Seat Ibiza 1.4 TDI 70 CV Reference 3p

¿Es el Ibiza un utilitario más? Razones hay para estar en la lista de los más vendidos: acabados correctos, buen comportamiento y suficiente espacio. ¿En contra? El precio elevado, tal vez.
-
Seat Ibiza 1.4 TDI 70 CV Reference 3p
Seat Ibiza 1.4 TDI 70 CV Reference 3p

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

El Citroën C2 es el modelo más pequeño de todos los que aquí comparamos. Monta un propulsor que anuncia la misma potencia que el del Ibiza y un par motor máximo similar. Las principales diferencias las encontramos en los consumos, más contenidos en el C2, y en la habitabilidad interior, el Ibiza es más amplio. Hay más equipamiento en el Seat y la batería de elementos opcionales también es mayor (controles de estabilidad y tracción por 600 euros, que en esta versión del C2 no se pueden montar, por ejemplo).

<

p> Si buscamos en la lista de modelos de Citroën, encontramos otra opción apetecible por un precio similar al del Ibiza: C3 1.4 HDi, por 12.820 euros. Eso sí, tiene cinco puertas, no tres como nuestro Seat.

El Grande Punto tiene las dimensiones exteriores más amplias de entre todos los rivales comparados. Monta uno de los dos motores que más potencia anuncia (un JTD de 75 CV) y que, junto al Ibiza, más consumo de combustible tiene. Como en el resto de rivales, el aire acondicionado del equipamiento es una opción y cuesta 1.050 euros. Los elementos de serie (ABS, airbags de conductor y pasajero, elevalunas eléctricos y cierre centralizado) coinciden con los del Ibiza protagonista de nuestra prueba, pero no coincide en ofrecer los controles de tracción y de estabilidad, ni como opción.

El Fiesta tiene un motor de similar potencia al que monta el Ibiza, pero es de cuatro cilindros y resulta menos ruidoso que el de nuestro protagonista. Es más caro que el Seat (unos 2.000 euros) y, sin embargo, el equipamiento es muy parecido. La velocidad punta del Ford es más baja, mientras que la aceleración es prácticamente la misma en uno y otro caso. Los consumos son más elevados en el TDI que en el TDCI (4,7 litros del Ibiza a los 100 kilómetros en recorridos mixtos, frente a 4,5 litros del Ford).

Con el motor más potente de entre todos los aquí comparados, el Getz tiene las mejores prestaciones (173 km/h de velocidad máxima y 12,1 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h). El precio, sin embargo, no es más elevado que el de la versión que probamos del Ibiza. Las dimensiones del Hyundai son más reducidas que las del Seat y ello se nota en un maletero más pequeño y menos espacio en el habitáculo.

El vehículo de la marca francesa es uno de los más firmes contrincantes del Ibiza: precio parecido, dimensiones similares y, eso sí, una potencia menor. El comportamiento dinámico de ambos es muy agradable y transmite al conductor un cierto “feeling” deportivo. El interior del Clio, en especial el maletero, es bastante más amplio (288 litros) en el caso de Renault, frente a 267 litros del Seat.

Galería relacionada

Seat Ibiza TDI Reference 3p

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...