Renault Clio

Ni es una nueva generación, ni revolucionará con sus novedades el competitivo segmento de los utilitarios. Sin embargo, actualizado en imagen, en acabados y en puesta a punto, la renovada familia Renault Clio se afianza como una de las propuestas más atractivas y completas del mercado. A destacar la nueva versión deportiva GT de una gama ya a la venta desde 10.350 €.
-
Renault Clio
Renault Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que me subí al actual Renault Clio RS. Fue en el verano de 2006 por el corto, pero divertidísimo, Circuito de Braga, en Portugal. ¡Cómo me impresionó! Ágil y potentísimo, allí descubrimos esta pequeña máquina deportiva de 200 CV sin parangón de precisión en el segmento. Tres años después, no podía dejar escapar la oportunidad: mismo escenario, mismas siglas… pero nueva generación rácing. ¿Será capaz de elevar todavía más el listón?

Y es que, junto a la nueva gama Renault Clio, los ingenieros de Renault Sport han afinado también un paso más sus declinaciones más deportivas. Obviamente, toman la nueva imagen de gama, con el renovado frontal y ambiente interior, y siguen ensanchando sus vías hasta 50 mm. Pero, en esta ocasión, los cambios son aún más profundos.

Por fuera se mantienen sus extractores de aire o difusores, pero ahora interviene una nueva lámina aerodinámica delantera tipo F1 para anunciar una mayor reducción del SCx. Tampoco falta una nueva doble salida de escape trasera por donde ruge al acelerar su conocido propulsor 2.0 16v, revisado ahora con una nueva culata de mayor permeabilidad, un decalador del árbol de levas continuamente variable a la admisión y una nueva puesta a punto de la gestión. El resultado son 200 CV a 7.100 rpm (con un rendimiento de 100 CV por litro de cilindrada), con un par motor de 22,0 mkg a 5.400 rpm, pero con valores hasta un 20 por ciento superiores respecto a su predecesor por debajo de 3.000 rpm. Además, las relaciones de la caja manual de 6 velocidades son más cortas en 1ª, 2ª y 3ª, favoreciendo al mismo tiempo las recuperaciones.

El nuevo Clio Renault Sport acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima aumenta 10 km/h, alcanzando ahora los 225 km/h.

No acaban aquí las novedades, porque el nuevo Clio Renault Sport también ha optimizado su chasis para, según Renault, obtener un mejor equilibrio entre prestaciones y confort. Así, incluye ahora nuevas leyes de amortiguadores un 15 por ciento más flexibles y una hidráulica de amortiguadores que recurre a una tecnología de doble efecto, donde la energía que hay que disipar es absorbida en parte por un sistema adicional de válvulas. Eso respecto al anterior Clio RS, porque frente al resto de la nueva gama Clio, incluye una estabilizadora delantera de 21 mm y un tren trasero que aumenta su rigidez un 25 por ciento, con estabilizadora de 30 mm. También incluye el desarrollo específico de neumáticos Continental Sport Contact 3 de medida 215/45 R17, capaz de ofrecer una respuesta de la dirección más rápida y precisa.

Desde Renault nos aseguran que con la nueva puesta a punto, los Clio Renault Sport ganan en confort diario sin perder efectividad dinámica. Lástima no poder comprobarlo –pronto tendremos ocasión-, porque para nuestra cita en el circuito de Braga el fabricante francés nos tenía preparada a “la bestia”, es decir, al Clio RS en versión chasis Cup, un paquete opcional al que puede optar el cliente por 400 euros.

El objetivo del nuevo Clio RS chasis Cup es claro: más eficacia con leyes de amortiguadores en esta ocasión un 15 por ciento más rígidos que la anterior generación, y muelles hasta un 30 por ciento más firmes que el nuevo Clio Renault Sport. Frente a éste, rebaja además la carrocería en 7 mm, con un centro de gravedad más bajo. Y, por si ello no fuera poco, presenta una dirección más directa (con una reducción en las relaciones de desmultiplicación del 7,5 por ciento) y un peso recortado gracias al trabajo de aligeramiento en piezas de la transmisión, del armazón de los asientos o incluso en las llantas. El Clio RS Chasis Cup ostenta así la mejor relación peso/potencia de su categoría con 6 kg/CV.

Con todos estos ingredientes sabíamos que el Clio Renault Sport no nos iba a decepcionar. Y lo hace, pero porque desde Renault sólo nos permiten rodar tres vueltas con él. ¡No me bajo! Impresionante su magnífica pisada, cómo sube de vueltas hasta casi 8.000 rpm, los rápidos cambios de apoyo en las “chicanes” más exigentes, impecables sus reacciones con el ESP desconectado para agilizar sus movimientos y evitar sobrecalentar los frenos (sólo recomendable en circuito), la precisión de la dirección… y encima frena con garantías. Para ello, Renault monta en el tren delantero discos ventilados de 312 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones, mientras que en el trasero recurre a discos de 300 mm de diámetro con pinzas TRW mono pistón. Espero que dentro de unos 3 años, fecha en la que verá la luz un completamente nuevo Renault Clio, pueda volver a verme las caras con él. Y rodar algunas vueltas más para seguir disfrutando de un pequeño, pero auténtico deportivo en toda su extensión.

Gama Clio

Galería relacionada

Renault Clio RS 2009

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...