Saab 9-3 Sport Hatch Aero

Con el 9-3 Sport Hatch, Saab trata de redefinir el tradicional concepto de coche familiar nórdico. Aúna en este wagon una estética muy agresiva, un motor imponente y un interior confortable y espacioso, idóneo para el viaje. Sin embargo, con 250 CV bajo el pedal de gas, nos habría gustado un comportamiento algo más atrevido.
-
Saab 9-3 Sport Hatch Aero
Saab 9-3 Sport Hatch Aero

Por un precio ligeramente más alto, Audi ofrece su A4 en carrocería Avant con el colosal motor 3.2 FSI de 255 CV. Además, lo ofrece con la tracción integral Quattro, la clásica de la casa, que aporta un plus de seguridad y agarre en circunstancias complicadas.
Por cotas de habitabilidad, el Saab 9-3 y el Audi A4 están a la par, con ligera ventaja en el habitáculo sueco, que es un poco más grande.
En acabados, el 9-3 ofrece un nivel más alto, con una estética más original, materiales muy buenos y mejores remates. Sin embargo, el A4 no se queda corto en este apartado. Un rival muy complicado.

Más caro que el Saab, el BMW 330d Touring disfruta de un magnífico motor de 3 litros que, a pesar de tener "sólo" 231 CV, se basta y se sobra para hacer frente a cualquier rival.
Sus prestaciones son brillantes y se equiparan a las del 9-3, que tiene un buen puñado de caballos más. Además, su chasis resulta bastante más deportivo y audaz que el del Saab, con lo que la ventaja en carretera se decanta por el coche alemán.
Su nivel de acabados es tan bueno como el de nuestro protagonista, si bien apuesta por un tono algo más deportivo y juvenil. En habitabilidad están parejos, aunque el BMW ofrece un poco más de maletero.

Los que busquen una opción más barata pueden recurrir al Mondeo Wagon en su variante ST, un espectacular acabado que incluye un motor de tres litros y 220 CV. Con este corazón, el Mondeo no le teme a ningún rival y alcanza prestaciones de primer nivel.
Dotado de un bastidor muy ágil y deportivo, el Mondeo no defraudará a los que quieran un coche con carácter y capacidad para afrontar las curvas.
Además, el coche de Ford aporta un maletero que gana, con diferencia, a todos los demás. A cambio, sus acabados y materiales son bastante más pobres.

Más caro, pero infinitamente más refinado, el Clase C familiar propone una alternativa para los que busquen un coche de más lujo y empaque.
El motor de tres litros V6 entrega 231 CV, cifra que permite alcanzar unas prestaciones algo peores que las del Saab, pero siempre brillantes.
En el interior, mucho más lujo, más confort, mejores acabados y más espacio para los ocupantes. Los materiales son mejores y la factura, también.
El maletero, además, supera al del Saab en capacidad.

Por bastante dinero menos de lo que cuesta el Saab 9-3, se puede optar al Opel Vectra SW que, en esta configuración OPC, comparte bastidor y motor con nuestro protagonista. Eso sí: el motor del Vectra va afinado para entragar cinco caballos más y llegar a los 255.
No sólo es más potente, sino que sus formas permiten configurar un maletero bastante mayor y, por tanto, mucho más capaz.
Donde pierde, sin duda, es en el nivel de acabados y en la exclusividad, valores fundamentales de la oferta de Saab. Sin embargo, si nos conformamos con un coche algo menos exclusivo, este poderoso familiar de Opel es una opción muy interesante.

Por un precio ligeramente más alto, Audi ofrece su A4 en carrocería Avant con el colosal motor 3.2 FSI de 255 CV. Además, lo ofrece con la tracción integral Quattro, la clásica de la casa, que aporta un plus de seguridad y agarre en circunstancias complicadas.
Por cotas de habitabilidad, el Saab 9-3 y el Audi A4 están a la par, con ligera ventaja en el habitáculo sueco, que es un poco más grande.
En acabados, el 9-3 ofrece un nivel más alto, con una estética más original, materiales muy buenos y mejores remates. Sin embargo, el A4 no se queda corto en este apartado. Un rival muy complicado.

Más caro que el Saab, el BMW 330d Touring disfruta de un magnífico motor de 3 litros que, a pesar de tener "sólo" 231 CV, se basta y se sobra para hacer frente a cualquier rival.
Sus prestaciones son brillantes y se equiparan a las del 9-3, que tiene un buen puñado de caballos más. Además, su chasis resulta bastante más deportivo y audaz que el del Saab, con lo que la ventaja en carretera se decanta por el coche alemán.
Su nivel de acabados es tan bueno como el de nuestro protagonista, si bien apuesta por un tono algo más deportivo y juvenil. En habitabilidad están parejos, aunque el BMW ofrece un poco más de maletero.

Los que busquen una opción más barata pueden recurrir al Mondeo Wagon en su variante ST, un espectacular acabado que incluye un motor de tres litros y 220 CV. Con este corazón, el Mondeo no le teme a ningún rival y alcanza prestaciones de primer nivel.
Dotado de un bastidor muy ágil y deportivo, el Mondeo no defraudará a los que quieran un coche con carácter y capacidad para afrontar las curvas.
Además, el coche de Ford aporta un maletero que gana, con diferencia, a todos los demás. A cambio, sus acabados y materiales son bastante más pobres.

Más caro, pero infinitamente más refinado, el Clase C familiar propone una alternativa para los que busquen un coche de más lujo y empaque.
El motor de tres litros V6 entrega 231 CV, cifra que permite alcanzar unas prestaciones algo peores que las del Saab, pero siempre brillantes.
En el interior, mucho más lujo, más confort, mejores acabados y más espacio para los ocupantes. Los materiales son mejores y la factura, también.
El maletero, además, supera al del Saab en capacidad.

Por bastante dinero menos de lo que cuesta el Saab 9-3, se puede optar al Opel Vectra SW que, en esta configuración OPC, comparte bastidor y motor con nuestro protagonista. Eso sí: el motor del Vectra va afinado para entragar cinco caballos más y llegar a los 255.
No sólo es más potente, sino que sus formas permiten configurar un maletero bastante mayor y, por tanto, mucho más capaz.
Donde pierde, sin duda, es en el nivel de acabados y en la exclusividad, valores fundamentales de la oferta de Saab. Sin embargo, si nos conformamos con un coche algo menos exclusivo, este poderoso familiar de Opel es una opción muy interesante.

Por un precio ligeramente más alto, Audi ofrece su A4 en carrocería Avant con el colosal motor 3.2 FSI de 255 CV. Además, lo ofrece con la tracción integral Quattro, la clásica de la casa, que aporta un plus de seguridad y agarre en circunstancias complicadas.
Por cotas de habitabilidad, el Saab 9-3 y el Audi A4 están a la par, con ligera ventaja en el habitáculo sueco, que es un poco más grande.
En acabados, el 9-3 ofrece un nivel más alto, con una estética más original, materiales muy buenos y mejores remates. Sin embargo, el A4 no se queda corto en este apartado. Un rival muy complicado.

Más caro que el Saab, el BMW 330d Touring disfruta de un magnífico motor de 3 litros que, a pesar de tener "sólo" 231 CV, se basta y se sobra para hacer frente a cualquier rival.
Sus prestaciones son brillantes y se equiparan a las del 9-3, que tiene un buen puñado de caballos más. Además, su chasis resulta bastante más deportivo y audaz que el del Saab, con lo que la ventaja en carretera se decanta por el coche alemán.
Su nivel de acabados es tan bueno como el de nuestro protagonista, si bien apuesta por un tono algo más deportivo y juvenil. En habitabilidad están parejos, aunque el BMW ofrece un poco más de maletero.

Los que busquen una opción más barata pueden recurrir al Mondeo Wagon en su variante ST, un espectacular acabado que incluye un motor de tres litros y 220 CV. Con este corazón, el Mondeo no le teme a ningún rival y alcanza prestaciones de primer nivel.
Dotado de un bastidor muy ágil y deportivo, el Mondeo no defraudará a los que quieran un coche con carácter y capacidad para afrontar las curvas.
Además, el coche de Ford aporta un maletero que gana, con diferencia, a todos los demás. A cambio, sus acabados y materiales son bastante más pobres.

Más caro, pero infinitamente más refinado, el Clase C familiar propone una alternativa para los que busquen un coche de más lujo y empaque.
El motor de tres litros V6 entrega 231 CV, cifra que permite alcanzar unas prestaciones algo peores que las del Saab, pero siempre brillantes.
En el interior, mucho más lujo, más confort, mejores acabados y más espacio para los ocupantes. Los materiales son mejores y la factura, también.
El maletero, además, supera al del Saab en capacidad.

Por bastante dinero menos de lo que cuesta el Saab 9-3, se puede optar al Opel Vectra SW que, en esta configuración OPC, comparte bastidor y motor con nuestro protagonista. Eso sí: el motor del Vectra va afinado para entragar cinco caballos más y llegar a los 255.
No sólo es más potente, sino que sus formas permiten configurar un maletero bastante mayor y, por tanto, mucho más capaz.
Donde pierde, sin duda, es en el nivel de acabados y en la exclusividad, valores fundamentales de la oferta de Saab. Sin embargo, si nos conformamos con un coche algo menos exclusivo, este poderoso familiar de Opel es una opción muy interesante.

Por un precio ligeramente más alto, Audi ofrece su A4 en carrocería Avant con el colosal motor 3.2 FSI de 255 CV. Además, lo ofrece con la tracción integral Quattro, la clásica de la casa, que aporta un plus de seguridad y agarre en circunstancias complicadas.
Por cotas de habitabilidad, el Saab 9-3 y el Audi A4 están a la par, con ligera ventaja en el habitáculo sueco, que es un poco más grande.
En acabados, el 9-3 ofrece un nivel más alto, con una estética más original, materiales muy buenos y mejores remates. Sin embargo, el A4 no se queda corto en este apartado. Un rival muy complicado.

Más caro que el Saab, el BMW 330d Touring disfruta de un magnífico motor de 3 litros que, a pesar de tener "sólo" 231 CV, se basta y se sobra para hacer frente a cualquier rival.
Sus prestaciones son brillantes y se equiparan a las del 9-3, que tiene un buen puñado de caballos más. Además, su chasis resulta bastante más deportivo y audaz que el del Saab, con lo que la ventaja en carretera se decanta por el coche alemán.
Su nivel de acabados es tan bueno como el de nuestro protagonista, si bien apuesta por un tono algo más deportivo y juvenil. En habitabilidad están parejos, aunque el BMW ofrece un poco más de maletero.

Los que busquen una opción más barata pueden recurrir al Mondeo Wagon en su variante ST, un espectacular acabado que incluye un motor de tres litros y 220 CV. Con este corazón, el Mondeo no le teme a ningún rival y alcanza prestaciones de primer nivel.
Dotado de un bastidor muy ágil y deportivo, el Mondeo no defraudará a los que quieran un coche con carácter y capacidad para afrontar las curvas.
Además, el coche de Ford aporta un maletero que gana, con diferencia, a todos los demás. A cambio, sus acabados y materiales son bastante más pobres.

Más caro, pero infinitamente más refinado, el Clase C familiar propone una alternativa para los que busquen un coche de más lujo y empaque.
El motor de tres litros V6 entrega 231 CV, cifra que permite alcanzar unas prestaciones algo peores que las del Saab, pero siempre brillantes.
En el interior, mucho más lujo, más confort, mejores acabados y más espacio para los ocupantes. Los materiales son mejores y la factura, también.
El maletero, además, supera al del Saab en capacidad.

Por bastante dinero menos de lo que cuesta el Saab 9-3, se puede optar al Opel Vectra SW que, en esta configuración OPC, comparte bastidor y motor con nuestro protagonista. Eso sí: el motor del Vectra va afinado para entragar cinco caballos más y llegar a los 255.
No sólo es más potente, sino que sus formas permiten configurar un maletero bastante mayor y, por tanto, mucho más capaz.
Donde pierde, sin duda, es en el nivel de acabados y en la exclusividad, valores fundamentales de la oferta de Saab. Sin embargo, si nos conformamos con un coche algo menos exclusivo, este poderoso familiar de Opel es una opción muy interesante.

Por un precio ligeramente más alto, Audi ofrece su A4 en carrocería Avant con el colosal motor 3.2 FSI de 255 CV. Además, lo ofrece con la tracción integral Quattro, la clásica de la casa, que aporta un plus de seguridad y agarre en circunstancias complicadas.
Por cotas de habitabilidad, el Saab 9-3 y el Audi A4 están a la par, con ligera ventaja en el habitáculo sueco, que es un poco más grande.
En acabados, el 9-3 ofrece un nivel más alto, con una estética más original, materiales muy buenos y mejores remates. Sin embargo, el A4 no se queda corto en este apartado. Un rival muy complicado.

Más caro que el Saab, el BMW 330d Touring disfruta de un magnífico motor de 3 litros que, a pesar de tener "sólo" 231 CV, se basta y se sobra para hacer frente a cualquier rival.
Sus prestaciones son brillantes y se equiparan a las del 9-3, que tiene un buen puñado de caballos más. Además, su chasis resulta bastante más deportivo y audaz que el del Saab, con lo que la ventaja en carretera se decanta por el coche alemán.
Su nivel de acabados es tan bueno como el de nuestro protagonista, si bien apuesta por un tono algo más deportivo y juvenil. En habitabilidad están parejos, aunque el BMW ofrece un poco más de maletero.

Los que busquen una opción más barata pueden recurrir al Mondeo Wagon en su variante ST, un espectacular acabado que incluye un motor de tres litros y 220 CV. Con este corazón, el Mondeo no le teme a ningún rival y alcanza prestaciones de primer nivel.
Dotado de un bastidor muy ágil y deportivo, el Mondeo no defraudará a los que quieran un coche con carácter y capacidad para afrontar las curvas.
Además, el coche de Ford aporta un maletero que gana, con diferencia, a todos los demás. A cambio, sus acabados y materiales son bastante más pobres.

Más caro, pero infinitamente más refinado, el Clase C familiar propone una alternativa para los que busquen un coche de más lujo y empaque.
El motor de tres litros V6 entrega 231 CV, cifra que permite alcanzar unas prestaciones algo peores que las del Saab, pero siempre brillantes.
En el interior, mucho más lujo, más confort, mejores acabados y más espacio para los ocupantes. Los materiales son mejores y la factura, también.
El maletero, además, supera al del Saab en capacidad.

Por bastante dinero menos de lo que cuesta el Saab 9-3, se puede optar al Opel Vectra SW que, en esta configuración OPC, comparte bastidor y motor con nuestro protagonista. Eso sí: el motor del Vectra va afinado para entragar cinco caballos más y llegar a los 255.
No sólo es más potente, sino que sus formas permiten configurar un maletero bastante mayor y, por tanto, mucho más capaz.
Donde pierde, sin duda, es en el nivel de acabados y en la exclusividad, valores fundamentales de la oferta de Saab. Sin embargo, si nos conformamos con un coche algo menos exclusivo, este poderoso familiar de Opel es una opción muy interesante.

Galería relacionada

Saab 9-3 Sport Hatch Aero

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...