Publicidad

Seat Ibiza 1.4 TDi Ecomotive

A partir de marzo de 2009 Seat pondrá a la venta el utilitario con el consumo más bajo de la categoría: el nuevo Seat Ibiza Ecomotive. Como en el modelo saliente, se parte de un Seat Ibiza con la mecánica 1.4 TDi de 80 CV al que, actuando sobre cuatro puntos fundamentales, se le logra recortar en 16 gramos por kilómetro las emisiones de CO2, firmando un consumo medio de sólo 3,7 l/100 km.
-
Seat Ibiza 1.4 TDi Ecomotive
Seat Ibiza 1.4 TDi Ecomotive

Si buscas el vehículo con el mejor coste por kilómetro mercado deberías añadir otra variable en los criterios de búsqueda: ¿dos o más plazas? En el primer caso, optarías a un Smart dCi, con un consumo medio de 3,3 l/100 km; en el segundo caso, el nuevo Seat Ibiza Ecomotive sería el primer coche de la lista. Sus 3,7 l/100 de consumo medio le colocan como el líder en aprovechamiento energético, que no en rendimiento mecánico, toda vez que le vemos más mérito a un Mini Cooper D: con sus 109 CV y prestaciones bastante mejores que las del Ibiza Ecomotive, sólo gasta dos décimas más de media. Sin lugar a dudas, la clave de que el motor 1.6 litros de origen PSA empleado por este Mini gaste tan poco está en el sistema Stop&Start, dispositivo que en un coche con etiqueta ecológica que ya va por su segunda generación echamos en falta.

Valorando el consumo, las prestaciones o el precio de adquisición, el Seat Ibiza Ecomotive sí es, sin embargo, uno de los vehículos más interesantes de la categoría. Entre sus equivalentes, los modelos con un balance entre valor, precio y coste por kilómetro más favorable son dos coches de su propio grupo: el Skoda Fabia GreenLine —4,1 l/100 km— y el VW Polo Bluemotion —3,8 l/100 km—, ambos con el mismo motor utilizado por Seat en el Ibiza Ecomotive. No obstante, el de Seat tiene una ventaja adicional sobre ellos en su base de sustentación: el Ibiza emplea una plataforma de nueva generación que aporta, entre otras mejoras no cuantificables a simple vista, un superior aislamiento de la mecánica. De hecho, creemos que, por encima de la décima de consumo medio que el nuevo Ibiza Ecomotive mejora respecto al de generación anterior, aquel aspecto señalado resulta mucho más positivo de cara a una utilización intensiva del coche. Y es que, conservando un consumo real bajísimo, el nuevo Ibiza Ecomotive resulta, a todas luces, mucho más agradable de conducir que antes, y a su vez, casi tanto como el 1.4 TDi-80 “normal”, sin etiqueta ecológica.

Cuatro han sido los puntos sobre los que Seat ha trabajado para reducir el consumo medio desde los 4,3 l/100 km —equivalente a 114 g/CO2 por kilómetro— del Ibiza 1.4 TDi-80 hasta los 3,7 l/100 km —98 /CO2 por km— de la versión Ecomotive. Son los siguientes:

AERODINÁMICA OPTIMIZADA. El Cx baja de 0,33 a 0,30. Por sí sola, esta medida supone una reducción de 5,2 g/CO2 respecto al 1.4 TDi-80. Las diferencias se encuentran en la rejilla del radiador totalmente cerrada, tomas inferiores frontales con menor flujo de aire al motor, la adopción de un spoiler frontal de 40 mm y otro trasero sobre el portón de acceso al maletero, además de unos pequeños deflectores por delante de las ruedas traseras.

PESO. Según Seat, diez kilos menos son capaces de aportar una reducción 4,9 g/CO2. El Ibiza Ecomotive de 5 puertas pesa 1.090 kilos, frente a los 1.100 del 1.4 TDi-80. También se limita el peso máximo en orden de marcha a 1.144 kilos en la carrocería de 5 puertas y a 1.124 Kg en el SportCoupé. Debido a ello, el Ecomotive no puede equipar algunas de las opciones que sí están disponibles en el resto de la gama.

MOTOR. Sólo se actúa sobre la centralita mediante una nueva programación que optimiza el caudal de inyección y el funcionamiento del turbocompresor. Se logra un recorte de otros 4,9 g/CO2.

RESISTENCIA A LA RODADURA. Además de bajar una medida en sección y diámetro de llanta respecto a la versión sin etiqueta ecológica, el beneficio llega al preconizar unas presiones de inflado bastante muy altas de lo normal: 2,9 y 2,7 bares para el eje delantero y trasero. En concreto, los neumáticos utilizados por el nuevo Ibiza Ecomotive son unos Bridgestone B202 en media 175/70R-14 —el anterior Ibiza Ecomotive lo probamos con unas Dunlop SP10A en medida 165/70R-14—. Seat cifra en 1,4 g/CO2 la mejora de esta medida.

En marcha

Si buscas el vehículo con el mejor coste por kilómetro mercado deberías añadir otra variable en los criterios de búsqueda: ¿dos o más plazas? En el primer caso, optarías a un Smart dCi, con un consumo medio de 3,3 l/100 km; en el segundo caso, el nuevo Seat Ibiza Ecomotive sería el primer coche de la lista. Sus 3,7 l/100 de consumo medio le colocan como el líder en aprovechamiento energético, que no en rendimiento mecánico, toda vez que le vemos más mérito a un Mini Cooper D: con sus 109 CV y prestaciones bastante mejores que las del Ibiza Ecomotive, sólo gasta dos décimas más de media. Sin lugar a dudas, la clave de que el motor 1.6 litros de origen PSA empleado por este Mini gaste tan poco está en el sistema Stop&Start, dispositivo que en un coche con etiqueta ecológica que ya va por su segunda generación echamos en falta.

Valorando el consumo, las prestaciones o el precio de adquisición, el Seat Ibiza Ecomotive sí es, sin embargo, uno de los vehículos más interesantes de la categoría. Entre sus equivalentes, los modelos con un balance entre valor, precio y coste por kilómetro más favorable son dos coches de su propio grupo: el Skoda Fabia GreenLine —4,1 l/100 km— y el VW Polo Bluemotion —3,8 l/100 km—, ambos con el mismo motor utilizado por Seat en el Ibiza Ecomotive. No obstante, el de Seat tiene una ventaja adicional sobre ellos en su base de sustentación: el Ibiza emplea una plataforma de nueva generación que aporta, entre otras mejoras no cuantificables a simple vista, un superior aislamiento de la mecánica. De hecho, creemos que, por encima de la décima de consumo medio que el nuevo Ibiza Ecomotive mejora respecto al de generación anterior, aquel aspecto señalado resulta mucho más positivo de cara a una utilización intensiva del coche. Y es que, conservando un consumo real bajísimo, el nuevo Ibiza Ecomotive resulta, a todas luces, mucho más agradable de conducir que antes, y a su vez, casi tanto como el 1.4 TDi-80 “normal”, sin etiqueta ecológica.

Cuatro han sido los puntos sobre los que Seat ha trabajado para reducir el consumo medio desde los 4,3 l/100 km —equivalente a 114 g/CO2 por kilómetro— del Ibiza 1.4 TDi-80 hasta los 3,7 l/100 km —98 /CO2 por km— de la versión Ecomotive. Son los siguientes:

AERODINÁMICA OPTIMIZADA. El Cx baja de 0,33 a 0,30. Por sí sola, esta medida supone una reducción de 5,2 g/CO2 respecto al 1.4 TDi-80. Las diferencias se encuentran en la rejilla del radiador totalmente cerrada, tomas inferiores frontales con menor flujo de aire al motor, la adopción de un spoiler frontal de 40 mm y otro trasero sobre el portón de acceso al maletero, además de unos pequeños deflectores por delante de las ruedas traseras.

PESO. Según Seat, diez kilos menos son capaces de aportar una reducción 4,9 g/CO2. El Ibiza Ecomotive de 5 puertas pesa 1.090 kilos, frente a los 1.100 del 1.4 TDi-80. También se limita el peso máximo en orden de marcha a 1.144 kilos en la carrocería de 5 puertas y a 1.124 Kg en el SportCoupé. Debido a ello, el Ecomotive no puede equipar algunas de las opciones que sí están disponibles en el resto de la gama.

MOTOR. Sólo se actúa sobre la centralita mediante una nueva programación que optimiza el caudal de inyección y el funcionamiento del turbocompresor. Se logra un recorte de otros 4,9 g/CO2.

RESISTENCIA A LA RODADURA. Además de bajar una medida en sección y diámetro de llanta respecto a la versión sin etiqueta ecológica, el beneficio llega al preconizar unas presiones de inflado bastante muy altas de lo normal: 2,9 y 2,7 bares para el eje delantero y trasero. En concreto, los neumáticos utilizados por el nuevo Ibiza Ecomotive son unos Bridgestone B202 en media 175/70R-14 —el anterior Ibiza Ecomotive lo probamos con unas Dunlop SP10A en medida 165/70R-14—. Seat cifra en 1,4 g/CO2 la mejora de esta medida.

En marcha

Si buscas el vehículo con el mejor coste por kilómetro mercado deberías añadir otra variable en los criterios de búsqueda: ¿dos o más plazas? En el primer caso, optarías a un Smart dCi, con un consumo medio de 3,3 l/100 km; en el segundo caso, el nuevo Seat Ibiza Ecomotive sería el primer coche de la lista. Sus 3,7 l/100 de consumo medio le colocan como el líder en aprovechamiento energético, que no en rendimiento mecánico, toda vez que le vemos más mérito a un Mini Cooper D: con sus 109 CV y prestaciones bastante mejores que las del Ibiza Ecomotive, sólo gasta dos décimas más de media. Sin lugar a dudas, la clave de que el motor 1.6 litros de origen PSA empleado por este Mini gaste tan poco está en el sistema Stop&Start, dispositivo que en un coche con etiqueta ecológica que ya va por su segunda generación echamos en falta.

Valorando el consumo, las prestaciones o el precio de adquisición, el Seat Ibiza Ecomotive sí es, sin embargo, uno de los vehículos más interesantes de la categoría. Entre sus equivalentes, los modelos con un balance entre valor, precio y coste por kilómetro más favorable son dos coches de su propio grupo: el Skoda Fabia GreenLine —4,1 l/100 km— y el VW Polo Bluemotion —3,8 l/100 km—, ambos con el mismo motor utilizado por Seat en el Ibiza Ecomotive. No obstante, el de Seat tiene una ventaja adicional sobre ellos en su base de sustentación: el Ibiza emplea una plataforma de nueva generación que aporta, entre otras mejoras no cuantificables a simple vista, un superior aislamiento de la mecánica. De hecho, creemos que, por encima de la décima de consumo medio que el nuevo Ibiza Ecomotive mejora respecto al de generación anterior, aquel aspecto señalado resulta mucho más positivo de cara a una utilización intensiva del coche. Y es que, conservando un consumo real bajísimo, el nuevo Ibiza Ecomotive resulta, a todas luces, mucho más agradable de conducir que antes, y a su vez, casi tanto como el 1.4 TDi-80 “normal”, sin etiqueta ecológica.

Cuatro han sido los puntos sobre los que Seat ha trabajado para reducir el consumo medio desde los 4,3 l/100 km —equivalente a 114 g/CO2 por kilómetro— del Ibiza 1.4 TDi-80 hasta los 3,7 l/100 km —98 /CO2 por km— de la versión Ecomotive. Son los siguientes:

AERODINÁMICA OPTIMIZADA. El Cx baja de 0,33 a 0,30. Por sí sola, esta medida supone una reducción de 5,2 g/CO2 respecto al 1.4 TDi-80. Las diferencias se encuentran en la rejilla del radiador totalmente cerrada, tomas inferiores frontales con menor flujo de aire al motor, la adopción de un spoiler frontal de 40 mm y otro trasero sobre el portón de acceso al maletero, además de unos pequeños deflectores por delante de las ruedas traseras.

PESO. Según Seat, diez kilos menos son capaces de aportar una reducción 4,9 g/CO2. El Ibiza Ecomotive de 5 puertas pesa 1.090 kilos, frente a los 1.100 del 1.4 TDi-80. También se limita el peso máximo en orden de marcha a 1.144 kilos en la carrocería de 5 puertas y a 1.124 Kg en el SportCoupé. Debido a ello, el Ecomotive no puede equipar algunas de las opciones que sí están disponibles en el resto de la gama.

MOTOR. Sólo se actúa sobre la centralita mediante una nueva programación que optimiza el caudal de inyección y el funcionamiento del turbocompresor. Se logra un recorte de otros 4,9 g/CO2.

RESISTENCIA A LA RODADURA. Además de bajar una medida en sección y diámetro de llanta respecto a la versión sin etiqueta ecológica, el beneficio llega al preconizar unas presiones de inflado bastante muy altas de lo normal: 2,9 y 2,7 bares para el eje delantero y trasero. En concreto, los neumáticos utilizados por el nuevo Ibiza Ecomotive son unos Bridgestone B202 en media 175/70R-14 —el anterior Ibiza Ecomotive lo probamos con unas Dunlop SP10A en medida 165/70R-14—. Seat cifra en 1,4 g/CO2 la mejora de esta medida.

En marcha

Si buscas el vehículo con el mejor coste por kilómetro mercado deberías añadir otra variable en los criterios de búsqueda: ¿dos o más plazas? En el primer caso, optarías a un Smart dCi, con un consumo medio de 3,3 l/100 km; en el segundo caso, el nuevo Seat Ibiza Ecomotive sería el primer coche de la lista. Sus 3,7 l/100 de consumo medio le colocan como el líder en aprovechamiento energético, que no en rendimiento mecánico, toda vez que le vemos más mérito a un Mini Cooper D: con sus 109 CV y prestaciones bastante mejores que las del Ibiza Ecomotive, sólo gasta dos décimas más de media. Sin lugar a dudas, la clave de que el motor 1.6 litros de origen PSA empleado por este Mini gaste tan poco está en el sistema Stop&Start, dispositivo que en un coche con etiqueta ecológica que ya va por su segunda generación echamos en falta.

Valorando el consumo, las prestaciones o el precio de adquisición, el Seat Ibiza Ecomotive sí es, sin embargo, uno de los vehículos más interesantes de la categoría. Entre sus equivalentes, los modelos con un balance entre valor, precio y coste por kilómetro más favorable son dos coches de su propio grupo: el Skoda Fabia GreenLine —4,1 l/100 km— y el VW Polo Bluemotion —3,8 l/100 km—, ambos con el mismo motor utilizado por Seat en el Ibiza Ecomotive. No obstante, el de Seat tiene una ventaja adicional sobre ellos en su base de sustentación: el Ibiza emplea una plataforma de nueva generación que aporta, entre otras mejoras no cuantificables a simple vista, un superior aislamiento de la mecánica. De hecho, creemos que, por encima de la décima de consumo medio que el nuevo Ibiza Ecomotive mejora respecto al de generación anterior, aquel aspecto señalado resulta mucho más positivo de cara a una utilización intensiva del coche. Y es que, conservando un consumo real bajísimo, el nuevo Ibiza Ecomotive resulta, a todas luces, mucho más agradable de conducir que antes, y a su vez, casi tanto como el 1.4 TDi-80 “normal”, sin etiqueta ecológica.

Cuatro han sido los puntos sobre los que Seat ha trabajado para reducir el consumo medio desde los 4,3 l/100 km —equivalente a 114 g/CO2 por kilómetro— del Ibiza 1.4 TDi-80 hasta los 3,7 l/100 km —98 /CO2 por km— de la versión Ecomotive. Son los siguientes:

AERODINÁMICA OPTIMIZADA. El Cx baja de 0,33 a 0,30. Por sí sola, esta medida supone una reducción de 5,2 g/CO2 respecto al 1.4 TDi-80. Las diferencias se encuentran en la rejilla del radiador totalmente cerrada, tomas inferiores frontales con menor flujo de aire al motor, la adopción de un spoiler frontal de 40 mm y otro trasero sobre el portón de acceso al maletero, además de unos pequeños deflectores por delante de las ruedas traseras.

PESO. Según Seat, diez kilos menos son capaces de aportar una reducción 4,9 g/CO2. El Ibiza Ecomotive de 5 puertas pesa 1.090 kilos, frente a los 1.100 del 1.4 TDi-80. También se limita el peso máximo en orden de marcha a 1.144 kilos en la carrocería de 5 puertas y a 1.124 Kg en el SportCoupé. Debido a ello, el Ecomotive no puede equipar algunas de las opciones que sí están disponibles en el resto de la gama.

MOTOR. Sólo se actúa sobre la centralita mediante una nueva programación que optimiza el caudal de inyección y el funcionamiento del turbocompresor. Se logra un recorte de otros 4,9 g/CO2.

RESISTENCIA A LA RODADURA. Además de bajar una medida en sección y diámetro de llanta respecto a la versión sin etiqueta ecológica, el beneficio llega al preconizar unas presiones de inflado bastante muy altas de lo normal: 2,9 y 2,7 bares para el eje delantero y trasero. En concreto, los neumáticos utilizados por el nuevo Ibiza Ecomotive son unos Bridgestone B202 en media 175/70R-14 —el anterior Ibiza Ecomotive lo probamos con unas Dunlop SP10A en medida 165/70R-14—. Seat cifra en 1,4 g/CO2 la mejora de esta medida.

En marcha

Galería relacionada

Seat Ibiza Ecomotive: detalles