Prueba: Seat León ST 2.0 TDi/150 4Drive, el cuarto elemento

Otro pilar más que cimienta la gama León, sus versiones de tracción total sobre la carrocería ST, paso previo a su tope de gama, el X-Perience.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista / Fotos: R.R.F. -

Prueba: Seat León ST 2.0 TDi/150 4Drive, el cuarto elemento
Prueba: Seat León ST 2.0 TDi/150 4Drive, el cuarto elemento

Gran motor, mejor chasis, carrocería ST a prueba de grandes familias y tracción total. No una, ni dos, sino tres grandes ventajas son las que suman estas versiones a todas las virtudes que ya de por sí encierra la gama León. Seguridad por un lado, no ya la real y cuantificable que pueda aportarte el mero hecho de que sean cuatro los puntos de tracción, sino la inmensa sensación de aplomo y control que ofrece incluso en seco, recta y suelo liso como un espejo. Polivalencia si por necesidad o afición necesitas un eficaz sistema de tracción total, y se te resiste el formato SUV. Y dinamismo, o comportamiento dinámico, como lo quieras ver, porque entre la puesta a punto general del coche y otro factor mecánico que de inmediato pasamos a ver, este discreto Seat León ST 4Drive es, por encima de todo, un muy deportivo compacto en formato familiar, gran depredador cuando las rectas pasan a ser estrechas curvas.


70 kilos extra

Ese es el peso que añade la tracción total, variando poco el reparto de pesos entre ejes, aunque el León es un coche bastante ligero para el motor y equipamiento que lleva. De nuevo, un diferencial Haldex de última generación traspasa en milisegundos el porcentaje de par adecuado de un eje a otro cuando es necesario, o en su defecto, dejarlo latente para evitar innecesarias fricciones, aunque su arrastre se nota a baja velocidad –especialmente con el volante girado– como nunca antes un sistema de este tipo, probablemente ahora por estar el diferencial más "cerrado" desde parado para evitar tener que interpretar el  terreno en el momento de iniciar la marcha: desde el mismo arranque, máxima capacidad de tracción para luego ir liberándolo. Efectivamente no se escapa una gota de motricidad, compensando en aceleración sus kilos extra.

Seat León ST 4DriveLa evidencia

Idénticas cifras de aceleración no ya que un ST de dos motrices con el mismo motor, sino que la berlina... y una capacidad de recuperación equiparable a las versiones de 180 CV. ¿Milagros? Ninguno, tal sólo un ajuste en los desarrollos de cambio que dejan una transmisión inusualmente corta y cerrada para lo que hoy se estila entre turbodiésel de este calibre. Este León es, por tanto, rapidísimo e inmediato al acelerador añadiendo adicionalmente un componente deportivo en la conducción. El efecto colateral es que, ya con su sexta engranada, si quieres, directamente desde tercera, la mano tiende a ir buscando una marcha más que diera cierto desahogo mecánico. Pero aún con todo los consumos se pueden considerar otra de las grandes virtudes de esta, diría yo, especialísima versión. La guinda es una amortiguación de exquisita calibración que no resta un ápice de confort en el coche, pero que contribuye en la precisión y agilidad que manifiesta este León en todo momento.

En pocas palabras

Aceleración. 70 kilos extra del 4Drive por una tracción total a la que saca claramente partido en este ejercicio: iguala no sólo ya al ST de dos ruedas motrices, sino al 5 puertas con idéntico motor.

Cambio.  Bien de manejo por recorridos y tacto. Hoy peculiar por unos desarrollos inusualmente "cortos" para un turbodiésel con tanto empuje como el que tiene el 2.0 TDi/150.

Frenada. Como todos los León, magnifica estabilidad durante el ejercicio aunque es de las versiones que más distancia ha necesitado. También me falta algo de mordiente.

Consumos. Sea a velocidades de carretera o autopista, tenderás a buscar instintivamente una marcha más de desahogo. Cifras algo mayores que el dos ruedas motrices, pero igualmente buenas. 

Adelantamiento. Pis, pas. Motor lleno además de muy elástico, pero de nuevo, el protagonista es su cerrado cambio de marchas con el que esta versión vapulea a versiones más pequeñas y ligeras con potencia semejante o incluso mayor.   

Sonoridad. Muy buena calidad global reflejada, también, en "cómodos" valores de sonoridad hasta 140 km/h aún el equipo de ruedas opcionales de 17 pulgadas.

Maletero. Conserva el cómodo doble fondo de las versiones que no son 4Drive y mantiene el medio metro cúbico. Por capacidad, en toda su extensión, polivalente León.

Vídeo: así se hacen las pruebas en AUTOPISTA

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...