Seat Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4

La gama todo camino del Seat Altea, el Freetrack, recibe una nueva variante que se suma a las disponibles hasta el momento. Con ella, el Altea Freetrack ahora cuenta con su correspondiente versión de tracción total para el motor turbodiesel de dos litros y 140 CV de potencia.
-
Seat Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4
Seat Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4

El Altea Freetrack se presentó de forma oficial en el Salón de Barcelona del pasado año. En verano comenzó su andadura comercial y, desde entonces, las ventas han ido mucho mejor de lo que los cálculos más optimistas por parte de la marca habían previsto. De hecho, se han alcanzado las 800 unidades en poco más de siete meses, lo que hace pensar que su aceptación está más que cumplida por parte del mercado.

Esta circunstancia, la vuelta a los números negros en la contabilidad de la marca y el futuro lanzamiento de la nueva generación del Ibiza hacen que en Seat estén mirando el futuro, con cautela, pero con una buena dosis de optimismo.

Hasta ahora, la gama del Altea Freetrack sólo ofrecía tracción total para las versiones más potentes, el 2.0 TFSI de 200 CV –una delicia de mecánica en todos los sentidos- y el 2.0 TDI de 170 CV –potencia y recuperaciones en estado puro-. Con el motor 2.0 TDI de 140 CV sólo se podía optar por la variante de tracción delantera. La llegada de la versión 4x4 con este motor TDI de 140 CV completa la gama del Altea Freetrack.

El Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4 cuenta con unas cuantas diferencias con respecto a su hermano de dos ruedas motrices, además de la presencia de la tracción total. En el aspecto mecánico, el Freetrack 4x4 adapta un buen número de ingredientes de la versión TDi más potente, el 170 CV.

Con respecto al TDI 140 CV 4x2, ésta versión 4x4 varía la caja de cambios –manual de seis relaciones, sin opción de automática- que lleva un grupo más corto –dos para ser más exactos, ya que estos motores disponen de un grupo para las cuatro primeras marchas y otro para las dos restantes- y unos desarrollos del cambio diferentes en sus dos últimas marchas. Con ello se minimiza al máximo el hecho de un mayor peso –alrededor de 64 kg más para el 4x4-.

Junto con estas variaciones, el Freetrack 2.0 TDI 4x4 cuenta con frenos más grandes en ambos ejes -312 y 260 mm de Ø frente a los 288 y 255 del 4x2- y se montan muelles y amortiguadores con tarado más firme, todo ello encaminado también a que el aumento de peso no interfiera en las prestaciones del coche.

En el interior no hay ninguna diferencia apreciable excepto que la pantalla TFT de 7 pulgadas -que forma parte del equipamiento de serie en las versiones 4x4-, en este se ha dejado como una opción para que el precio final sólo sea 808 euros más alto que el 4x2 –que también la lleva opcional-. Aparte de esto, todo el resto es igual en cuanto a diseño, calidad visual y ergonomía. El maletero pierde 42 litros de capacidad –con respecto al 4x2-, pero mantiene un respetable volumen de carga con sus 490 litros.

Junto con esta nueva versión 4x4, Seat inaugura la inclusión del nuevo sistema de navegación denominado SEAT Mediasystem que cuenta con DVD, pantalla táctil de 6,5 pulgadas y un disco duro de 30 Gb. El equipo está firmado por Siemens y la cartografía pertenece a Navteq.

La tracción total está encomendada a un embrague Haldex multidisco con control electrónico. En condiciones normales de uso el Altea Freetrack prácticamente manda el 100 por cien del par motor a las ruedas delanteras y, en caso necesario, adapta este porcentaje entre ambos ejes, llegando a un máximo del 50 por ciento en un eje. Con ello se garantiza, por un lado, una menor resistencia a la rodadura y, por consiguiente, mayor duración y menor consumo y, por otro, que si circulamos por zonas de baja adherencia, el sistema automáticamente aplicará el reparto de par y nos permitirá circular con un alto grado de seguridad.

El Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4 es una opción razonable para aquellos que quieran llevar a la familia en un coche cómodo, amplio y bien equipado, pero que no estén dispuestos a tener que renunciar a un comportamiento en carretera ágil y dinámico, una de las mayores cualidades que Seat imprime en todos sus modelos.

El Altea Freetrack se presentó de forma oficial en el Salón de Barcelona del pasado año. En verano comenzó su andadura comercial y, desde entonces, las ventas han ido mucho mejor de lo que los cálculos más optimistas por parte de la marca habían previsto. De hecho, se han alcanzado las 800 unidades en poco más de siete meses, lo que hace pensar que su aceptación está más que cumplida por parte del mercado.

Esta circunstancia, la vuelta a los números negros en la contabilidad de la marca y el futuro lanzamiento de la nueva generación del Ibiza hacen que en Seat estén mirando el futuro, con cautela, pero con una buena dosis de optimismo.

Hasta ahora, la gama del Altea Freetrack sólo ofrecía tracción total para las versiones más potentes, el 2.0 TFSI de 200 CV –una delicia de mecánica en todos los sentidos- y el 2.0 TDI de 170 CV –potencia y recuperaciones en estado puro-. Con el motor 2.0 TDI de 140 CV sólo se podía optar por la variante de tracción delantera. La llegada de la versión 4x4 con este motor TDI de 140 CV completa la gama del Altea Freetrack.

El Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4 cuenta con unas cuantas diferencias con respecto a su hermano de dos ruedas motrices, además de la presencia de la tracción total. En el aspecto mecánico, el Freetrack 4x4 adapta un buen número de ingredientes de la versión TDi más potente, el 170 CV.

Con respecto al TDI 140 CV 4x2, ésta versión 4x4 varía la caja de cambios –manual de seis relaciones, sin opción de automática- que lleva un grupo más corto –dos para ser más exactos, ya que estos motores disponen de un grupo para las cuatro primeras marchas y otro para las dos restantes- y unos desarrollos del cambio diferentes en sus dos últimas marchas. Con ello se minimiza al máximo el hecho de un mayor peso –alrededor de 64 kg más para el 4x4-.

Junto con estas variaciones, el Freetrack 2.0 TDI 4x4 cuenta con frenos más grandes en ambos ejes -312 y 260 mm de Ø frente a los 288 y 255 del 4x2- y se montan muelles y amortiguadores con tarado más firme, todo ello encaminado también a que el aumento de peso no interfiera en las prestaciones del coche.

En el interior no hay ninguna diferencia apreciable excepto que la pantalla TFT de 7 pulgadas -que forma parte del equipamiento de serie en las versiones 4x4-, en este se ha dejado como una opción para que el precio final sólo sea 808 euros más alto que el 4x2 –que también la lleva opcional-. Aparte de esto, todo el resto es igual en cuanto a diseño, calidad visual y ergonomía. El maletero pierde 42 litros de capacidad –con respecto al 4x2-, pero mantiene un respetable volumen de carga con sus 490 litros.

Junto con esta nueva versión 4x4, Seat inaugura la inclusión del nuevo sistema de navegación denominado SEAT Mediasystem que cuenta con DVD, pantalla táctil de 6,5 pulgadas y un disco duro de 30 Gb. El equipo está firmado por Siemens y la cartografía pertenece a Navteq.

La tracción total está encomendada a un embrague Haldex multidisco con control electrónico. En condiciones normales de uso el Altea Freetrack prácticamente manda el 100 por cien del par motor a las ruedas delanteras y, en caso necesario, adapta este porcentaje entre ambos ejes, llegando a un máximo del 50 por ciento en un eje. Con ello se garantiza, por un lado, una menor resistencia a la rodadura y, por consiguiente, mayor duración y menor consumo y, por otro, que si circulamos por zonas de baja adherencia, el sistema automáticamente aplicará el reparto de par y nos permitirá circular con un alto grado de seguridad.

El Altea Freetrack 2.0 TDI 4x4 es una opción razonable para aquellos que quieran llevar a la familia en un coche cómodo, amplio y bien equipado, pero que no estén dispuestos a tener que renunciar a un comportamiento en carretera ágil y dinámico, una de las mayores cualidades que Seat imprime en todos sus modelos.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...