Renault Modus 1.5 dCi 105

El Renault Modus, uno de los minimonovolúmenes más populares, incrementa su atractivo con la llegada de un motor Diesel de 105 CV. No obstante, el resultado no es tan brillante como esperábamos.
-
Renault Modus 1.5 dCi 105
Renault Modus 1.5 dCi 105
Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=12829&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Renault Modus

La gran novedad del Modus que estamos analizando es el propulsor, un 1.5 dCi que oficialmente ofrece una potencia de 105 CV y un par de 24,5 mkg a partir de 2.000 rpm. Este propulsor ya está presente en la gama Renault con diferentes niveles de potencia (70, 85 y 100 CV) y ahora llega al Modus consiguiendo exprimir hasta 105 CV. La incorporación de inyectores piezoeléctricos ha provocado que aumente la eficiencia de esta mecánica y que logre superar la normativa en materia de contaminación Euro IV, que acaba de entrar en vigor el 1 de enero de 2006.

En nuestro banco de potencia, esta mecánica ha alcanzado casi los 113 CV y ha superado los 25 mkg, aunque en un nivel de revoluciones superior al anunciado (2.680 frente a 2.000 rpm). Es este dato muy significativo porque cuando hemos conducido este Modus 1.5 dCi de 105 CV ha quedado patente su ausencia de bajos, lo que provoca que tengamos que ir por ciudad pisando el acelerador con firmeza para mantenerlo por encima de las 2.000 rpm y recurriendo constantemente a la palanca de cambios.

La aerodinámica de este coche es bastante mala y no juega para nada a favor del Modus. Esto, unido a un motor de escasa cilindrada, provoca que las prestaciones no sean muy destacadas, por debajo de lo esperado para un modelo de este tamaño y con una potencia que supera los 100 CV. Las cifras de recuperación tampoco son muy brillantes, al igual que las de aceleración, por lo que hay que recurrir a “lanzar” el coche y conseguir mantener los cruceros, que no son muy elevados (140-150 km/h a lo sumo). Además, al menor repecho, hay que echar mano de la palanca de cambios y reducir una o dos marchas.

El consumo es algo superior a la media del segmento, lo que también es en parte culpa del diseño poco aerodinámico. Oficialmente, en el ciclo combinado gasta 4,7 litros a los 100 km, pero nuestras mediciones, en condiciones normales de circulación, elevan esa cifra hasta los 6,2 l/100 km.

Lo que sí nos ha gustado es su comportamiento dinámico, pues es bastante cómodo de suspensiones en ciudad y a ritmos medios. A velocidades elevadas y en zonas viradas, la tibieza de las mismas causa que la sensación de control no sea tan buena. Mientras que no vayamos al límite, el Modus muestra un comportamiento bastante franco y predecible, sin que podamos adjudicarle ninguna pega notable. Sí que es molesto el ruido aerodinámico que se genera y que provoca una sensación desagradable cuando viajamos a velocidades altas.

Además, los frenos funcionan con bastante eficacia, haciendo que las distancias de frenado sean las mejores de la categoría. Sin embargo, el tacto de este elemento es mejorable, pues los frenos son demasiado bruscos en el comienzo del recorrido del pedal y luego hay que pisar con mayor firmeza para lograr detener a este Modus, algo que nos desconcierta un poco y a lo que hay que acostumbrarse.

Este segmento de los mini monovolúmenes no es precisamente muy barato, en nuestra opinión, pues casi todos los modelos rondan los 18.000 euros. En este sentido, el Modus no es una excepción, pues su precio de tarifa roza los antiguos tres millones de pesetas. Comparado con sus rivales, se sitúa en un término medio, aunque las diferencias son casi imperceptibles, 1.000 euros arriba y abajo.

Por los 16.200 euros que cuesta el Modus 1.5 dCi de 105 CV Confort Dinamique, el modelo de Renault cuenta con un equipamiento de seguridad correcto, con airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina y ABS, aunque echamos de menos el siempre recomendable control de estabilidad (opcional junto al de tracción por 610 euros). Entre el resto de elementos de serie destacan el climatizador, el radio CD, el sensor de lluvia, las llantas de aleación, el encendido automático de faros y el ordenador de a bordo. La lista de opciones es bastante larga, y en ella no faltan, por ejemplo, el sistema de navegación (1.010 euros), los faros de xenón (610 euros), el portón de doble apertura (310 euros), el control de velocidad de crucero (150) o la pintura metalizada (310).

Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=12829&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Renault Modus

La gran novedad del Modus que estamos analizando es el propulsor, un 1.5 dCi que oficialmente ofrece una potencia de 105 CV y un par de 24,5 mkg a partir de 2.000 rpm. Este propulsor ya está presente en la gama Renault con diferentes niveles de potencia (70, 85 y 100 CV) y ahora llega al Modus consiguiendo exprimir hasta 105 CV. La incorporación de inyectores piezoeléctricos ha provocado que aumente la eficiencia de esta mecánica y que logre superar la normativa en materia de contaminación Euro IV, que acaba de entrar en vigor el 1 de enero de 2006.

En nuestro banco de potencia, esta mecánica ha alcanzado casi los 113 CV y ha superado los 25 mkg, aunque en un nivel de revoluciones superior al anunciado (2.680 frente a 2.000 rpm). Es este dato muy significativo porque cuando hemos conducido este Modus 1.5 dCi de 105 CV ha quedado patente su ausencia de bajos, lo que provoca que tengamos que ir por ciudad pisando el acelerador con firmeza para mantenerlo por encima de las 2.000 rpm y recurriendo constantemente a la palanca de cambios.

La aerodinámica de este coche es bastante mala y no juega para nada a favor del Modus. Esto, unido a un motor de escasa cilindrada, provoca que las prestaciones no sean muy destacadas, por debajo de lo esperado para un modelo de este tamaño y con una potencia que supera los 100 CV. Las cifras de recuperación tampoco son muy brillantes, al igual que las de aceleración, por lo que hay que recurrir a “lanzar” el coche y conseguir mantener los cruceros, que no son muy elevados (140-150 km/h a lo sumo). Además, al menor repecho, hay que echar mano de la palanca de cambios y reducir una o dos marchas.

El consumo es algo superior a la media del segmento, lo que también es en parte culpa del diseño poco aerodinámico. Oficialmente, en el ciclo combinado gasta 4,7 litros a los 100 km, pero nuestras mediciones, en condiciones normales de circulación, elevan esa cifra hasta los 6,2 l/100 km.

Lo que sí nos ha gustado es su comportamiento dinámico, pues es bastante cómodo de suspensiones en ciudad y a ritmos medios. A velocidades elevadas y en zonas viradas, la tibieza de las mismas causa que la sensación de control no sea tan buena. Mientras que no vayamos al límite, el Modus muestra un comportamiento bastante franco y predecible, sin que podamos adjudicarle ninguna pega notable. Sí que es molesto el ruido aerodinámico que se genera y que provoca una sensación desagradable cuando viajamos a velocidades altas.

Además, los frenos funcionan con bastante eficacia, haciendo que las distancias de frenado sean las mejores de la categoría. Sin embargo, el tacto de este elemento es mejorable, pues los frenos son demasiado bruscos en el comienzo del recorrido del pedal y luego hay que pisar con mayor firmeza para lograr detener a este Modus, algo que nos desconcierta un poco y a lo que hay que acostumbrarse.

Este segmento de los mini monovolúmenes no es precisamente muy barato, en nuestra opinión, pues casi todos los modelos rondan los 18.000 euros. En este sentido, el Modus no es una excepción, pues su precio de tarifa roza los antiguos tres millones de pesetas. Comparado con sus rivales, se sitúa en un término medio, aunque las diferencias son casi imperceptibles, 1.000 euros arriba y abajo.

Por los 16.200 euros que cuesta el Modus 1.5 dCi de 105 CV Confort Dinamique, el modelo de Renault cuenta con un equipamiento de seguridad correcto, con airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina y ABS, aunque echamos de menos el siempre recomendable control de estabilidad (opcional junto al de tracción por 610 euros). Entre el resto de elementos de serie destacan el climatizador, el radio CD, el sensor de lluvia, las llantas de aleación, el encendido automático de faros y el ordenador de a bordo. La lista de opciones es bastante larga, y en ella no faltan, por ejemplo, el sistema de navegación (1.010 euros), los faros de xenón (610 euros), el portón de doble apertura (310 euros), el control de velocidad de crucero (150) o la pintura metalizada (310).

Galería relacionada

Renault Modus dCi 105 CV

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...