Renault Laguna 2.2 dCi Initiale

La evolución que estamos conociendo en las mecánicas Diesel de última generación parece no tener límites. Día a día vamos descubriendo nuevos avances tecnológicos que permiten mejorar las cifras de potencia y par de los motores, a la vez que son más limpios, silenciosos, económicos. Este es el caso del propulsor 2.2 Renault, montado inicialmente en el Espace de anterior generación y evolucionado con una nueva gestión electrónica, un intercooler de mayores dimensiones y un turbocompresor de geometría variable. El resultado, 150 CV, 33 mkg a 2.000 rpm y un consumo mixto de 6,3 l/100 km.
-
Renault Laguna 2.2 dCi Initiale
Renault Laguna 2.2 dCi Initiale

No hay duda sobre las virtudes del BMW 320d. Con similar cifra de potencia, el modelo alemán transmite una calidad y un placer de conducción difícilmente superable por sus rivales. La propulsión sigue siendo un plus para los amantes de la conducción deportiva. Sus prestaciones se encuentran entre las mejores de la categoría, siendo el que mejor acelera de todos ellos. Aunque el interior es algo básico y no muy grande, destaca por su calidad de acabados.

Este recién llegado va a poner las cosas difíciles a los modelos de la competencia. Con un precio bien afinado y una magnífica realización interior, el modelo japonés obtiene unas prestaciones más discretas, pues sólo anuncia 136 CV, frente a los 150 o más de sus competidores. A cambio, proporciona un comportamiento muy bueno y una conducción placentera en cualquier tipo de trazado.

Su configuración de seis cilindros en V y su mayor cilindrada le otorgan unas prestaciones espectaculares. Pero es en la zona de medio régimen donde se logra un rendimiento mejor, pues acusa falta de potencia a bajo régimen y se deja sentir el mayor peso del conjunto. Su interior está muy bien realizado y es el que ofrece mayor capacidad para los ocupantes y muy buen maletero.

El modelo sueco también destaca por su magnífica presentación interior y buen equipamiento. La llegada del motor D5 ha supuesto un importante paso adelante en la gama, pues con sus cinco cilindros y 163 CV es una de las opciones más potentes del mercado. Su funcionamiento es extremadamente suave y agradable, logra unas prestaciones muy satisfactorias con unos consumos contenidos y su precio lo hace muy recomendable.

No hay duda sobre las virtudes del BMW 320d. Con similar cifra de potencia, el modelo alemán transmite una calidad y un placer de conducción difícilmente superable por sus rivales. La propulsión sigue siendo un plus para los amantes de la conducción deportiva. Sus prestaciones se encuentran entre las mejores de la categoría, siendo el que mejor acelera de todos ellos. Aunque el interior es algo básico y no muy grande, destaca por su calidad de acabados.

Este recién llegado va a poner las cosas difíciles a los modelos de la competencia. Con un precio bien afinado y una magnífica realización interior, el modelo japonés obtiene unas prestaciones más discretas, pues sólo anuncia 136 CV, frente a los 150 o más de sus competidores. A cambio, proporciona un comportamiento muy bueno y una conducción placentera en cualquier tipo de trazado.

Su configuración de seis cilindros en V y su mayor cilindrada le otorgan unas prestaciones espectaculares. Pero es en la zona de medio régimen donde se logra un rendimiento mejor, pues acusa falta de potencia a bajo régimen y se deja sentir el mayor peso del conjunto. Su interior está muy bien realizado y es el que ofrece mayor capacidad para los ocupantes y muy buen maletero.

El modelo sueco también destaca por su magnífica presentación interior y buen equipamiento. La llegada del motor D5 ha supuesto un importante paso adelante en la gama, pues con sus cinco cilindros y 163 CV es una de las opciones más potentes del mercado. Su funcionamiento es extremadamente suave y agradable, logra unas prestaciones muy satisfactorias con unos consumos contenidos y su precio lo hace muy recomendable.

No hay duda sobre las virtudes del BMW 320d. Con similar cifra de potencia, el modelo alemán transmite una calidad y un placer de conducción difícilmente superable por sus rivales. La propulsión sigue siendo un plus para los amantes de la conducción deportiva. Sus prestaciones se encuentran entre las mejores de la categoría, siendo el que mejor acelera de todos ellos. Aunque el interior es algo básico y no muy grande, destaca por su calidad de acabados.

Este recién llegado va a poner las cosas difíciles a los modelos de la competencia. Con un precio bien afinado y una magnífica realización interior, el modelo japonés obtiene unas prestaciones más discretas, pues sólo anuncia 136 CV, frente a los 150 o más de sus competidores. A cambio, proporciona un comportamiento muy bueno y una conducción placentera en cualquier tipo de trazado.

Su configuración de seis cilindros en V y su mayor cilindrada le otorgan unas prestaciones espectaculares. Pero es en la zona de medio régimen donde se logra un rendimiento mejor, pues acusa falta de potencia a bajo régimen y se deja sentir el mayor peso del conjunto. Su interior está muy bien realizado y es el que ofrece mayor capacidad para los ocupantes y muy buen maletero.

El modelo sueco también destaca por su magnífica presentación interior y buen equipamiento. La llegada del motor D5 ha supuesto un importante paso adelante en la gama, pues con sus cinco cilindros y 163 CV es una de las opciones más potentes del mercado. Su funcionamiento es extremadamente suave y agradable, logra unas prestaciones muy satisfactorias con unos consumos contenidos y su precio lo hace muy recomendable.

No hay duda sobre las virtudes del BMW 320d. Con similar cifra de potencia, el modelo alemán transmite una calidad y un placer de conducción difícilmente superable por sus rivales. La propulsión sigue siendo un plus para los amantes de la conducción deportiva. Sus prestaciones se encuentran entre las mejores de la categoría, siendo el que mejor acelera de todos ellos. Aunque el interior es algo básico y no muy grande, destaca por su calidad de acabados.

Este recién llegado va a poner las cosas difíciles a los modelos de la competencia. Con un precio bien afinado y una magnífica realización interior, el modelo japonés obtiene unas prestaciones más discretas, pues sólo anuncia 136 CV, frente a los 150 o más de sus competidores. A cambio, proporciona un comportamiento muy bueno y una conducción placentera en cualquier tipo de trazado.

Su configuración de seis cilindros en V y su mayor cilindrada le otorgan unas prestaciones espectaculares. Pero es en la zona de medio régimen donde se logra un rendimiento mejor, pues acusa falta de potencia a bajo régimen y se deja sentir el mayor peso del conjunto. Su interior está muy bien realizado y es el que ofrece mayor capacidad para los ocupantes y muy buen maletero.

El modelo sueco también destaca por su magnífica presentación interior y buen equipamiento. La llegada del motor D5 ha supuesto un importante paso adelante en la gama, pues con sus cinco cilindros y 163 CV es una de las opciones más potentes del mercado. Su funcionamiento es extremadamente suave y agradable, logra unas prestaciones muy satisfactorias con unos consumos contenidos y su precio lo hace muy recomendable.

Galería relacionada

Renault Laguna 2.2 dCi

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...