Renault Grand Espace 2.0 dCi Privilege

La versión larga de la carrocería Espace logra, con un nuevo motor Diesel, un equilibrio difícilmente igualable en el mercado actual de los monovolúmenes de gran tamaño. Este dos litros, solvente y contundente en la respuesta gracias a sus 175 CV, resulta, además, silencioso y relativamente económico. La marca francesa se ha anotado un tanto que vale un lugar destacado en la división de honor del mercado.
-
Renault Grand Espace 2.0 dCi Privilege
Renault Grand Espace 2.0 dCi Privilege
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=56246&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Renault Grand Espace 2.0 dCi

De partida, toda la gama, cuenta con doble avisador de olvido del cinturón de seguridad para conductor y acompañante, 8 airbags, anclajes Isofix, cinturones de seguridad de tres puntos equipados con pretensores, que son dobles en los asientos delanteros, y reposacabezas de adulto adaptables a niño en las plazas traseras. También, de serie, dispone de los novedosos faros bidireccionales de xenón, capaces de seguir la trayectoria del vehículo, ya que están sincronizados con el giro del volante. Su haz de luz se extiende en el sentido de la curva que describe el vehículo y funcionan a partir de los 7 km/h. Por último, toda la familia Grand Espace incluye ayuda de emergencia a la frenada asociada al ABS y control de subviraje acoplado al ESP como útiles elementos de seguridad.

La versión probada llevaba el acabado Privilege, por el que hay que desembolsar 43.250 euros, y que, incluye embellecedores, llantas, tapicerías y molduras exclusivas, y sistema trasero de ayuda al aparcamiento, cuyas virtudes pueden ampliarse con la incorporación de sensores delanteros, por un precio de 211 euros.

Asimismo, incorporaba un conjunto de elementos opcionales de los que ya hemos hecho alguna extensa relación como el sistema de comunicación IT Systems, el techo practicable eléctricamente, la útil luneta trasera abatible o los mandos integrados en el volante. Junto a ellos, sensores de lluvia y de luminosidad, viseras quitasol extensibles y el sistema de control de la presión de los neumáticos terminan por convertir al Grand Espace en un vehículo con dotación Premium, eso sí, a costa de incrementar el precio del 2.0 dCi por encima de los 50.000 euros.

Si uno está dispuesto a equipar a este monovolumen a todo tren, recomendamos la terminación Initiale, reservada para las gamas altas de Renault. Contiene la mayoría de los elementos considerados como opción en el acabado Privilege – a excepción del techo solar practicable eléctricamente y el sensor de aparcamiento delantero- con un incremento de precio sensiblemente inferior a lo que costaría incorporar estos extras uno por uno: 47.350 euros. Para quien el lujo sea accesorio, el acabado Dynamique permite abaratar un tanto el acceso a este motor de 175 CV: 41.350 euros

Anteriormente, comentábamos que la gama Espace mantenía su espíritu inalterado, que tan buenos resultados comerciales le ha dado a Renault. El envoltorio, es decir, la imagen, tampoco ha sufrido radicales modificaciones con el correr de los años. Tan sólo pequeñas actualizaciones para modernizar su aspecto y que, en el caso que nos ocupa, se centran en un nuevo diseño frontal en el que los grupos ópticos cobran mayor preponderancia y en el que la calandra recibe la forma en V invertida que caracteriza a las últimas realizaciones de la marca. La incorporación de nuevos juegos de llantas y un restyling de los pilotos traseros completan la renovación estética.

Un motor superior debe animar a un modelo de calidad superior. Esa es la filosofía aplicada por Renault a esta versión del Grand Espace, equipada con todo lujo de detalles y con la más novedosa tecnología de la marca. De todas las variantes mecánicas de la gama es la más cara, a excepción del motor de gasolina 3.5 V6, que además está disponible única y exclusivamente en el acabado Initiale. Son, repetimos, 43.250 euros (aunque el acabado Dynamique reduce en 1.900 euros el precio final del conjunto), un precio que, en el mercado de los monovolúmenes resulta desorbitado.

Efectivamente, no hay ninguna realización en el mercado salvo el Chrysler Grand Voyager, que se aproxime, ni de lejos al precio del Grand Espace 2.0 dCi. Pero es que no hay ningún rival en el mercado que conjugue el refinamiento mecánica y la calidad interna de la manera que lo hace esta versión del monovolumen de la marca francesa.

LO MEJOR
LO PEOR

* Motor refinado y silencioso
* Calidad de rodadura
* Vida a bordo

* Visibilidad trasera
* Tercera fila de asientos no escamoteable
* Botón del control de crucero oculto

Galería relacionada

Renault_Gr_Espace_1

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...