Renault Mégane 1.5 dCi 105 CV

Ser un superventas no es fácil, pero el Mégane lo consigue con multitud de argumentos. Esta versión Diesel de 105 CV los aglutina y suma confort de marcha y consumo reducido.
-
Renault Mégane 1.5 dCi 105 CV
Renault Mégane 1.5 dCi 105 CV

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Es quizás el rival más fuerte que tiene el Mégane si nos centramos en el apartado del precio y los equipamientos. Su coste de tarifa es 5 euros superior al del compacto de Renault y su dotación de serie parece casi calcada, con alguna salvedad climatizador por ESP. En cuanto a las prestaciones, son también muy parecidas, con una ligera ventaja para el Citroën.

Ford ha incorporado un motor de bastante veteranía, como es el 1.8 TDCI de 115 CV, en el Focus con el fin de arañar ventas a sus rivales de menor potencia con el reclamo publicitario de mayor caballaje. No obstante, las prestaciones no le acompañan, pues no es más rápido que sus rivales y su consumo superior. Eso sí, es uno de los que dinámicamente nos gusta más en el segmento, con un comportamiento aplomado y con un punto de deportividad.

La versión de tres puertas del Astra, denominada GTC, ha sido muy bien recibida por el público, sobre todo el joven, gracias a su diseño netamente deportivo. Pero la estética no es la única virtud del Astra: tiene un comportamiento muy bueno –sobre todo si optamos por el opcional chasis ISD Plus- y unos frenos excelentes. No obstante, en cuanto a prestaciones, este 1.7 CDTI no está en las primeras posiciones del segmento.

El compacto de Peugeot lo tiene todo. Ofrece mayor espacio a los pasajeros de las plazas traseras, más capacidad de maletero, un motor de superior potencia, con mejores prestaciones y un consumo inferior… y encima más barato que el Mégane. Sólo la estética y el dinamismo –nos gusta más el confort del Mégane- pueden decantar la eleccion hacia el modelo de Peugeot.

El León también está en la horquilla de precios del Mégane, aunque, en el caso del modelo español, se consigue gracias a un equipamiento de serie menos completo. Respecto al Mégane ofrece a los ocupantes mayor cantidad de centímetros, aunque menor anchura, y más maletero. Las prestaciones de este TDI también son mejores y dinámicamente nos encanta, aunque, por calidad de rodadura y silencio mos agrada más el compacto de la marca gala.

Si valoramos la imagen de marca o, simplemente, nos gusta más el Golf, existe una versión de acceso que podemos adquirir por unos 1.700 euros más que el Mégane. Eso sí, nos llevamos una variante de equipamiento bastante básico, aunque, no hay que olvidar, con control de estabilidad de serie. El Golf es muy parecido al Mégane en cuanto a facilidad de conducción, pero ofrece mejores sensaciones al volante y más espacio para las piernas en las plazas traseras.

Galería relacionada

Renault Mégane dCi

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...