi (A3 y A4), Volkswagen (Golf y Passat) y Skoda (Octavia), Se trata de una variación del ya conocido 2.0 TDI de 140 CV que cuenta con cuatro cilindros, inyección directa por bomba inyector, turbo de geometría variable e intercooler. Los 30 CV extras los consigue gracias a la nueva geometría del turbo, inyectores piezoeléctricos, mayor caudal de inyección y un sistema de cierre de los canales de admisión, con el fin, esto último, de generar turbulencias en la cámara de combustión.

En la práctica, el propulsor ofrece unas prestaciones muy destacadas. Hace que el cuentarrevoluciones suba de manera veloz a las exigencias de nuestro pie izquierdo, con una elección de los desarrollos bastante acertada. Destaca el hecho que es uno de los motores Diesel del Grupo Volkswagen que mejor respuesta nos ha ofrecido en la zona alta del cuentavueltas, siendo capaz de alcanzar las 4.750 rpm, según las mediciones de nuestro Centro Técnico. Este extremo se agradece sobre todo en un modelo con el carácter deportivo que tiene este FR.

Por el contrario, en la zona baja del cuentarrevoluciones, hasta casi las 2.000 rpm se muestra más perezoso de lo que nos gustaría, por lo que hay que adaptarse al funcionamiento del embrague, sobre todo al principio, para que no calemos el motor.

Comparado con el otro FR, el gasolina de 200 CV, nos quedamos con las cifras de aceleración y recuperación del TFSI y con la manera de entregar esa potencia, de una forma más suave y progresiva, sin que el turbo actúe con una respuesta tan brusca y con un ruido del propulsor más adictivo y menos “feo”. Eso sí, en el apartado del consumo optamos, sin lugar a dudas, por el protagonista de nuestra prueba. Este Diesel gasta apenas 7,2 litros de media cada 100 km, que es un consumo decente para un motor de gasóleo convencional; claro, que si pensamos que entrega 170 CV y el toque deportivo del mismo, nos parece irrisorio.

No vamos a decir que este León FR TDI sea barato, porque desembolsar casi 25.000 euros es normalmente doloroso para un gran número de bolsillos, pero hay que destacar que es el que tiene el precio más bajo de un segmento (el de los compactos de gasóleo de aproximadamente 170 CV) que comparte con modelos algo más “lujosos” como el BMW 120d (29.000 euros), el VW Golf TDI GT (27.920), el Audi A3 TDI 170 (27.500) o el Volvo C30 D5 180 CV (29.913 euros). En resumen, más capacidad de representación, más dinero. El propio León gasolina es el principal rival que vemos para este TDI FR, pues es 400 euros más barato (24.298 frente a 24.695 euros) y ofrece 30 CV más. Mejores prestaciones frente a menor consumo.

El equipamiento de serie del León FR TDI nos parece lo bastante completo como para no echar de menos algo. Sin sobreprecio contamos con elementos como ocho airbags, climatizador bizona, alarma antirrobo, control de tracción y estabilidad, control de crucero, llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, radio CD MP3 con mandos en el volante, control de presión de los neumáticos, ordenador de viaje y volante y pomo en cuero, entre otros. Echamos de menos, eso sí, que no haya una rueda de repuesto convencional y que se recurra a la popularmente conocida como “galleta”, aunque eso es mejor que nada, claro está.

El apartado de opciones es amplio, con bastantes posibilidades de, si lo queremos, conferir a nuestro León FR, un toque más distinguido. Así, por un dinero extra podemos equipar faros bi-xenon (835 euros), lunas ahumadas (101), sistema de navegación (1.112), pintura metalizada (400) y pack visibilidad (que incluye faros con encendido automático, retrovisor interior con sistema antideslumbramiento y sensor de lluvia por 238 euros), entre otros.

Esta versión FR TDI del León, con 170 CV, es completamente utilizable para la rutina diaria. No olvidemos que nos encontramos ante un compacto de cinco puertas, con una habitabilidad suficiente para albergar a cuatro pasajeros (cinco viajarán con menos confort, pero, en definitiva, lo harán) y con un maletero, más que aceptable, de 345 litros. Sin embargo, también es una máquina ideada para disfrutar conduciéndola sin que sea complicado. Ideal para afrontar zonas de curvas, donde el “chasis ágil” te deleitará, y también bastante cómodo para viajes largos, donde las suspensiones no nos harán sufrir el paso de los kilómetros.

El motor protagonista de esta versión es un 2.0 TDI de 170 CV, que ya está presente en varios modelos de Seat ( Toledo y Altea), Audi (A3 y A4), Volkswagen (Golf y Passat) y Skoda (Octavia), Se trata de una variación del ya conocido 2.0 TDI de 140 CV que cuenta con cuatro cilindros, inyección directa por bomba inyector, turbo de geometría variable e intercooler. Los 30 CV extras los consigue gracias a la nueva geometría del turbo, inyectores piezoeléctricos, mayor caudal de inyección y un sistema de cierre de los canales de admisión, con el fin, esto último, de generar turbulencias en la cámara de combustión.

En la práctica, el propulsor ofrece unas prestaciones muy destacadas. Hace que el cuentarrevoluciones suba de manera veloz a las exigencias de nuestro pie izquierdo, con una elección de los desarrollos bastante acertada. Destaca el hecho que es uno de los motores Diesel del Grupo Volkswagen que mejor respuesta nos ha ofrecido en la zona alta del cuentavueltas, siendo capaz de alcanzar las 4.750 rpm, según las mediciones de nuestro Centro Técnico. Este extremo se agradece sobre todo en un modelo con el carácter deportivo que tiene este FR.

Por el contrario, en la zona baja del cuentarrevoluciones, hasta casi las 2.000 rpm se muestra más perezoso de lo que nos gustaría, por lo que hay que adaptarse al funcionamiento del embrague, sobre todo al principio, para que no calemos el motor.

Comparado con el otro FR, el gasolina de 200 CV, nos quedamos con las cifras de aceleración y recuperación del TFSI y con la manera de entregar esa potencia, de una forma más suave y progresiva, sin que el turbo actúe con una respuesta tan brusca y con un ruido del propulsor más adictivo y menos “feo”. Eso sí, en el apartado del consumo optamos, sin lugar a dudas, por el protagonista de nuestra prueba. Este Diesel gasta apenas 7,2 litros de media cada 100 km, que es un consumo decente para un motor de gasóleo convencional; claro, que si pensamos que entrega 170 CV y el toque deportivo del mismo, nos parece irrisorio.

No vamos a decir que este León FR TDI sea barato, porque desembolsar casi 25.000 euros es normalmente doloroso para un gran número de bolsillos, pero hay que destacar que es el que tiene el precio más bajo de un segmento (el de los compactos de gasóleo de aproximadamente 170 CV) que comparte con modelos algo más “lujosos” como el BMW 120d (29.000 euros), el VW Golf TDI GT (27.920), el Audi A3 TDI 170 (27.500) o el Volvo C30 D5 180 CV (29.913 euros). En resumen, más capacidad de representación, más dinero. El propio León gasolina es el principal rival que vemos para este TDI FR, pues es 400 euros más barato (24.298 frente a 24.695 euros) y ofrece 30 CV más. Mejores prestaciones frente a menor consumo.

Galería relacionada

Seat León FR TDI

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...