Publicidad

Renault Mégane 1.6 dCi

Gasta muy poco y corre, dos cualidades que se combinan con un comportamiento muy eficaz. Resultado: un coche muy racional, pero con cierto encanto deportivo.
-
Renault Mégane 1.6 dCi
Renault Mégane 1.6 dCi

Los motores de 1,6 litros de cilindrada se están definiendo como los nuevos protagonistas dentro del mundo de los turbodiésel. Sin dejar de lado una más que aceptable solvencia dinámica, su cubicaje logra un buen compromiso a la hora de conseguir eficiencia, y prueba de ello es el consumo obtenido por nuestro Centro Técnico con este Mégane: 5,1 l/100 km de media. Hace unos años esta cifra habría sido exclusiva de modelos de enfoque claramente "eco", los cuales en su gran mayoría requerían una gran implicación por parte del conductor y una considerable pérdida de agrado de uso, pero esta vez es diferente. Se trata de un coche normal, ubicado en la parte media de la gama, con 133 CV y nada menos que 33,7 mkg de par según nuestro banco de potencia. No renuncia a unas buenas prestaciones ni a un comportamiento de primer orden, y tampoco a un nivel de equipamiento de lo más completo. ¿Dónde está el truco? Como ya viene siendo habitual, está dotado de ciertos periféricos inteligentes, entre ellos alternador desacoplable y bomba de aceite de caudal variable, y cuenta también con un sistema Stop/Start de funcionamiento muy correcto que conserva la asistencia de la dirección eléctrica cuando el motor está parado. También los desarrollos del cambio, sin ser excesivamente largos —la 6ª es de casi 52 km/h a 1.000 vueltas— consiguen mantener a raya los consumos en carretera de esta ya de por sí eficiente mecánica.

Su sonido y refinamiento están a la altura de otros dCi del fabricante francés y, respecto a su agrado de uso, hay que renunciar a la solvencia desde prácticamente el ralentí a la que nos han acostumbrado otras mecánicas de última generación, sin ir más lejos el 1.9 dCi de 130 CV al que sustituye. En este caso los bajos son algo débiles, ya que el grueso de su potencia se hace esperar hasta unas 1.700-2.000 vueltas, y su generosa contundencia una vez alcanzado dicho régimen es en parte responsable, debido al contraste, de incrementar la sensación de que por debajo hay poco empuje. Superado dicho régimen es un motor muy prestacional, con respuesta muy inmediata y buena capacidad para estirar hasta 4.000 vueltas sin pereza alguna, haciendo de este Renault Mégane un coche muy dinámico si nos lo proponemos. Por otro lado, incluso realizando una conducción rápida, el consumo se mantiene a unos niveles muy contenidos.

BUENAS MANERAS. La puesta a punto del bastidor acompaña al destacable rendimiento mecánico. Dirección relativamente incisiva y cambios de apoyo bastante rápidos gracias a una carrocería muy sujeta se combinan con un alto margen de agarre que permite un paso por curva muy ágil. El Renault Mégane se encuentra a gusto en trazados sinuosos, es reactivo a nuestras órdenes, predecible y con un comportamiento que da confianza, lo que invita a subir el ritmo y a exprimir su motor en busca de diversión al volante, cosa que el ESP, no desconectable por encima de 50 km/h pero poco intrusivo, permite hasta cierto punto manteniendo un alto grado de seguridad. Su tarado es eficaz y consigue evitar pérdidas de motricidad a la salida de curvas cerradas sin dejar el coche "clavado", lo que denota un meticuloso trabajo de desarrollo. También los frenos cumplen brillantemente su labor, aunque, llegado el momento, si el trato está siendo demasiado exigente, la fatiga puede aparecer de forma repentina. Esto, más que dejar en evidencia al equipo de frenado, dice mucho del motor. 

Es un coche que gustará a quienes busquen dinamismo, sin embargo el confort de uso queda ligeramente empañado por el accionamiento de algún mando. Hablamos del cambio, concretamente del embrague, ya que su poco tacto y su retorno, más duro de lo que nos gustaría, dificulta su perfecta dosificación en arrancadas, de modo que muchas veces aceleramos más de la cuenta. Por lo demás, y salvo porque el espacio para las plazas traseras no es de los más amplios de su segmento, es un coche que cuida a sus pasajeros —sobre todo al conductor— con un alto nivel de equipamiento, ya que el motor 1.6 dCi sólo está disponible en combinación con los dos acabados superiores, Dynamique y Privilège. De ellos, nuestra unidad incorporaba el segundo, en el que prácticamente todo es de serie. Como novedad, está dotado de dispositivo Visio System, que consiste en una cámara ubicada en el parabrisas, por delante del retrovisor interior, que posibilita las funciones de luces largas automáticas y el aviso de salida involuntaria de carril. Más interesante es el navegador, que muestra detallada información de tráfico en tiempo real, calcula el tiempo que nos hará perder un atasco y brinda rutas alternativas, o la cámara de marcha atrás. Tampoco faltan climatizador bizona con recirculación automática y sensor de calidad del aire, ni la ya conocida tarjeta "manos libres" de apertura de puertas y arranque sin llave. Esta última hace que el coche se apague si abrimos la puerta y nos bajamos una vez que el sistema Stop/Start ha detenido el motor, lo que nos evita, tras aparcar, tener que preocuparnos de pulsar el botón de arranque/parada. Todos estos pequeños detalles hacen la vida a bordo más fácil.

En definitiva, es un modelo que tiene todos los elementos necesarios para gustar, y su agrado de uso crece a medida que lo usas y te acostumbras a él, a pesar de la mencionada forma de entregar la potencia, tan contundente una vez que el turbo comienza a soplar con fuerza que puede dejar en evidencia a unos bajos no tan satisfactorios. En cualquier caso, nada de especial importancia dada su contenida cilindrada. Quizá la postura de conducción sea más criticable, pues cuesta encontrar una regulación del asiento en relación a los pedales y al volante que encaje con las preferencias de todo el mundo, aunque al final se consigue un buen compromiso. Estamos ante uno de los Mégane más equilibrados de su gama, un modelo a tener en cuenta cuyo motor dará que hablar.   

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Galería relacionada

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV