Seat Ibiza 1.8T FR 3p

La Fórmula Rácing (FR) empleada por Seat para desarrollar un modelo deportivo no podía haber resultado mejor: este Ibiza posee una imagen llamativa, un motor con prestaciones notables y un precio muy atractivo.
-
Seat Ibiza 1.8T FR 3p

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Pese a contar con la misma potencia que el Ibiza FR, el precio del 147 con motor de 2.000 cm3 es notablemente superior. Esta diferencia no se justifica por las prestaciones del modelo italiano (sobre el papel, emplea dos segundos más que el Seat en pasar de 0 a 100 km/h), aunque su equipamiento, su mayor habitabilidad y su refinada imagen serán razones suficientes para los devotos de Alfa.

El Punto HGT, el más deportivo de la gama, es uno de los mayores rivales del Ibiza FR. Ambos modelos cuentan con una cilindrada similar y, pese a ofrecer 20 CV menos, las prestaciones del Fiat no quedan tan distantes de las que ofrece el vehículo español. También es algo más barato que éste, aunque cuenta con el lastre de unos acabados que, si bien son correctos, no han sido tan cuidados como en el Ibiza.

Cierto, tiene 115 CV (35 menos que el Ibiza), pero pueden aprovecharse tan bien que el Mini Cooper nos parecerá más potente de lo que en realidad es. Su magnífico bastidor ofrecerá al conductor una enorme diversión en las carreteras de montaña y, si lo que desea es un comportamiento aún más “rácing”, puede elegir el modelo superior, el Cooper S. Éste es notablemente más caro que el Ibiza y –al igual que el Cooper- su habitabilidad en las plazas traseras es muy limitada (por no hablar del escaso maletero), pero el factor “capricho” que está presente en la compra de este coche también debe ser tenido en cuenta.

Es más barato que el Ibiza FR, sus acabados y su equipamiento son muy correctos y su imagen cuenta con un buen número de seguidores, aunque no resulta tan llamativa como la del Seat. Este Corsa, aunque tiene 25 CV menos que su rival, se defiende con soltura en los trazados de montaña, por lo que resultará una opción que debe ser tenida en cuenta por todos aquellos a los que nos les importe contar con una menor potencia y una habitabilidad más reducida.

El 206 GTI, más barato que el Seat, sigue siendo un referente para muchos en lo que a deportivos compactos se refiere. Aunque su diseño necesita una renovación (que podría llegar en breve) y ofrece menor potencia que el Ibiza, muchos se sienten atraídos por una imagen agresiva, unas prestaciones más que notables y un equipamiento completo, en el que se incluye, de serie, el ESP.

Sus 182 CV aseguran un comportamiento notable en cualquier tipo de trazado, aunque, con las cifras en la mano, lo cierto es que las aceleraciones y recuperaciones del Renault son similares a las del Ibiza FR. Eso sí, el Clio cuenta con una mayor velocidad punta y su comportamiento es más “rácing”, gracias, sobre todo, a un bastidor que destaca por la firmeza de sus suspensiones.

Galería relacionada

Seat Ibiza FR

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...