Probamos el Seat Ibiza Cupra, una dosis de adrenalina más

Ya nos hemos puesto al volante del nuevo Seat Ibiza Cupra, el modelo tope de gama del utilitario de Seat con una potencia máxima de 180 CV, que se extrae de un motor 1.4 TSI. Te contamos nuestra experiencia en Barcelona con este divertido coche, con precio base de 22.600 euros.
Rubén Leal -
Probamos el Seat Ibiza Cupra, una dosis de adrenalina más
Probamos el Seat Ibiza Cupra, una dosis de adrenalina más

Ya hemos probado el Seat Ibiza más potente del momento. Te presentamos el Ibiza Cupra, con 180 CV de potencia, y a un precio base de 22.600 euros.

 

A partir de febrero de 2013 está disponible la versión más potente del Seat Ibiza, un coche enfocado para el público juvenil con aspiraciones deportivas. Con el apellido ‘Cupra’ –abreviatura de Cup Racing- pretenden dar a sus clientes más jóvenes la frescura y la deportividad que muchos buscan en un automóvil. Sus formas, su fuerza y su comportamiento, harán las delicias de cuantos lo conduzcan, consiguiendo sacar el lado más rácing de todo tipo de conductores. No lo tendrá fácil dentro de un segmento, el de los utilitarios deportivos, plagado de alternativas similares como el Peugeot 208 GTi, el VW Polo GTi, el Ford Fiesta ST, el Opel Corsa OPC o el Renault Clio RS.

 

Manteniendo estética

El aspecto del Seat Ibiza Cupra no se aleja mucho de su versión convencional. Sus líneas se mantienen, pero cambia el frontal por una parrilla más larga y de entradas de aire más llamativas y voluminosas. Los faros cuentan con luces diurnas del tipo LED e iluminación Bi-Xenon, además de la práctica función ‘cornering’ de los faros antiniebla, que dirige la luz hacia la zona a la que estamos girando –a baja velocidad y en giros pronunciados-.

 

De serie también cuenta con llantas de 17 pulgadas, ventanillas laterales tintadas y espejos exteriores pintados en negro.

 

La zaga cuenta con un paragolpes ancho que acoge en su parte central el sistema de escape, situado en el interior de un hueco trapezoidal con marco de color negro mate.

 

El distintivo logo Cupra hace acto de presencia en la parrilla delantera, el portón trasero, el cuadro del cuentakilómetros y el volante.

 

Deportivo desde dentro

El propulsor que monta el Seat Ibiza Cupra es un 1.4 TSI de inyección directa que combina la alimentación por turbo y por compresor. Rinde una potencia de 180 CV y se anuncia un par motor máximo de 25,51 mkg entre las 2.000 y las 4.500 rpm. La demanda de potencia se suple perfectamente gracias a un compresor que genera el par motor necesario en bajas revoluciones y a un turbo que hace de las suyas cuando éstas suben lo suficiente para su accionamiento, proporcionándonos un gran dinamismo ante cualquier golpe de acelerador.

 

El motor va acoplado a una caja de cambios automática DSG de doble embrague -monodisco en seco- y siete velocidades, con unos intervalos de cambio muy cortos. Se consigue, así, un cambio rápido, ideal para este tipo de automóviles. Podemos elegir los modos ‘Sport’ o normal –‘D’-, para una conducción más o menos deportiva, optando a un cambio de marchas automático, secuencial mediante la palanca central –sólo para modo ‘normal’- o mediante levas situadas en el volante.

 

Como resultado tenemos un Cupra al que se le ha ampliado la velocidad máxima con respecto a la generación anterior, pudiendo alcanzar en esta ocasión los 228 km/h. Su aceleración de 0 100 km/h se completa en un tiempo récord con respecto al anterior, siendo 6,9 segundos el tiempo que tarda el nuevo Seat Ibiza Cupra. Quizá lo más impactante del Ibiza Cupra es el sonido que surge debajo de su capó. Así, lo que estéticamente puede quedarse ‘corto’, se suple con un dosis de energía y rugido de la mecánica. El consumo mixto anunciado es de 5,9 l/100 km, que dependerá de si hacemos uso de su modo ‘Sport’ o no, y de la gestión que hagamos de las marchas si optamos por una interacción con el cambio.

 

El comportamiento en carretera es el esperado en este tipo de versiones, sobretodo por la suspensión deportiva que monta, con un eje delantero del tipo McPherson y un eje trasero con una compacta barra de torsión. El autoblocante electrónico XDS y el control de estabilidad electrónico ESC hacen el resto, pudiendo alcanzar altas velocidades sin tener sensación de pérdida de tracción. El único problema lo encontramos si somos delicados de espalda o riñones: la suspensión resulta algo seca, cosa que agradeceremos en conducción deportiva, pero que puede tornarse en nuestra contra en conducción normal.

 

Cuenta con un sistema de frenos de serie con un diámetro de 288 mm delante y 230 mm detrás, pero, como opción, se puede montar uno de competición ‘Seat Sport’. Nosotros probamos este último, que por unos 1.035 euros extra te lo puedes llevar incorporado. Puestos a fardar de deportivo, te recomendamos que lo tengas en cuenta en tu compra, sobre todo si vas a sacarle partido a la potencia.

 

Interior nada cargado y bien equipado

Por dentro, el Seat Ibiza Cupra no está demasiado sobrecargado de refrencias 'sport', incorporando un volante de aspecto deportivo y unos asientos de piel, que, opcionalmente, pueden ser de dos colores. Destacan las costuras en gris claro, tonalidad que también se usa en los paneles de las puertas.

 

El sistema de audio central es simple y de fácil manejo, y la parte superior del salpicadero está ocupada por el novedoso Seat Portable System –de serie-, un dispositivo extraíble con pantalla táctil de cinco pulgadas que incluye navegador GPS, manos libres con Bluetooth, difusión de audio mediante streaming Bluetooth y ordenador de a bordo.

 

El equipamiento de serie va desde elementos de seguridad como ABS, ESC –control de estabilidad- y airbag cabeza-tórax, hasta asistente de arranque en pendientes, Seat Portable System, control de velocidad de crucero y función ‘cornering’ –iluminación direccional-.

 

Las opcionales a elegir también son diversas, como el ‘paquete técnico’ –con sensor de lluvia, espejo interior antideslumbraste y asistente de luz de marcha-. El ‘paquete invierno’ –con asientos calefactados y lavafaros- y el ‘paquete almacenaje’ –con cajones bajo los asientos, redes en maletero y apoyabrazos delantero-. Además, encontramos otros extras como el sensor de parking trasero, los frenos racing Seat Sport, y las pinturas ‘custom color’, ‘metalizada’ y ‘blanca’.

 

Desde 22.600 euros te puedes hacer con él, pero si empiezas a sumar extras prepara unos 26.000 euros para tenerlo completamente equipado.

MOTOR Y TRANSMISIÓN 1.4 TSI 180 CV DSG
Tipo 4 cilindros -16 v
Cilindrada 1.390 cm3
Potencia 180 CV
Par máximo 25,51 mkg entre 2.000 y 4.500 rpm
Alimentación Inyección directa, compresor, turbocompresor e intercooler
Transmisión Caja de cambios automática de 7 velocidades con levas en el volante
BASTIDOR Y CARROCERÍA  
Suspensión delantera Independiente tipo Mcpherson
Suspensión trasera Eje semirígido
Dirección Servodirección electrohidráulica
Frenos delanteros/traseros (mm) Discos ventilados 288/230
Neumáticos 215/40 en llantas de 17 pulgadas
Largo/ancho/alto (mm) 4.055/1.693/1.420
Batalla (mm) 2.469
Maletero (litros) 236
PRESTACIONES  
Velocidad máxima 228 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h 6,9 segundos
Consumo mixto 5,9 l/100 km
Emisiones de CO2 139 g/km

 

 

 

Galería relacionada

Seat Ibiza Cupra 2013

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...