Renault Laguna 2.0 dCi Privilege

¿Será verdad lo que dice Renault sobre su nuevo Laguna? La marca se refiere a su berlina como un coche que ofrece sensaciones de coche “premium” y en el que se puede llegar a disfrutar del “placer de pilotaje”.
-
Renault Laguna 2.0 dCi Privilege
Renault Laguna 2.0 dCi Privilege

A simple vista nada haría sospechar que el nuevo Laguna emplea la misma plataforma que el anterior, ya que solamente su perfil de dos volúmenes y medio guarda alguna similitud con el modelo precedente. No obstante, prácticamente todo ha sido revisado y convenientemente puesto al día, e incluso las dimensiones han ganado algunos centímetros siguiendo la moda del mercado. La distancia entre ejes ha aumentado 10 mm, al igual que la longitud (9,5 cm) y la anchura (3,6 cm). Ha crecido, sí, pero no excesivamente, y lo ha hecho sin que el peso se resienta, lo que demuestra gran mérito por parte de Renault. Para ello se han rediseñado algunas partes. La estructura es 15 kg más pesada a causa del aumento de tamaño, pero se ha modificado para poder ahorrar unos 20 kg de acero. Cada pieza cuenta en el difícil camino de la reducción de peso, por eso se han utilizado tornillos de cabeza hueca para las ruedas, que ahorran 700 gramos, bujes y brazos de suspensión 450 gramos más ligeros, materiales fonoabsorbentes optimizados (3 kg menos), y hasta respaldos de los asientos delanteros más finos...

En el habitáculo se aprecia aire fresco en lo que suele ser la línea típica de Renault. En la consola central hay mandos con un diseño inédito y que resultan más funcionales e intuitivos. Los instrumentos están muy bien integrados en el nuevo Laguna, además presentan un aspecto atractivo y moderno. Todo resulta sencillo de utilizar, desde el climatizador hasta la reproducción de archivos MP3. En las versiones con navegador —como es el caso de nuestra unidad de pruebas— se sacrifica el único hueco portaobjetos de la consola central —aparte del cenicero— para ubicar en él los controles del sistema, de manera que para dejar las llaves o el móvil hay que recurrir al pequeño cofre que hay bajo el apoyabrazos, que cuenta con una toma de corriente y ranuras para sujetar CD’s, o a las bolsas laterales de las puertas, que son algo justas. A cambio hay una generosa guantera principal refrigerada de 9,2 litros, en la que se puede instalar opcionalmente una entrada de sonido minijack o el dispositivo Audio Connexion Box, al que se conectan todo tipo de dispositivos portátiles, aunque no está disponible para todas las versiones.

El climatizador ha recibido mejoras, funciona muy bien y dispone de tres modos de actuación para adaptarse a las necesidades de cada momento: Soft, Auto y Fast. Además cuenta con filtro de carbón activo y en caso de detectar partículas nocivas se conecta la recirculación instantáneamente. También tiene en cuenta la lluvia, para evitar el empañado de los cristales, así como la incidencia del sol sobre ambos lados de la carrocería, gracias a dos sensores en el parabrisas (antes sólo tenía uno).

Además del mayor tamaño del conjunto, los respaldos delanteros más delgados también contribuyen a incrementar la habitabilidad en el interior. Lo malo de estos nuevos respaldos es que son tan planos como una silla de oficina y, por otro lado, proporcionan poca sujeción lateral. A pesar de todo, la postura de conducción es prácticamente perfecta y bastante cómoda gracias a los múltiples reglajes disponibles, tanto de volante como de asiento. Sólo se echa en falta la posibilidad de inclinar la banqueta. Mandos y pedales tienen buen tacto, y el cambio es suave y preciso como en su antecesor.

Por otra parte, la visibilidad es buena, aunque en maniobras de aparcamiento se agradece el sensor de proximidad trasero, que es de serie, ya que la altura del portón dificulta un poco la visión de objetos cercanos. El acabado Privilege de nuestra unidad incluye faros bi-xenón direccionales, que logran muy buena iluminación. También tiene luces de día, configurables desde el ordenador de viaje, así como pilotos de posición traseros y de freno de tipo LED. No lleva, sin embargo, luces interiores ambientales.

A simple vista nada haría sospechar que el nuevo Laguna emplea la misma plataforma que el anterior, ya que solamente su perfil de dos volúmenes y medio guarda alguna similitud con el modelo precedente. No obstante, prácticamente todo ha sido revisado y convenientemente puesto al día, e incluso las dimensiones han ganado algunos centímetros siguiendo la moda del mercado. La distancia entre ejes ha aumentado 10 mm, al igual que la longitud (9,5 cm) y la anchura (3,6 cm). Ha crecido, sí, pero no excesivamente, y lo ha hecho sin que el peso se resienta, lo que demuestra gran mérito por parte de Renault. Para ello se han rediseñado algunas partes. La estructura es 15 kg más pesada a causa del aumento de tamaño, pero se ha modificado para poder ahorrar unos 20 kg de acero. Cada pieza cuenta en el difícil camino de la reducción de peso, por eso se han utilizado tornillos de cabeza hueca para las ruedas, que ahorran 700 gramos, bujes y brazos de suspensión 450 gramos más ligeros, materiales fonoabsorbentes optimizados (3 kg menos), y hasta respaldos de los asientos delanteros más finos...

En el habitáculo se aprecia aire fresco en lo que suele ser la línea típica de Renault. En la consola central hay mandos con un diseño inédito y que resultan más funcionales e intuitivos. Los instrumentos están muy bien integrados en el nuevo Laguna, además presentan un aspecto atractivo y moderno. Todo resulta sencillo de utilizar, desde el climatizador hasta la reproducción de archivos MP3. En las versiones con navegador —como es el caso de nuestra unidad de pruebas— se sacrifica el único hueco portaobjetos de la consola central —aparte del cenicero— para ubicar en él los controles del sistema, de manera que para dejar las llaves o el móvil hay que recurrir al pequeño cofre que hay bajo el apoyabrazos, que cuenta con una toma de corriente y ranuras para sujetar CD’s, o a las bolsas laterales de las puertas, que son algo justas. A cambio hay una generosa guantera principal refrigerada de 9,2 litros, en la que se puede instalar opcionalmente una entrada de sonido minijack o el dispositivo Audio Connexion Box, al que se conectan todo tipo de dispositivos portátiles, aunque no está disponible para todas las versiones.

El climatizador ha recibido mejoras, funciona muy bien y dispone de tres modos de actuación para adaptarse a las necesidades de cada momento: Soft, Auto y Fast. Además cuenta con filtro de carbón activo y en caso de detectar partículas nocivas se conecta la recirculación instantáneamente. También tiene en cuenta la lluvia, para evitar el empañado de los cristales, así como la incidencia del sol sobre ambos lados de la carrocería, gracias a dos sensores en el parabrisas (antes sólo tenía uno).

Además del mayor tamaño del conjunto, los respaldos delanteros más delgados también contribuyen a incrementar la habitabilidad en el interior. Lo malo de estos nuevos respaldos es que son tan planos como una silla de oficina y, por otro lado, proporcionan poca sujeción lateral. A pesar de todo, la postura de conducción es prácticamente perfecta y bastante cómoda gracias a los múltiples reglajes disponibles, tanto de volante como de asiento. Sólo se echa en falta la posibilidad de inclinar la banqueta. Mandos y pedales tienen buen tacto, y el cambio es suave y preciso como en su antecesor.

Por otra parte, la visibilidad es buena, aunque en maniobras de aparcamiento se agradece el sensor de proximidad trasero, que es de serie, ya que la altura del portón dificulta un poco la visión de objetos cercanos. El acabado Privilege de nuestra unidad incluye faros bi-xenón direccionales, que logran muy buena iluminación. También tiene luces de día, configurables desde el ordenador de viaje, así como pilotos de posición traseros y de freno de tipo LED. No lleva, sin embargo, luces interiores ambientales.

Galería relacionada

laguna_av

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...