Renault Scénic 1.6 Luxe Privilege

Mejorar lo bueno es siempre difícil, pero Renault tenía que hacerlo con la segunda generación de su Scénic. La primera entrega de este modelo fue un auténtico bombazo; inauguró el segmento de los monovolúmenes compactos, al que se han ido uniendo, con el tiempo, una salvaje competencia. Y es esta misma competencia y el inexorable paso de los años lo que ha “obligado” a la marca gala a realizar este Scénic II.
-
Renault Scénic 1.6 Luxe Privilege
Renault Scénic 1.6 Luxe Privilege

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

El Xsara Picasso es un viejo conocido dentro del segmento pero no por ello deja de perder su atractivo. Es un modelo que se beneficia de la política de descuentos de Citroën y de ser un automóvil que ofrece bastante habitabilidad interior. El consumo favorece al monovolumen de Renault, mientras que las prestaciones son muy parejas.

El modelo coreano es una alternativa barata al Scénic. No cuenta con el caché de la marca francesa, pero tiene, por un precio inferior, con un motor de 2 litros y más caballos que el protagonista de nuestra prueba. El Tacuma lleva ya varios años en el mercado y se nota en el interior, ya que no tiene tanta calidad en sus acabados. Al mismo tiempo, su comportamiento dinámico en zonas viradas es menos agradable a causa de la oscilación de su carrocería.

El Multiplá es, por el momento, el monovolumen más peculiar del segmento. Su configuración 3+3, tres asientos delante y tres asientos detrás, le confieren un plus de modularidad y la posibilidad de transportar hasta seis pasajeros. Esto se completa con un maletero de grandes dimensiones y un comportamiento dinámico muy aplomado Su única pega, si podemos llamarla así, es su diseño que, como poco, podemos calificarlo de diferente.

El menos modulable del grupo, el Premacy es un monovolumen clásico. Con este motor, de mayor cilindrada pero de menor potencia, ofrece unas prestaciones algo mejores que el Scénic, aunque con unos consumos algo superiores, Destaca lo bien acabado que está el coche y la necesidad de que completemos el equipamiento con extras, ya que de serie no viene muy equipado.

El Zafira cuenta como principal reclamo la posibilidad de configurar el habitáculo para que viajen siete personas, mediante la colocación de una tercera fila de asientos escamoteable. Su motor también es muy destacado, ya que le otorga unas prestaciones más que correctas. Su fundamentales “peros” son su veteranía en el mercado y unos acabados algo pobres para lo que estamos acostumbrados.

Muy cómodo de suspensiones, el Touran es el gran rival del Scénic. Posee unas prestaciones levemente mejores y un comportamiento casi calcado. El gran atractivo del Touran es el caché de la marca y la inevitable comparación con el Golf, uno de los modelos más apetecibles del mercado. Supera al Scénic en agrado de conducción en zonas viradas, gracias a una dirección con mejor tacto,

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...