Seat León 2.0 TFSi FR

La armada española del grupo Volkswagen ya tiene nuevo capitán general: el León FR de gasolina, 200 CV de turbo rabioso. Recién traído del Mundial de Turismos, este modelo puede ser uno más en carretera. No es basto, pero nos permite sentir eso que en Seat llaman ''auto-emoción''.
-
Seat León 2.0 TFSi FR
Seat León 2.0 TFSi FR

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

El más económico. Eso sí, también es el menos potente de todos los modelos analizados y las prestaciones no son tan rabiosas como las de sus rivales. A su favor, un interior holgado, un motor suave (el más silencioso y uno de los que menos consume) y un equipamiento interesante, que incluye de serie sensores de aparcamiento y de lluvia y sistema de control de velocidad de crucero.

Lleva el mismo motor que el FR, pero esta vez bajo la interpretación de Audi. Ya se sabe: el A3 es más elegante, mejor equipado y también mucho más caro: su precio se planta encima de los 30.000 euros.
La familia VW saca partido a este motor: también lo encontrarás en el Skoda Octavia y en el Volkswagen Golf, te hablamos de ellos más adelante.

Menos descafeinado: el Focus ST es un producto más radical, quizás más en la línea de lo que será el futuro Cupra y no este León FR. Así, tiene una estética más agresiva y una mecánica de cinco cilindros más poderosa: 225 CV de potencia y 32,65 mkg de par. Sin embargo, según los datos de nuestro Centro Técnico, las diferencias no son tales con el crono en mano. Apenas saca unas milésimas de segundo a nuestro protagonista en aceleraciones y en recuperaciones.

Opel juega la misma estrategia comercial que Seat. Para hacer “pinitos” deportivos, aquí está esta versión Turbo. Si quieres un modelo más radical, tienes a tu disposición los OPC.
Empate técnico en el rendimiento de sus mecánicas: diferencias mínimas en aceleraciones, aunque en consumos y recuperaciones es ligeramente superior el León FR. Eso sí, el Astra 2.0 T añade de serie un elemento que le permite sacar más partido a su mecánica: suspensión deportiva variable.

El velocista del grupo. Sus 225 CV de potencia marcan su ley en carretera: no sólo es el más rápido, también el que menos consume. En Renault han optado por una imagen discreta, sólo lo diferencian de sus hermanos de gama pequeños retoques aerodinámicos y, eso sí, unas espectaculares ruedas: neumáticos 225/40 sobre llantas de 18 pulgadas.

La opción XL. Monta el mismo propulsor del León FR (y del A3 y del Golf). El Octavia se presenta como una opción muy interesante para aquellos que, además, necesiten espacio interior. Es el más largo de los modelos que analizamos, el que más espacio ofrece en su habitáculo y tiene un maletero cuya capacidad casi dobla a la de sus rivales.

Aunque comparte mecánica y muchos elementos con su primo León, este Golf tiene peores números. Algo más lento, peores recuperaciones y una sonoridad más disparada. A su favor, un consumo más contenido y más espacio interior (lo notarás en la anchura de su habitáculo).

Galería relacionada

Seat León 2.0 TFSi FR

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...