Renault Mégane 2.0 dCi 160 CV

En la sabana de ejemplares deportivos, este nuevo Renault Mégane 2.0 dCi aspira a pasar desapercibido, a no dejar rastro. Sin embargo, no es uno más: con 160 CV, es el Diesel más potente del actual compacto más vendido. Como una gacela, lo suyo es la zancada y la elegante velocidad. Y, aun sin agresividad estética, también con puesta a punto de chasis para la ocasión.
-
Renault Mégane 2.0 dCi 160 CV
Renault Mégane 2.0 dCi 160 CV

No hay huella alguna de signo deportivo... al menos a la vista. Ni siglas FR o GTD, como en Seat León y VW Golf, respectivamente. Ni siquiera el apelativo Super Sport que viste ya al Fiat Bravo. En Renault también han huido de alerones, faldones o difusores. En definitiva, de cualquier detalle que personalice a la recién estrenada versión tope de gama Diesel de la última generación del atractivo Renault Mégane. Y recalcamos de nueva generación, porque de su predecesor sí existía una variante Sport dCi con todo tipo de aditamentos. De hecho, ha seguido comercializándose y, aunque con 175 CV ha sido la variante de gasóleo más potente del compacto, no quiere decir que la más efectiva.

Ahora llega esta nueva versión, con el mismo bloque anterior 2.0 dCi, dotado de turbo de geometría variable y modernos inyectores piezoeléctricos, pero esta vez con 160 CV -rebajados además a 150 en caso de elegirse con cambio automático-, aunque un superior rendimiento.

Algo puntiagudo en su respuesta, la entrada del turbo tarda un poco en llegar en este 2.0 dCi, pero una vez que ha cogido inercia (ya en torno a 2.000 rpm) proporciona un gran par y, por tanto, muy buenas prestaciones. Resulta entonces muy progresivo y estira mucho, hasta casi 5.100 rpm, mejorando en todo momento la entrega del anterior Renault Mégane dCi Sport, aunque no al Fiat Bravo 2.0 Multijet 165 CV, por concepción su mayor rival: es hasta cuatro décimas más rápido en aceleración. No así, en cambio, en reaceleraciones, donde gracias a los ajustados desarrollos de su cambio manual de 6 relaciones (impecables para su carácter), el Renault Mégane obtiene fantásticas recuperaciones y adelantamientos en carretera, más rápidos incluso que los de todo un VW Golf GTD o Seat León FR, ambos con motor 2.0 TDI de 170 CV.

Además, este Renault Mégane 2.0 dCi no gasta excesivo combustible (6,9 l/100 km de media en nuestros recorridos), un consumo hasta 0,3 l/100 km inferior al del rival Fiat Bravo. ¿Tan buen rendimiento como para plantear su compra frente al actual Renault Mégane 1.9 dCi de 130 CV? Difícil, porque aun no tan refinado, cuesta 2.000 euros menos y obtiene ya grandes prestaciones con mínimo consumo, un litro inferior. Eso sí, el nuevo Renault Mégane dCi 160 CV oculta más armas...

Y es que no todo es velocidad; este Renault Mégane 2.0 dCi también afina su puesta a punto. Si con poquito el optimizado bastidor de la actual generación mejora mucho ya al anterior, con 1,5 centímetros más de batalla y casi 4 cm más de anchura de vías, aquí además adopta el mismo chasis Sport que emplean ya la versión gasolina más potente (TCE de 180 CV) y los nuevos Renault Mégane Coupé.

En la práctica, este chasis Sport supone muelles que oponen hasta un 19 por ciento más de resistencia, amortiguadores más duros en extensión y compresión, centro de gravedad rebajado en 12 milímetros, frenos sobredimensionados y anchos neumáticos 225/45 en llanta de 17 pulgadas.

El resultado es un Renault Mégane de gran comportamiento, con trayectorias sólidas y muy buen agarre en apoyos exigentes, pero siempre sin renunciar a un confort de rodadura que ya marca a la última generación del compacto. No será el más ágil de la categoría (ahí está, por ejemplo, el Seat León), pero su equilibrio es excelente. Y también la confianza que genera en el conductor. Mención especial merece aquí su dirección, revisada y por fin muestra de precisión y rapidez.

Sólo algunas pérdidas de motricidad en fuerte aceleración restan ligeramente dinamismo a este Renault Mégane 2.0 dCi. Por lo demás, muy buena la calidad percibida, donde si bien no enamora el tacto inicial de algunos mandos -cambio y pedales-, termina por convencer con el paso de los días. También el agradable puesto de conducción y el gran maletero, aunque no tanto una habitabilidad trasera algo justa en su segmento.

Este nuevo Renault Mégane 2.0 dCi de 160 CV llega al mercado con dos posibles acabados, los más lujosos Dynamique y Privilege, todos con 8 airbags, ESP, climatizador bizona o sensor de luces y lluvia de serie. En definitiva, Renault amplía, sin ostentaciones, la gama Diesel de su modelo estrella. Y lo hace con la versión más exclusiva, un dCi 160 CV de buenas prestaciones y ajustado consumo. Llega sin hacer ruido, pero con el que se puede ir muy rápido y cómodo, a precio competitivo.

  • Motor y prestaciones
  • Confort de marcha
  • Maletero
  • Espacio piernas trasero
  • Tacto de mandos principales
  • Rueda de repuesto de emergencia

Galería relacionada

Renault Mégane 2.0 dCi 160 CV

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Dos de los jugadores españoles de baloncesto en la NBA ponen a prueba el Kia Stinger ...

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...