Saab 9-3 Sport Hatch Aero

Con el 9-3 Sport Hatch, Saab trata de redefinir el tradicional concepto de coche familiar nórdico. Aúna en este wagon una estética muy agresiva, un motor imponente y un interior confortable y espacioso, idóneo para el viaje. Sin embargo, con 250 CV bajo el pedal de gas, nos habría gustado un comportamiento algo más atrevido.
-
Saab 9-3 Sport Hatch Aero
Saab 9-3 Sport Hatch Aero
Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=41348&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Saab 9-3 Sport Hatch Aero

A pesar de estar construido sobre la misma plataforma que utiliza el Vectra, este 9-3 Sport Hatch no ofrece, ni de lejos, las cotas de habitabilidad de su primo alemán. Esto se debe a su elegantísima carrocería, modelada con formas muy deportivas que, a fuerza de tensar las líneas y forzar las curvas, acaba por recortar bastante el espacio interior.

Así, es innegable la belleza que destila este Saab, tan musculoso y rotundo, macizo, con ese aspecto de purasangre listo para la largada. Pero también es innegable que el habitáculo no ofrece todo el espacio que se podría arrancar de esta plataforma, una merma que se nota sobre todo en las plazas traseras y el maletero, que se queda en 435 litros, lejos de los 530 que ofrece, por ejemplo, el Vectra.
Claro, es un familiar, y eso implica un estándar de comodidades que, hay que reconocerlo, el coche cumple. Pero sabiendo lo que han hecho en Opel con la misma idea, hay que lamentar la falta de centímetros.

<

p>Aún así, cinco adultos viajan confortablemente en este Sport Hatch, sobre todo los que van en los comodísimos asientos delanteros, que sujetan de maravilla y resultan mullidos y agradables.

Al volante, es muy sencillo encontrar rápidamente la postura idónea y, como suele suceder en los Saab, todos los mandos están cercanos, rodeando al conductor con esa particular apariencia de cabina de avión que siempre lucen estos coches suecos.
Una vez más contrastamos el buen tacto de los mandos, su precisión y, de no ser por el sobredimensionado volante, estaríamos hablando de un habitáculo de muy alto nivel en cuanto a confort y ergonomía.

<

p> En el “debe” hay que anotar algunos detalles que no acaban de convencernos, como el freno de mano, mal rematado y peor situado, o la rueda de repuesto, que es de emergencia. Son detalles menores, pero afean “la foto” de un coche que vale 42.220 euros.

Y esos deslucidos son una pena, porque el coche está presentado con nota muy alta. En este acabado Aero todo se ha pensado para destacar, desde la imponente estampa exterior hasta el último detalle del equipamiento.

Así, en su dotación mecánica, el Saab 9-3 Sport Hatch dispone de una batería de seis airbags, control de estabilidad y tracción, control de velocidad de crucero y llantas de 17 pulgadas... Una magnífica preparación para subrayar el apartado dinámico con elementos de seguridad de última generación.

<

p> Además, en el interior tampoco se han escatimado detalles. Destacan con luz propia la exquisita tapicería de cuero y tela, el sofisticado y completísimo ordenador de a bordo y el equipo de sonido, que de serie cuenta con lector de CD y mandos en el volante.

Después, Saab ofrece un enorme listado de opciones para adaptar el coche a las necesidades de cada cliente. Encarecen el precio final, sí, pero algunas, como el pack Audio III, son muy interesantes: por 2.750 euros se añaden la preinstalación del teléfono móvil, la radio con CD, el sistema de navegación y el control por voz.

LO MEJOR
LO PEOR

* Diseño
* Confort de marcha
* Motor poderoso

* Precio elevado
* El maletero podría ser mejor
* Rueda de repuesto de emergencia

Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=41348&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Saab 9-3 Sport Hatch Aero

A pesar de estar construido sobre la misma plataforma que utiliza el Vectra, este 9-3 Sport Hatch no ofrece, ni de lejos, las cotas de habitabilidad de su primo alemán. Esto se debe a su elegantísima carrocería, modelada con formas muy deportivas que, a fuerza de tensar las líneas y forzar las curvas, acaba por recortar bastante el espacio interior.

Así, es innegable la belleza que destila este Saab, tan musculoso y rotundo, macizo, con ese aspecto de purasangre listo para la largada. Pero también es innegable que el habitáculo no ofrece todo el espacio que se podría arrancar de esta plataforma, una merma que se nota sobre todo en las plazas traseras y el maletero, que se queda en 435 litros, lejos de los 530 que ofrece, por ejemplo, el Vectra.
Claro, es un familiar, y eso implica un estándar de comodidades que, hay que reconocerlo, el coche cumple. Pero sabiendo lo que han hecho en Opel con la misma idea, hay que lamentar la falta de centímetros.

<

p>Aún así, cinco adultos viajan confortablemente en este Sport Hatch, sobre todo los que van en los comodísimos asientos delanteros, que sujetan de maravilla y resultan mullidos y agradables.

Al volante, es muy sencillo encontrar rápidamente la postura idónea y, como suele suceder en los Saab, todos los mandos están cercanos, rodeando al conductor con esa particular apariencia de cabina de avión que siempre lucen estos coches suecos.
Una vez más contrastamos el buen tacto de los mandos, su precisión y, de no ser por el sobredimensionado volante, estaríamos hablando de un habitáculo de muy alto nivel en cuanto a confort y ergonomía.

<

p> En el “debe” hay que anotar algunos detalles que no acaban de convencernos, como el freno de mano, mal rematado y peor situado, o la rueda de repuesto, que es de emergencia. Son detalles menores, pero afean “la foto” de un coche que vale 42.220 euros.

Y esos deslucidos son una pena, porque el coche está presentado con nota muy alta. En este acabado Aero todo se ha pensado para destacar, desde la imponente estampa exterior hasta el último detalle del equipamiento.

Así, en su dotación mecánica, el Saab 9-3 Sport Hatch dispone de una batería de seis airbags, control de estabilidad y tracción, control de velocidad de crucero y llantas de 17 pulgadas... Una magnífica preparación para subrayar el apartado dinámico con elementos de seguridad de última generación.

<

p> Además, en el interior tampoco se han escatimado detalles. Destacan con luz propia la exquisita tapicería de cuero y tela, el sofisticado y completísimo ordenador de a bordo y el equipo de sonido, que de serie cuenta con lector de CD y mandos en el volante.

Después, Saab ofrece un enorme listado de opciones para adaptar el coche a las necesidades de cada cliente. Encarecen el precio final, sí, pero algunas, como el pack Audio III, son muy interesantes: por 2.750 euros se añaden la preinstalación del teléfono móvil, la radio con CD, el sistema de navegación y el control por voz.

LO MEJOR
LO PEOR

* Diseño
* Confort de marcha
* Motor poderoso

* Precio elevado
* El maletero podría ser mejor
* Rueda de repuesto de emergencia

Galería relacionada

Saab 9-3 Sport detalles

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...