Seat Ibiza

El popular utilitario de Seat crece en tamaño y equipamiento para competir cara a cara con rivales como el Peugeot 207, el Opel Corsa o el Renault Clio. Estrena la plataforma del futuro Volkswagen Polo, aunque en las motorizaciones no existe ninguna novedad por el momento.
-
Seat Ibiza
Seat Ibiza

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

En un futuro aparecerán nuevas motorizaciones, por lo que algunas de las actuales serán sustituidas. Entre las que llegarán más pronto destacan dos Diesel ya conocidos; el tricilíndrico 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI en versión de 90 CV. Más adelante, un nuevo 1.6 TDI con inyección directa por conducto común será la nueva referencia entre los Diesel de Seat. Por supuesto, también tendrán cabida las variantes deportivas que tanta aceptación suelen tener entre los incondicionales de la marca española. Continuarán presentándose bajo las denominaciones FR y Cupra, tendrán motores Diesel y gasolina y con posibilidad de montar cambio DSG de siete velocidades. Precisamente esta transmisión es la que sustituirá al actual DSG de cinco relaciones que tan buena reputación se ha ganado.

Además de la calidad de rodadura y el elaborado dinamismo, si hay algún apartado en el que el nuevo Ibiza aporta un incremento cualitativo importante, ese es el del equipamiento. Además de ser, tal como hemos comentado antes, el primer utilitario en adoptar el ESP de serie en toda la gama, dispone de airbags frontales, laterales y de cabeza-torax, para conductor y acompañante, equipo de radio CD con lectura MP3, entrada Aux-In y mandos en la columna de dirección, y asiento de acompañante regulable en altura.

Además de lo que podemos encontrar en el acabado Reference, el más básico, en el Stylance, -el siguiente nivel- se añaden otros elementos como los espejos eléctricos calefactados, las luces antiniebla con función de luz de giro, llantas de aleación de 15 pulgadas y ordenador de abordo, por citar algunos. El acabado Sport, el más deportivo, está al mismo nivel que el Stylance, pero incluye asientos y suspensión deportiva, llantas de 16 pulgadas y control de velocidad de crucero, además de otros elementos. Entre las opciones más interesantes disponibles según qué acabado, destacan el puerto USB con Bluetooth para el teléfono, diferentes diseños de llantas de aleación con mediadas de 16 ó 17 pulgadas, faros bixenón direccionales o el climatizador. Interesante resultará para muchos, el soporte sobre el salpicadero para el navegador portátil –modelos de Tomtom, de momento- Además de sujetar el navegador, le recarga la batería.

El puesto de conducción sí está bien resuelto, con los mandos más importantes ergonómicamente situados, y con una postura de conducción muy acertada gracias, en parte, a la regulación en altura y profundidad del volante, además del resto de reglajes del asiento. Tan sólo se echa en falta la regulación del apoyo lumbar. El salpicadero, con un diseño mucho más atrevido que en la anterior generación, puede ser ahora de dos tonos, destacando las grandes y prácticas rejillas de refrigeración orientables. El cuadro de relojes prescinde del reloj de temperatura del refrigerante del motor, que sí estaba presente en el anterior. Además, el indicador del nivel de combustible es ahora una barra digital en lugar de un reloj.

El lanzamiento comercial del Ibiza será el 15 de mayo, coincidiendo con el Salón del Automóvil de Madrid, aunque es probable que si hoy mismo nos acercamos a un concesionario, seguro que aceptan encantados nuestro pedido.

Nueva plataforma

Galería relacionada

Al volante del nuevo Seat Ibiza

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...