Renault Clio Grand Tour

Además de mantener inalteradas las buenas cualidades dinámicas del polivalente francés, el Clio Grand Tour aporta un 50 por ciento más de maletero, todo un ejemplo de practicidad que engrosará una categoría poco profusa.
-
Renault Clio Grand Tour
Renault Clio Grand Tour

El segmento de los pequeños familiares no es muy extenso, ya que únicamente se compone de dos modelos significativos, el Skoda Fabia Combi y el Peugeot 207 SW. Renault se une a este grupo con la intención de ofrecer una versión más polivalente de su Clio, ya que el Grand Tour mejora considerablemente la capacidad de carga. El alargamiento del voladizo trasero en 216 milímetros se traduce en un incremento de maletero de 150 litros, es decir, llega hasta los 439. Es una cifra generosa teniendo en cuenta las contenidas dimensiones de la carrocería, que se planta en unos contenidos 4,2 metros.

En el interior casi no hay cambios, de hecho las cotas de habitabilidad no varían. Abatiendo los asientos traseros, que son de tipo 60/40, se consigue una capacidad de carga de 1.277 litros. El sistema para hacerlo es sencillo, primero se pliegan las baquetas y luego los respaldos, de forma que queda una superficie de carga muy plana gracias al doble suelo que eleva ligeramente el piso del maletero —situándolo casi al mismo nivel que el de los respaldos abatidos—, y bajo el cual se guarda la bandeja que cubre el portaequipajes. El mecanismo da sensación de calidad, además los anclajes de los cinturones quedan fijos y no hay que recolocarlos una vez que se vuelven a habilitar las plazas posteriores. Tampoco es necesario extraer los reposacabezas.

En España únicamente se comercializará con acabados Authentique y Dynamique, a partir del 15 de febrero, y por el momento con motorizaciones Diesel 1.5 dCi de 70, 85 y 105 CV, y gasolina 1.2 de 75 CV y 1.2 TCE (Turbo Control Efficiency), de 100 CV. Posteriormente se lanzará un 1.6 16v con cambio automático. En cuanto a comportamiento, hay pocas diferencias con el modelo del que deriva. Parte de una base buena, con la distancia entre ejes inalterada y con las mismas suspensiones, pero se ha adaptado el diámetro de las barras estabilizadoras delanteras, pasando de 20 a 21 milímetros. La eficacia a la hora de abordar curvas y un nivel de confort muy logrado siguen siendo sus principales virtudes. Los precios oscilarán entre los 13.677 euros del 1.2 de gasolina con acabado básico, y los 18.890 euros del 1.5 dCi de 105 CV –único con 6 marchas- con terminación Dynamique, a los que habrá que restar el descuento oficial de la marca, aún sin determinar.

El segmento de los pequeños familiares no es muy extenso, ya que únicamente se compone de dos modelos significativos, el Skoda Fabia Combi y el Peugeot 207 SW. Renault se une a este grupo con la intención de ofrecer una versión más polivalente de su Clio, ya que el Grand Tour mejora considerablemente la capacidad de carga. El alargamiento del voladizo trasero en 216 milímetros se traduce en un incremento de maletero de 150 litros, es decir, llega hasta los 439. Es una cifra generosa teniendo en cuenta las contenidas dimensiones de la carrocería, que se planta en unos contenidos 4,2 metros.

En el interior casi no hay cambios, de hecho las cotas de habitabilidad no varían. Abatiendo los asientos traseros, que son de tipo 60/40, se consigue una capacidad de carga de 1.277 litros. El sistema para hacerlo es sencillo, primero se pliegan las baquetas y luego los respaldos, de forma que queda una superficie de carga muy plana gracias al doble suelo que eleva ligeramente el piso del maletero —situándolo casi al mismo nivel que el de los respaldos abatidos—, y bajo el cual se guarda la bandeja que cubre el portaequipajes. El mecanismo da sensación de calidad, además los anclajes de los cinturones quedan fijos y no hay que recolocarlos una vez que se vuelven a habilitar las plazas posteriores. Tampoco es necesario extraer los reposacabezas.

En España únicamente se comercializará con acabados Authentique y Dynamique, a partir del 15 de febrero, y por el momento con motorizaciones Diesel 1.5 dCi de 70, 85 y 105 CV, y gasolina 1.2 de 75 CV y 1.2 TCE (Turbo Control Efficiency), de 100 CV. Posteriormente se lanzará un 1.6 16v con cambio automático. En cuanto a comportamiento, hay pocas diferencias con el modelo del que deriva. Parte de una base buena, con la distancia entre ejes inalterada y con las mismas suspensiones, pero se ha adaptado el diámetro de las barras estabilizadoras delanteras, pasando de 20 a 21 milímetros. La eficacia a la hora de abordar curvas y un nivel de confort muy logrado siguen siendo sus principales virtudes. Los precios oscilarán entre los 13.677 euros del 1.2 de gasolina con acabado básico, y los 18.890 euros del 1.5 dCi de 105 CV –único con 6 marchas- con terminación Dynamique, a los que habrá que restar el descuento oficial de la marca, aún sin determinar.

El segmento de los pequeños familiares no es muy extenso, ya que únicamente se compone de dos modelos significativos, el Skoda Fabia Combi y el Peugeot 207 SW. Renault se une a este grupo con la intención de ofrecer una versión más polivalente de su Clio, ya que el Grand Tour mejora considerablemente la capacidad de carga. El alargamiento del voladizo trasero en 216 milímetros se traduce en un incremento de maletero de 150 litros, es decir, llega hasta los 439. Es una cifra generosa teniendo en cuenta las contenidas dimensiones de la carrocería, que se planta en unos contenidos 4,2 metros.

En el interior casi no hay cambios, de hecho las cotas de habitabilidad no varían. Abatiendo los asientos traseros, que son de tipo 60/40, se consigue una capacidad de carga de 1.277 litros. El sistema para hacerlo es sencillo, primero se pliegan las baquetas y luego los respaldos, de forma que queda una superficie de carga muy plana gracias al doble suelo que eleva ligeramente el piso del maletero —situándolo casi al mismo nivel que el de los respaldos abatidos—, y bajo el cual se guarda la bandeja que cubre el portaequipajes. El mecanismo da sensación de calidad, además los anclajes de los cinturones quedan fijos y no hay que recolocarlos una vez que se vuelven a habilitar las plazas posteriores. Tampoco es necesario extraer los reposacabezas.

En España únicamente se comercializará con acabados Authentique y Dynamique, a partir del 15 de febrero, y por el momento con motorizaciones Diesel 1.5 dCi de 70, 85 y 105 CV, y gasolina 1.2 de 75 CV y 1.2 TCE (Turbo Control Efficiency), de 100 CV. Posteriormente se lanzará un 1.6 16v con cambio automático. En cuanto a comportamiento, hay pocas diferencias con el modelo del que deriva. Parte de una base buena, con la distancia entre ejes inalterada y con las mismas suspensiones, pero se ha adaptado el diámetro de las barras estabilizadoras delanteras, pasando de 20 a 21 milímetros. La eficacia a la hora de abordar curvas y un nivel de confort muy logrado siguen siendo sus principales virtudes. Los precios oscilarán entre los 13.677 euros del 1.2 de gasolina con acabado básico, y los 18.890 euros del 1.5 dCi de 105 CV –único con 6 marchas- con terminación Dynamique, a los que habrá que restar el descuento oficial de la marca, aún sin determinar.

El segmento de los pequeños familiares no es muy extenso, ya que únicamente se compone de dos modelos significativos, el Skoda Fabia Combi y el Peugeot 207 SW. Renault se une a este grupo con la intención de ofrecer una versión más polivalente de su Clio, ya que el Grand Tour mejora considerablemente la capacidad de carga. El alargamiento del voladizo trasero en 216 milímetros se traduce en un incremento de maletero de 150 litros, es decir, llega hasta los 439. Es una cifra generosa teniendo en cuenta las contenidas dimensiones de la carrocería, que se planta en unos contenidos 4,2 metros.

En el interior casi no hay cambios, de hecho las cotas de habitabilidad no varían. Abatiendo los asientos traseros, que son de tipo 60/40, se consigue una capacidad de carga de 1.277 litros. El sistema para hacerlo es sencillo, primero se pliegan las baquetas y luego los respaldos, de forma que queda una superficie de carga muy plana gracias al doble suelo que eleva ligeramente el piso del maletero —situándolo casi al mismo nivel que el de los respaldos abatidos—, y bajo el cual se guarda la bandeja que cubre el portaequipajes. El mecanismo da sensación de calidad, además los anclajes de los cinturones quedan fijos y no hay que recolocarlos una vez que se vuelven a habilitar las plazas posteriores. Tampoco es necesario extraer los reposacabezas.

En España únicamente se comercializará con acabados Authentique y Dynamique, a partir del 15 de febrero, y por el momento con motorizaciones Diesel 1.5 dCi de 70, 85 y 105 CV, y gasolina 1.2 de 75 CV y 1.2 TCE (Turbo Control Efficiency), de 100 CV. Posteriormente se lanzará un 1.6 16v con cambio automático. En cuanto a comportamiento, hay pocas diferencias con el modelo del que deriva. Parte de una base buena, con la distancia entre ejes inalterada y con las mismas suspensiones, pero se ha adaptado el diámetro de las barras estabilizadoras delanteras, pasando de 20 a 21 milímetros. La eficacia a la hora de abordar curvas y un nivel de confort muy logrado siguen siendo sus principales virtudes. Los precios oscilarán entre los 13.677 euros del 1.2 de gasolina con acabado básico, y los 18.890 euros del 1.5 dCi de 105 CV –único con 6 marchas- con terminación Dynamique, a los que habrá que restar el descuento oficial de la marca, aún sin determinar.

Galería relacionada

Renault Clio Grand Tour

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...