Publicidad

Seat Exeo: como un Audi

Quizá su 'originalidad' estética sea discutible, pero no así su materia. De la misma manera que la vista nos lleva a ver el anterior Audi A4, el excelente tacto material y dinámico del Seat Exeo nos confirma su envidiable herencia.
-
Seat Exeo: como un Audi
Seat Exeo: como un Audi

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Recordemos para quien no lo sepa, que el Seat Exeo no es ni más ni menos que el anterior Audi A4 recuperado para nuestros días, en el sentido más estricto, ligeramente puesto al día y personalizado, dentro de lo que cabe por Seat, y poco más. De hecho, hasta la misma cadena de fabricación del anterior A4 ubicada en la fábrica de Audi en Ingoldstad se ha llevado a la planta de Martorell, donde se fabricará el Exeo.

La personalización exterior conlleva principalmente otros faros, pilotos, parrilla, capó, tapa de maletero y paragolpes. El vano delantero es algo más largo y los 4,59 cm de longitud total del Audi A4 anterior son en el Seat Exeo 4,66 cm. (4,70 mide el A4 actual). Para el interior se recurre al salpicadero del A4 Cabrio, algo más moderno con sus aireadores redondos, y salvo por el logotipo de Seat en el volante, el ambiente que se respira es rigurosamente Audi. Puede ser que estéticamente no resulte innovador, pero sí nos ha parecido en vivo todavía muy vistoso y porqué no hasta moderno. A nosotros las primeras fotos nos defraudaron, pero después de verlo y tocarlo en directo nos ha dejado mejor sabor de boca.

En total, el Seat Exeo estrena un 35 por ciento de piezas nuevas, pero el 90 por ciento de los proveedores externos son españoles. Dicen en Seat que las exigencias en cuanto a calidad a esos proveedores son las mismas que en su día exigía Audi para su A4. Al tacto y a la vista la sensación percibida de materiales, ajustes, interruptores, etc, es de muy alta calidad. De hecho, la calidad del Seat Exeo frente a un Toledo está a otro nivel muy superior.

La plataforma sobre la que se sustenta el Seat Exeo sigue siendo al día de hoy un lujo. Su paralelogramo deformable delantero (detrás también lleva un multibrazo) ofrece una ventaja de guiado y motricidad del que no todas las berlinas generalistas pueden presumir. Sobre esta base, Seat ha recurrido a tarados propios para muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras y servodirección, y ha definido dos bastidores: normal y sport.

Hemos tenido la ocasión de probar ambas configuraciones durante un pequeño recorrido de 30 minutos y también la calidad de rodadura nos ha impresionado por su validez y referencia actual. No hay mucha diferencia entre ambos bastidores y las dos configuraciones nos han parecido muy equilibradas e incluso cercanas. El sport no es tan duro como en un León Sport-Up, por ejemplo, y la versión normal cuida la dinámica también muy bien. El Seat Exeo es un coche que se siente firme de pisada y con buen filtrado, una combinación que exige calidad técnica y material. La dirección es rápida, los apoyos generan confianza por la solidez del conjunto y la zaga se permite cierta inducción al giro si lo demandamos. Para el entusiasta de la conducción será un coche que le genere muchísimo agrado. En general, la sensación recibida es que el Exeo es el gran beneficiado de esta particular historia.

La estrategia industrial del Exeo está generando comentarios de todo tipo. ¿Y tú qué opinas? Entra en el foro del Exeo.

Competencia premium

Galería relacionada

Al volante del Seat Exeo