Seat Altea XL

Otro competidor para el mercado del monovolumen compacto. La versión alargada del Altea aúna un respeto a las líneas deportivas y funcionales de la gama con un incremento de las capacidades de carga y de la habitabilidad. La decisión de no incorporar una tercera fila de asientos, un elemento muy habitual en el segmento, demuestra, claramente, el objetivo de Seat de dirigirse hacia familias jóvenes necesitadas de espacio.
-
Seat Altea XL
Seat Altea XL

El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

MOTOR /ACABADO

Reference

Stylance

Sport-up

FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

GASOLINA

1.6 102 CV

18.665 €
20.370 €
--
16 de octubre de 2006

2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

--
X
X
Enero de 2007

1.8 FSI 160 CV

Enero de 2007

DIESEL

1.9 TDI 105 CV

20.665 €
22.370 €
--
16 de octubre de 2006

2.0 TDI 140 CV

--
24.325
25.093
16 de octubre de 2006

2.0 TDI 140 CV DSG

--
25.725
26.493
16 de octubre de 2006

2.0 TDI 170 CV

--
--
X
Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    El interior envolvente característico de la gama Altea, gracias a una gran consola central levemente orientada hacia el conductor, se mantiene. Asimismo, y como gran novedad, el Altea XL sale, de serie, con preinstalación del navegador Tom Tom Go 710, disponible como elemento opcional. A partir del 16 de octubre, momento en el que se comenzarán a comercializar las primeras versiones del monovolumen en España, este extra también se incorporará a toda la gama Altea, León y Toledo.

    Las soluciones prácticas también han recibido una considerable atención con motivo del lanzamiento de la versión “extra larga”. La lona cubre equipajes es ahora retráctil. Así, con una simple presión sobre su extremo más avanzado se enrolla y oculta en la barra que la sujeta. Si no se utiliza, ésta puede ser guardada en un hueco bajo el piso del maletero. Los respaldos de las plazas delanteras integran unas bandejas para apoyar bebidas u otros objetos, mejorando el confort a bordo. Otros remedios, ya utilizados en el Altea, repiten en el XL, especialmente la profusión de huecos portaobjetos, cajones, gavetas y guanteras.

    La variante larga es una ampliación estética de la gama. Todos los detalles vistos en el Altea encuentran continuidad en el XL con algún que otro aditamento que contribuye a acentuar su línea familiar y, a la vez, deportiva. Mientras que la parte delantera y el perfil son, en esencia, los mismos, el techo y la zaga reciben pequeñas modificaciones que le otorgan una imagen propia. Así, los rasgos exclusivos del Altea XL son las barras portaequipajes, de serie en todas las versiones, y la zaga de formas más suaves, menos remarcadas. En ella, destacan la nueva forma de los pilotos traseros, integrados tanto en la carrocería como en el portón.

    También los retrovisores son de nuevo cuño. En lo sucesivo, la gama Altea y Toledo recibirá este nuevo diseño de espejos exteriores.

    La gama de mecánicas es idéntica a la del Altea, es decir, dos variantes de gasolina y tres Diesel, aunque la fecha de comercialización varía. Así, en el momento del lanzamiento, previsto para el 16 de octubre, el Altea XL estará en los concesionarios con el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV (con el cambio manual o con el cambio DSG de origen Volkswagen de seis velocidades) y con el propulsor de gasolina de 1,6 litros y 102 CV. En enero, la gama se completará con la variante de 170 CV del turbodiesel de 2 litros, con el potente FSI de dos litros de 150 CV, asociado a un cambio Tiptronic. Seat también tiene reservada otra gran novedad para 2007 y esa no es otra que un nuevo motor 1.8 FSI de 160 CV que culminará la familia.

    En cuanto a acabados, mantiene los tres de la gama Altea: el básico Reference, el intermedio Stylance y el superior Sport-up. En este último acabado, la suspensión deportiva estará considerada como un elemento opcional, salvo cuando vaya asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV, en el que este esquema será el único disponible.

    MOTOR /ACABADO

    Reference

    Stylance

    Sport-up

    FECHA DE COMERCIALIZACIÓN

    GASOLINA

    1.6 102 CV

    18.665 €
    20.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 FSI 150 CV TIPTRONIC

    --
    X
    X
    Enero de 2007

    1.8 FSI 160 CV

    Enero de 2007

    DIESEL

    1.9 TDI 105 CV

    20.665 €
    22.370 €
    --
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV

    --
    24.325
    25.093
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 140 CV DSG

    --
    25.725
    26.493
    16 de octubre de 2006

    2.0 TDI 170 CV

    --
    --
    X
    Enero de 2007

  • Reference: aire acondicionado, radio MP3 y seis altavoces, sensor de presión de neumáticos, llantas de acero de 16”, barras portaequipajes en color negro, control de velocidad y ordenador de a bordo, 6 airbags de serie, ABS + TCS y elevalunas y retrovisores eléctricos.
  • Stylance: volante con mandos de la radio integrados, sensor de lluvia y de encendido automático de luces, climatizador bizona, llantas de aleación de 16”, barras portaequipajes en color plata, espejos retrovisores en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, asientos delanteros con regulación lumbar y de altura, ESP con DRV y asistente electrónico de la frenada.
  • Sport-Up: Llantas de aleación de 17”, suspensión deportiva, sólo asociada al motor TDI de 2 litros y 170 CV (en el resto de los casos como extra) y asientos deportivos.

    <

    p>ELEMENTOS OPCIONALES en todos los acabados

  • Sistema de navegación dinámico
  • Instalación de teléfono Bluetooth
  • Preparación para navegadores Tom Tom
  • Navegador Tom Tom Go 710
  • Faros direccionales bixenon
  • Airbag lateral para plazas traseras
  • Techo de cristal practicable eléctricamente
  • Asientos calefactados

    Seat hace un desplante a la ministra Trujillo con el lanzamiento del Altea XL. Si aquella aseguraba que cada edad tenía un ciclo vital y que los jóvenes eran candidatos idóneos para habitar en viviendas de 30 metros cuadrados, la marca española apuesta por productos amplios, juveniles y dinámicos, justamente lo que necesita una familia de reciente creación. Esa apuesta, que comenzó con su eslogan “espacio vital” para publicitar al nuevo Altea, continúa ahora con el lanzamiento de la versión “extra large” del monovolumen, un concepto que, a nuestro juicio, cumple perfectamente con las pretensiones espaciales de la marca.

    <

    p> Seat podría haber tirado por la senda de los 7 plazas, una configuración muy de moda en los monovolúmenes compactos, pero ni siquiera la ha estudiado como opción, ya que ello habría supuesto la producción de una nueva plataforma. La apuesta de Seat recuerda, en cierto modo, a la de Renault con el Grand Scénic de 5 plazas, al que no es posible añadir las plazas supletorias, y sobre cuya orientación al cliente, la marca francesa se explicó en parecidos términos a los que ha utilizado la española: jóvenes atraídos por la línea del modelo convencional, pero que necesitan más espacio.

    <

    p> Sin embargo, respecto al modelo vecino, es justo recordar que Renault no quiso deshacerse de la exitosa variante de 7 plazas, no fuera a suceder que su apuesta no tuviera el eco buscado. Además, nos entra la duda razonable de si la orientación del producto en el caso del XL ha sido meditada de antemano o responde a una salida honrosa a la imposibilidad de montar una tercera fila de asientos sobre la plataforma del Altea.

    <

    p> Aun así, en el contacto al que Autopista.es fue invitado por Seat para comprobar las bondades del nuevo Altea XL, tuvimos la posibilidad de corroborar algunas de ellas, sobre todo, las referidas a funcionalidad, versatilidad y capacidad de carga.

    <

    p> Más problemas tuvimos para comprobar las virtudes dinámicas de toda la gama, dado que Seat no sólo puso a disposición las versiones a punto de ser comercializadas, también se trajo algún motor TDI de 170 CV y las versiones con cambio Tiptronic y DSG. Finalmente, condujimos el turbodiesel más potente y su variante “atemperada”, es decir, la de 140 CV, con DSG.

    <

    p>Comparando ambas, nos quedamos con la segunda. La primera nos ha parecido demasiado deportiva y con unas suspensiones muy firmes, quizás demasiado, para un ámbito familiar. Además, como en esta versión sólo existe el esquema deportivo de amortiguación, no hay opción a suavizar el comportamiento de la variante. El 2.0 TDI de 140 CV nos parece suficiente y, acompañado por el solvente cambio DSG, proporciona un gran equilibrio entre confort y deportividad.

    <

    p> Por otra parte, sin llegar a los opciones de Renault con el Grand Scénic, la cantidad de opciones disponibles en el Seat Altea XL, en sintonía, con el resto de la gama, parece más que suficiente para colmar las expectativas de sus potenciales clientes.

    <

    p> Sólo nos entra una duda acerca del nuevo modelo: ¿cómo encajará el Seat Toledo su llegada? Es necesario recordar que las dimensiones de ambos son prácticamente iguales, pero el precio y la modularidad del monovolumen, no.

    La versión larga del Altea ha sido lanzada respetando el espíritu que preside la filosofía de toda la gama, esto es, deportividad y diseño innovador. La incorporación de las mismas mecánicas que animan al Altea y el añadido de ciertos detalles estéticos que acentúan su imagen fresca y dinámica así lo atestiguan. A ello se añade una clara vocación por destacar las características versátiles y funcionales inherentes a los monovolúmenes, como demuestran un espacio interno amplio y de múltiples configuraciones y un maletero del que la firma asegura que es el mayor de entre sus competidores, con 635 litros.

    Seat presenta la variante XL del Altea buscando calar entre un público familiar, atraído por la línea deportiva de Seat y que necesita más espacio en el uso diario.

    <

    p>Su presencia en el disputado segmento del monovolumen compacto llega justo en el momento en el que algunas de las marcas rivales han iniciado una ofensiva con la presentación de nuevos modelos o la regeneración de otros bien asentados. Tal es el caso del Citroën C4 Picasso o del Renault Scénic.

    Otro aspecto destacado que incorpora el nuevo Altea XL es la posibilidad de añadir el navegador TomTom, dentro de un acuerdo más amplio con el fabricante de este sistema que también implica su integración en las gamas Toledo, León y Altea.

    El XL costará 890 euros más respecto a la versión equivalente del Altea.

    XL, siglas que, evidentemente, desprenden una ganancia ingente de centímetros y que, con 4,46 m de longitud, lo sitúan en las primeras posiciones de su segmento, por detrás del Renault Grand Scénic y el Opel Zafira. El nuevo Citroën C4 Picasso, superando con creces los 4,5 m está en la senda de los monovolúmenes de gran tamaño.

    Son, por tanto, 18,7 cm de longitud respecto al Altea convencional, que permiten aumentar el maletero hasta los 532 litros desde los 409 de éste. Si a ello añadimos que el desplazamiento longitudinal hacia adelante de los asientos traseros es de 14 cm, estamos hablando de una capacidad de carga posible de 635 litros. Con ellos abatidos, el volumen para guardar objetos alcanza los 1.604 litros. Y es que el nuevo monovolumen de Seat apuesta por espacio en lugar de ocupación. En un momento en el que la mayoría de las marcas rivales tienden a proponer configuración de 7 plazas, Seat mantiene las 5 y no ofrece las supletorias ni siquiera como opción. En este sentido, las concomitancias con el nuevo Renault Grand Scénic de 5 plazas son evidentes.

    La ganancia de dimensiones tiene su traslación a un espacio interior más amplio y con una mejora de soluciones. Las banquetas traseras se desplazan hacia atrás 2 centímetros, dotando de mayor espacio para las piernas a los pasajeros. Delante, la posición de conducción es 8 cm más alta que en el León y, al igual que éste, dispone de regulación en profundidad y altura del volante, con lo que, unido a los reglajes del asiento, encontrar una postura cómoda es un ejercicio muy sencillo.

    Galería relacionada

    seat_altea_xL_ext

  • Te recomendamos

    SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

    Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

    Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

    Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

    Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

    Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...