Renault Mégane II 1.5 dCi

En Renault están convencidos de que esta versión del Mégane, la motorizada con el 1.5 dCi, va a ser, con mucho, la más vendida. La experiencia de este motor les avala, lo mismo que el mercado, cada vez más invadido por el Diesel. Sin embargo, con esta mecánica, el Mégane está lejos de las cotas de eficacia que consigue con otras. Por decirlo rápido y duro, el motor se queda pequeño.
-
Renault Mégane II 1.5 dCi
Renault Mégane II 1.5 dCi

El Stilo monta el 1.9 JTD pero desprovisto del intercooler y la sofisticada gestión electrónica que suele acompañara a este motor, con lo que su potencia se ve limitada a sólo 80 CV. Con lo que pesa este compacto, y con lo que da de sí el bastidor, se nos antoja un motor algo escaso, aunque no es así, porque, en realidad, los 80 CV nominales se vuelven 90 reales. El resultado es un rival de muy buen comportamiento. .

El Nissan Almera 1.5 dCi es, claramente, un clon del Mégane. Lleva el mismo motor y depende de la alianza Nissan-Renault, con lo que el comportamiento debería estar muy cercano al del coche que hemos probado. En cambio, el Almera se mueve bastante mejor que su primo francés. Donde no le iguala es en la habitabilidad de las plazas traseras.

El Opel Astra 1.7 DTI entrega 75 CV, con lo que, en teoría, está un poco en desventaja, pese a que el motor tiene mayor cilindrada que el del Mégane. Esto se nota en las prestaciones, que no son nada brillantes. A cambio, tiene el mejor precio de todos los rivales, con menos de 14.000 euros, descuentos incluidos. Aunque está en la fase final de su vida comercial, esta versión del Astra seguro que se lleva a muchos convencidos por el precio. En cambio, su estética empieza a estar demasiado vista.

El 307 HDI 1.4 ofrece, con una cilindrada un poco menor, 10 CV nominales menos que el Renault. La verdad es que también se descompensa un poco la potencia con el peso del coche, pero se mueve con diginidad. No es un coche para correr, aunque tampoco es muy lento, y tiene a su favor la suavidad y el agrado de los motores HDI de PSA. Por diseño y modernidad, es el rival más duro para el Mégane.

El Stilo monta el 1.9 JTD pero desprovisto del intercooler y la sofisticada gestión electrónica que suele acompañara a este motor, con lo que su potencia se ve limitada a sólo 80 CV. Con lo que pesa este compacto, y con lo que da de sí el bastidor, se nos antoja un motor algo escaso, aunque no es así, porque, en realidad, los 80 CV nominales se vuelven 90 reales. El resultado es un rival de muy buen comportamiento. .

El Nissan Almera 1.5 dCi es, claramente, un clon del Mégane. Lleva el mismo motor y depende de la alianza Nissan-Renault, con lo que el comportamiento debería estar muy cercano al del coche que hemos probado. En cambio, el Almera se mueve bastante mejor que su primo francés. Donde no le iguala es en la habitabilidad de las plazas traseras.

El Opel Astra 1.7 DTI entrega 75 CV, con lo que, en teoría, está un poco en desventaja, pese a que el motor tiene mayor cilindrada que el del Mégane. Esto se nota en las prestaciones, que no son nada brillantes. A cambio, tiene el mejor precio de todos los rivales, con menos de 14.000 euros, descuentos incluidos. Aunque está en la fase final de su vida comercial, esta versión del Astra seguro que se lleva a muchos convencidos por el precio. En cambio, su estética empieza a estar demasiado vista.

El 307 HDI 1.4 ofrece, con una cilindrada un poco menor, 10 CV nominales menos que el Renault. La verdad es que también se descompensa un poco la potencia con el peso del coche, pero se mueve con diginidad. No es un coche para correr, aunque tampoco es muy lento, y tiene a su favor la suavidad y el agrado de los motores HDI de PSA. Por diseño y modernidad, es el rival más duro para el Mégane.

El Stilo monta el 1.9 JTD pero desprovisto del intercooler y la sofisticada gestión electrónica que suele acompañara a este motor, con lo que su potencia se ve limitada a sólo 80 CV. Con lo que pesa este compacto, y con lo que da de sí el bastidor, se nos antoja un motor algo escaso, aunque no es así, porque, en realidad, los 80 CV nominales se vuelven 90 reales. El resultado es un rival de muy buen comportamiento. .

El Nissan Almera 1.5 dCi es, claramente, un clon del Mégane. Lleva el mismo motor y depende de la alianza Nissan-Renault, con lo que el comportamiento debería estar muy cercano al del coche que hemos probado. En cambio, el Almera se mueve bastante mejor que su primo francés. Donde no le iguala es en la habitabilidad de las plazas traseras.

El Opel Astra 1.7 DTI entrega 75 CV, con lo que, en teoría, está un poco en desventaja, pese a que el motor tiene mayor cilindrada que el del Mégane. Esto se nota en las prestaciones, que no son nada brillantes. A cambio, tiene el mejor precio de todos los rivales, con menos de 14.000 euros, descuentos incluidos. Aunque está en la fase final de su vida comercial, esta versión del Astra seguro que se lleva a muchos convencidos por el precio. En cambio, su estética empieza a estar demasiado vista.

El 307 HDI 1.4 ofrece, con una cilindrada un poco menor, 10 CV nominales menos que el Renault. La verdad es que también se descompensa un poco la potencia con el peso del coche, pero se mueve con diginidad. No es un coche para correr, aunque tampoco es muy lento, y tiene a su favor la suavidad y el agrado de los motores HDI de PSA. Por diseño y modernidad, es el rival más duro para el Mégane.

El Stilo monta el 1.9 JTD pero desprovisto del intercooler y la sofisticada gestión electrónica que suele acompañara a este motor, con lo que su potencia se ve limitada a sólo 80 CV. Con lo que pesa este compacto, y con lo que da de sí el bastidor, se nos antoja un motor algo escaso, aunque no es así, porque, en realidad, los 80 CV nominales se vuelven 90 reales. El resultado es un rival de muy buen comportamiento. .

El Nissan Almera 1.5 dCi es, claramente, un clon del Mégane. Lleva el mismo motor y depende de la alianza Nissan-Renault, con lo que el comportamiento debería estar muy cercano al del coche que hemos probado. En cambio, el Almera se mueve bastante mejor que su primo francés. Donde no le iguala es en la habitabilidad de las plazas traseras.

El Opel Astra 1.7 DTI entrega 75 CV, con lo que, en teoría, está un poco en desventaja, pese a que el motor tiene mayor cilindrada que el del Mégane. Esto se nota en las prestaciones, que no son nada brillantes. A cambio, tiene el mejor precio de todos los rivales, con menos de 14.000 euros, descuentos incluidos. Aunque está en la fase final de su vida comercial, esta versión del Astra seguro que se lleva a muchos convencidos por el precio. En cambio, su estética empieza a estar demasiado vista.

El 307 HDI 1.4 ofrece, con una cilindrada un poco menor, 10 CV nominales menos que el Renault. La verdad es que también se descompensa un poco la potencia con el peso del coche, pero se mueve con diginidad. No es un coche para correr, aunque tampoco es muy lento, y tiene a su favor la suavidad y el agrado de los motores HDI de PSA. Por diseño y modernidad, es el rival más duro para el Mégane.

Galería relacionada

Renault Mégane II 1.5 dCi

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...