Renault Mégane 1.9 dCi 3p

Que un coche se adelante a la mayoría de las demandas y necesidades de un conductor era ciencia ficción hasta hace bien poco. Con el Mégane, Renault lo ha conseguido; no es extraño que sea el superventas en España.
Autopista -
Renault Mégane 1.9 dCi 3p
Renault Mégane 1.9 dCi 3p
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=47450&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Renault Mégane 1.9 dCi

La mecánica que monta este Mégane también ha sido actualizada. Se trata de la cuarta evolución del propulsor Diesel turboalimentado de 1,9 litros de cilindrada que, ahora, además de cumplir con las normas medioambientales Euro IV, anuncia una potencia oficial de 130 CV.

No es un motor nuevo. De hecho, la base de esta mecánica llegó al mercado hace seis años. En aquel momento se montaba en el Laguna y rendía 105 CV de potencia. Tras diferentes evoluciones en las que se incorporaron el common rail y los turbos de geometría convencional, primero, y variable, después, se llega a este propulsor que anuncia 130 CV en la ficha técnica oficial, pero que, en realidad, ha desarrollado 147 CV a 3.730 rpm en nuestro banco de rodillos. Los ingenieros de Renault lo han retocado para adaptarlo a la Euro IV y para exprimirle 10 CV más con respecto a la generación anterior: el resultado es muy satisfactorio.

Este potente motor, asociado a una transmisión manual de seis velocidades, en la que las relaciones del cambio han sido ajustadas para conseguir unos desarrollos adecuados para favorecer las prestaciones y el consumo, forma un conjunto muy loable. Para controlar el consumo, la quinta y la sexta marcha son más largas.

  Mégane dCi
Mégane 2.0 T
9,52 km/h
8,3 km/h
16,78 km/h
15,4 km/h
25,16 km/h
22,5 km/h
35,32 km/h
29,1 km/h
45,55 km/h
35,0 km/h
55,58 km/h
42,1 km/h

Ya te hemos hablado de la potencia y de los desarrollos del cambio, pero, ¿qué hay del par motor? Nos sorprende la entrega del mismo a lo largo del cuentarrevoluciones (de manera más homogénea, eso sí, entre 2.000 y 3.000 rpm) y nos impresiona el dato de par máximo: 34,11 mkg a bajas vueltas (2.030 para ser exactos).

El Mégane dCi acelera de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, según los datos recogidos por nuestro equipo de mediciones. Renault aseguraba que su modelo era más lento: 10,5 segundos.

Uno de los aspectos que más nos ha gustado de este Mégane es su comportamiendo dinámico. Gracias a unas firmes suspensiones, a una dirección cuyo tacto ha mejorado mucho respecto al que ya conocíamos y a un chasis bien concebido, podemos esperar (y recibimos) del Mégane un comportamiento noble.

La velocidad de paso por curva es elevada, la carrocería apenas se balancea y la firmeza de las suspensiones nos transmite una sensación de seguridad muy agradable. Además, es un coche sencillo de conducir: la dirección ha mejorado, ya lo hemos dicho, y ahora nos aporta mayor confianza. Estos ingredientes hacen de él un vehículo divertido de conducir.

<

p> Para apoyar el conjunto, unos frenos eficaces y un pedal de freno que obedece al instante cualquier insinuación del pie derecho por muy leve que ésta sea. Pese a que los datos de frenada recogidos por nuestro Centro Técnico no destacan sobremanera el comportamiento del Mégane con respecto a otros vehículos de la categoría, nosotros hemos comprobado su eficacia y, como ocurría con el comportamiento dinámico, nos aportan un destacable plus de seguridad.

<

p> A velocidad de crucero entre 110 y 130 km/h, obtenemos unos consumos muy satisfactorios. Según ha registrado nuestro Centro Técnico, consume 6,8 litros a 100 km de media. En ciudad, el gasto de combustible se eleva hasta los 8,5 litros a los 100 km, mientras que en recorridos extraurbanos, dependiendo de la velocidad media, ronda los cinco o seis litros.

Nuestro Centro Técnico somete a los vehículos a unas exigentes pruebas de sonoridad, es decir, el nivel de ruido que llega al interior del habitáculo y su "calidad" (lo molesto que resulta).
Según estas mediciones, el Mégane es un vehículo bastante silencioso. Los valores registrados se encuentran en la media y por debajo de los emitidos por otros coches de su categoría. Sin embargo, nos ha parecido ruidoso, sobre todo cuando la mecánica está fría. Sí, suele ocurrir con los Diesel, pero en este caso pasa y, además, desentona en un conjunto tan cuidado como lo es éste.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=47450&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Renault Mégane 1.9 dCi

La mecánica que monta este Mégane también ha sido actualizada. Se trata de la cuarta evolución del propulsor Diesel turboalimentado de 1,9 litros de cilindrada que, ahora, además de cumplir con las normas medioambientales Euro IV, anuncia una potencia oficial de 130 CV.

No es un motor nuevo. De hecho, la base de esta mecánica llegó al mercado hace seis años. En aquel momento se montaba en el Laguna y rendía 105 CV de potencia. Tras diferentes evoluciones en las que se incorporaron el common rail y los turbos de geometría convencional, primero, y variable, después, se llega a este propulsor que anuncia 130 CV en la ficha técnica oficial, pero que, en realidad, ha desarrollado 147 CV a 3.730 rpm en nuestro banco de rodillos. Los ingenieros de Renault lo han retocado para adaptarlo a la Euro IV y para exprimirle 10 CV más con respecto a la generación anterior: el resultado es muy satisfactorio.

Este potente motor, asociado a una transmisión manual de seis velocidades, en la que las relaciones del cambio han sido ajustadas para conseguir unos desarrollos adecuados para favorecer las prestaciones y el consumo, forma un conjunto muy loable. Para controlar el consumo, la quinta y la sexta marcha son más largas.

  Mégane dCi
Mégane 2.0 T
9,52 km/h
8,3 km/h
16,78 km/h
15,4 km/h
25,16 km/h
22,5 km/h
35,32 km/h
29,1 km/h
45,55 km/h
35,0 km/h
55,58 km/h
42,1 km/h

Ya te hemos hablado de la potencia y de los desarrollos del cambio, pero, ¿qué hay del par motor? Nos sorprende la entrega del mismo a lo largo del cuentarrevoluciones (de manera más homogénea, eso sí, entre 2.000 y 3.000 rpm) y nos impresiona el dato de par máximo: 34,11 mkg a bajas vueltas (2.030 para ser exactos).

El Mégane dCi acelera de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, según los datos recogidos por nuestro equipo de mediciones. Renault aseguraba que su modelo era más lento: 10,5 segundos.

Uno de los aspectos que más nos ha gustado de este Mégane es su comportamiendo dinámico. Gracias a unas firmes suspensiones, a una dirección cuyo tacto ha mejorado mucho respecto al que ya conocíamos y a un chasis bien concebido, podemos esperar (y recibimos) del Mégane un comportamiento noble.

La velocidad de paso por curva es elevada, la carrocería apenas se balancea y la firmeza de las suspensiones nos transmite una sensación de seguridad muy agradable. Además, es un coche sencillo de conducir: la dirección ha mejorado, ya lo hemos dicho, y ahora nos aporta mayor confianza. Estos ingredientes hacen de él un vehículo divertido de conducir.

<

p> Para apoyar el conjunto, unos frenos eficaces y un pedal de freno que obedece al instante cualquier insinuación del pie derecho por muy leve que ésta sea. Pese a que los datos de frenada recogidos por nuestro Centro Técnico no destacan sobremanera el comportamiento del Mégane con respecto a otros vehículos de la categoría, nosotros hemos comprobado su eficacia y, como ocurría con el comportamiento dinámico, nos aportan un destacable plus de seguridad.

<

p> A velocidad de crucero entre 110 y 130 km/h, obtenemos unos consumos muy satisfactorios. Según ha registrado nuestro Centro Técnico, consume 6,8 litros a 100 km de media. En ciudad, el gasto de combustible se eleva hasta los 8,5 litros a los 100 km, mientras que en recorridos extraurbanos, dependiendo de la velocidad media, ronda los cinco o seis litros.

Nuestro Centro Técnico somete a los vehículos a unas exigentes pruebas de sonoridad, es decir, el nivel de ruido que llega al interior del habitáculo y su "calidad" (lo molesto que resulta).
Según estas mediciones, el Mégane es un vehículo bastante silencioso. Los valores registrados se encuentran en la media y por debajo de los emitidos por otros coches de su categoría. Sin embargo, nos ha parecido ruidoso, sobre todo cuando la mecánica está fría. Sí, suele ocurrir con los Diesel, pero en este caso pasa y, además, desentona en un conjunto tan cuidado como lo es éste.

Galería relacionada

Renault Mégane dCi exterior

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...