Seat Ibiza FR, Cupra y Bocanegra

Las versiones más deportivas de la nueva gama Ibiza ya están a la venta; FR, Cupra y Bocanegra son los tres niveles que ofrece Seat para sus clientes más deportivos, todos ellos equipados con el motor 1.4 TSi y el cambio secuencial DSG de siete velocidades.
-
Seat Ibiza FR, Cupra y Bocanegra
Seat Ibiza FR, Cupra y Bocanegra

El FR y el Cupra ya están disponibles en la red de concesionarios de la marca, y para el exclusivo Bocanegra, del que se comercializarán sólo mil unidades al año, habrá que esperar hasta el mes de septiembre. Las tres versiones se presentan como una gama muy deportiva y bien escalonada, por potencia, con 150 CV para el FR y 180 CV para el Cupra, y por nivel de equipamiento, muy generoso en todos los casos, alcanzando su punto de mayor distinción con el Bocanegra. El recordado nombre del primitivo Coupé de Seat que ahora cumple veinticinco años, ha sido empleado para modificar y enriquecer el aspecto y equipamiento de las versiones FR y Cupra, a las que el comprador podrá acceder pagando un sobreprecio de 860 euros. El “Bocanegra” es por tanto un plus sobre el Cupra y el FR, un plus que queda perfectamente identificado por el frontal negro y por agresividad de todo el diseño y que estará disponible partiendo de la base del Cupra y del FR pero únicamente con la carrocería SportCoupe de tres puertas.

Tanto los FR como los Cupra recurren el potente y pequeño motor de 1,4 litros TSi, en ambos casos asociado a la caja de cambios secuencial DSG de siete velocidades con levas en el volante, una configuración –motor 1.4/cambio DSG–, inédita en el grupo alemán disponible por el momento sólo para los nuevos Ibiza, aunque pronto lo tendrán también los VW Polo. El FR es la variante de acceso a la gama racing del Ibiza, lo hay en carrocería SportCoupe de tres puertas y también de cinco puertas desde 20.600 euros, mientras que el Cupra sólo está disponible en carrocería SportCoupe de tres puertas con un precio de 22.500 euros. Del mismo modo que se diferencian por sus cifras de potencia, hay matices importantes en el diseño que los personalizan. Así, la imagen se transforma con la adopción de paragolpes delanteros y traseros de mayor volumen, rejillas delanteras en forma de panel de abeja, espejos retrovisores en color plata, doble salida de escape lateral y llantas de diecisiete pulgadas plateadas que son los signos de identidad en el caso de los FR, como lo son los asientos deportivos con las siglas FR bordadas, presentes también el cuadro de mandos y en el pomo del cambio. En el caso del Cupra los paraglopes inciden aún más en su diseño a dar una imagen de mayor volumen, diferenciado por adoptar faros dobles en color negro en la parte anterior, los espejos retrovisores en color negro y en especial con la gran salida de escape trasero ubicada en la parte central y destacada por una zona cromada.

La combinación motor con doble sobrealimentación y cambio DSG de siete velocidades es el elemento diferenciador de este Ibiza y el resto de la gama, y de este Ibiza y el resto de los modelos del mercado. Y todo ello sin olvidar la presencia del autoblocante electrónico XDS, un complemento electrónico que, asociado a los controles de tracción y estabilidad, actúa como un dócil y eficaz autoblocante equilibrando el giro de las ruedas del eje motriz, reteniendo la rueda que pierde adherencia y en buena medida erradicando el subviraje característico de este tipo de coches. El pequeño motor de 1.4 litros recurre a la combinación de un compresor mecánico operativo en bajas vueltas y un turbocompresor que se hace cargo de la sobrealimentación a partir de las 3.500 rpm. El motor no es nuevo, ya está disponible en la gama VAG con excelentes resultados, la novedad en la gama Ibiza radica en las modificaciones realizadas por el Centro Técnico de Martorell para el motor que equipó al Cupra con sus 180 CV, para el que han modificado la gestión electrónica ampliando el régimen máximo de giro en 200 rpm e incrementando la presión del sobrealimentación de 2,0 a 2,15 milibares para conseguir diez caballos extra, transformando el carácter del conocido 1.4 de 170 CV de Volkswagen en un propulsor con más garra, más adecuado para el Ibiza Cupra. Si en su configuración inicial de 150 CV, el FR consigue una velocidad máxima de 212 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h para la que son suficientes 7,7 segundos. En el caso del Cupra hablamos de una velocidad máxima que alcanza los 225 km/h con una aceleración de 7,2 segundos en el 0 a 100 km/h.

Nuevo motor Diesel y precios

El FR y el Cupra ya están disponibles en la red de concesionarios de la marca, y para el exclusivo Bocanegra, del que se comercializarán sólo mil unidades al año, habrá que esperar hasta el mes de septiembre. Las tres versiones se presentan como una gama muy deportiva y bien escalonada, por potencia, con 150 CV para el FR y 180 CV para el Cupra, y por nivel de equipamiento, muy generoso en todos los casos, alcanzando su punto de mayor distinción con el Bocanegra. El recordado nombre del primitivo Coupé de Seat que ahora cumple veinticinco años, ha sido empleado para modificar y enriquecer el aspecto y equipamiento de las versiones FR y Cupra, a las que el comprador podrá acceder pagando un sobreprecio de 860 euros. El “Bocanegra” es por tanto un plus sobre el Cupra y el FR, un plus que queda perfectamente identificado por el frontal negro y por agresividad de todo el diseño y que estará disponible partiendo de la base del Cupra y del FR pero únicamente con la carrocería SportCoupe de tres puertas.

Tanto los FR como los Cupra recurren el potente y pequeño motor de 1,4 litros TSi, en ambos casos asociado a la caja de cambios secuencial DSG de siete velocidades con levas en el volante, una configuración –motor 1.4/cambio DSG–, inédita en el grupo alemán disponible por el momento sólo para los nuevos Ibiza, aunque pronto lo tendrán también los VW Polo. El FR es la variante de acceso a la gama racing del Ibiza, lo hay en carrocería SportCoupe de tres puertas y también de cinco puertas desde 20.600 euros, mientras que el Cupra sólo está disponible en carrocería SportCoupe de tres puertas con un precio de 22.500 euros. Del mismo modo que se diferencian por sus cifras de potencia, hay matices importantes en el diseño que los personalizan. Así, la imagen se transforma con la adopción de paragolpes delanteros y traseros de mayor volumen, rejillas delanteras en forma de panel de abeja, espejos retrovisores en color plata, doble salida de escape lateral y llantas de diecisiete pulgadas plateadas que son los signos de identidad en el caso de los FR, como lo son los asientos deportivos con las siglas FR bordadas, presentes también el cuadro de mandos y en el pomo del cambio. En el caso del Cupra los paraglopes inciden aún más en su diseño a dar una imagen de mayor volumen, diferenciado por adoptar faros dobles en color negro en la parte anterior, los espejos retrovisores en color negro y en especial con la gran salida de escape trasero ubicada en la parte central y destacada por una zona cromada.

La combinación motor con doble sobrealimentación y cambio DSG de siete velocidades es el elemento diferenciador de este Ibiza y el resto de la gama, y de este Ibiza y el resto de los modelos del mercado. Y todo ello sin olvidar la presencia del autoblocante electrónico XDS, un complemento electrónico que, asociado a los controles de tracción y estabilidad, actúa como un dócil y eficaz autoblocante equilibrando el giro de las ruedas del eje motriz, reteniendo la rueda que pierde adherencia y en buena medida erradicando el subviraje característico de este tipo de coches. El pequeño motor de 1.4 litros recurre a la combinación de un compresor mecánico operativo en bajas vueltas y un turbocompresor que se hace cargo de la sobrealimentación a partir de las 3.500 rpm. El motor no es nuevo, ya está disponible en la gama VAG con excelentes resultados, la novedad en la gama Ibiza radica en las modificaciones realizadas por el Centro Técnico de Martorell para el motor que equipó al Cupra con sus 180 CV, para el que han modificado la gestión electrónica ampliando el régimen máximo de giro en 200 rpm e incrementando la presión del sobrealimentación de 2,0 a 2,15 milibares para conseguir diez caballos extra, transformando el carácter del conocido 1.4 de 170 CV de Volkswagen en un propulsor con más garra, más adecuado para el Ibiza Cupra. Si en su configuración inicial de 150 CV, el FR consigue una velocidad máxima de 212 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h para la que son suficientes 7,7 segundos. En el caso del Cupra hablamos de una velocidad máxima que alcanza los 225 km/h con una aceleración de 7,2 segundos en el 0 a 100 km/h.

Nuevo motor Diesel y precios

Galería relacionada

Seat Ibiza FR y Bocanegra

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...