Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV

El Range Rover Evoque es un coche de éxito. Y debe seguir siéndolo en su 2ª generación porque, como suele decirse, «los experimentos, mejor, con gaseosa» y la marca conserva su diseño. Ahora bien, innovación haberla, hayla… y en muchos otros aspectos.
Heinrich Lingner.

Twitter: @autopista_es Fotos: AMS. -

Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV
Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV

A veces no es malo que lo nuevo se parezca mucho a lo viejo. Un ejemplo es el Range Rover Evoque. Años atrás, nueve concretamente, con este modelo Land Rover inventó el segmento el nicho de los SUV Premium. Y lo hizo con notable éxito porque el Evoque es, con mucho, el Range Rover más vendido. Eso explica que no se haga con su sucesor experimento alguno en lo que atañe a diseño, más allá de esos tiradores en las puertas empotados, al estilo del Velar —o del Jaguar i-Pace—, o los pilotos de led estrechos.

Publicidad

Pese a ese conservadurismo con el diseño, casi todo el resto es nuevo en el Range Rover Evoque 2019. Por ejemplo, la suspensión. Y es que el Evoque tiene una plataforma completamente nueva, la Arquitectura Tranversal Premium (PTA), con motores montados transversalmente, arquitectura de tipo McPherson en el eje delantero y, en el trasero, multibrazo. Esta plataforma aún deja espacio para los elementos imprescindibles para la electrificación de sus sistemas de propulsión.

La primera medida en este sentido está en que casi todos los motores en el momento del lanzamiento cuentan con un sistema eléctrico de 48 voltios: la excepción es el Diesel básico, con la versión del motor 2.0 Ingenium de 2 litros y 150 CV, más cambio manual y tracción delantera. También se obviará en la versión híbrida con el motor de gasolina de tres cilindros que llegará en una segunda fase.

Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV

Range Rover Evoque 2019

Range Rover Evoque 2019: como un Velar en pequeño

Hemos podido probar el Diesel más potente, el de 240 CV, con tracción total. Además ese motor 2.0 está disponible con 180 CV, mientras que en gasolina se puede contar con 200, 250 y 300 CV, también con el motor modular Ingenium de la misma cilindrada como caballo de batalla. El motor, al pulsar el botón de arranque, recibe energía de la batería de ese sistema de 48 voltios y el Evoque se pone en marcha sin que reparemos en exceso de resbalamiento de la caja automática. La impresión que transmite este SUV es muy parecida a la del Velar.

No cabe duda de que el esfuerzo para acercar a este Range Rover Evoque, en términos de calidad y estilo, a otros hermanos de marca se ha logrado. En consecuencia, estamos en un elegante y ordenado interior, con dos grandes pantallas en la consola central que se utilizan para mostrar y seleccionar muchas funciones. Esto, en sí mismo, ya garantiza un ambiente limpio, aunque no siempre eso hace que se gane manejabilidad. Con todo, las funciones esenciales son fácilmente reconocibles y, de modo inmediato, el conductor se habitúa a ellas.

Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV

Range Rover Evoque 2019: así es su interior

Tiene una dirección sensible, con una relación que le permite moverse sin problema en curva. El ajuste del programa de conducción dinámico no molesta (la dirección adaptativa cuesta 1.145 euros) y el cambio es tan rápido que la intervención del conductor para pasar de una a otra marcha está de más. Con todo, es de agradecer que el mando giratorio de la primera generación se haya sustituido por una palanca selectora, de corte parecido al de un BMW, que hace más fácil su manejo, llegado el caso.

El motor turbodiésel, por lo demás es silencioso y suave, aunque se transforma si se le exige. No tiene, el Range Rover Evoque, problemas con la tracción de las curvas cerradas, pues el embrague central lleva con rapidez fuerza a las ruedas traseras.

Publicidad

Range Rover Evoque 2019: con capó "transparente"

Como su antecesor, mantiene el sistema Terrain Response. Con esta herramienta de última generación realmente no hay muchos obstáculos, si no se sale del camino, para el Range Rover Evoque. A moverse en este terreno ayuda la cámara envolvente llamada Clear Sight Ground View (460 euros) que hace «transpartente» el capó. Otro sistema novedoso está en que imagen de la cámara aparece en el espejo retrovisor al presionar un botón.

Range Rover Evoque 2019: primera prueba al nuevo y deseado SUV

Range Rover Evoque 2019: cuenta con cámaras que muestran el terreno

Fuera de los caminos trillados, el Range Rover Evoque también tiene talento, algo que forma parte del patrimonio de la marca. Por lo general, basta con girar con elegir el programa correcto para que el coche pase por cualquier sitio casi sólo, independientemente de que se trate de una zona pedregosa, con arena o un vadeo.

En cuanto a precios, el Range Rover Evoque no se ha abaratado: arranca con un precio de 40.000 euros de partida. La versión más costosa, con el motor de gasolina más potente, tracción total, cambio automático de nueve marchas y acabado HSE, un Evoque P300 AWD Auto R-Dynamic HSE, cerraría la gama con casi 77.000 euros.

Publicidad
También te puede interesar

Land Rover anuncia los precios para España del Range Rover Evoque, el SUV compacto que se beneficiará de la etiqueta ECO gracias a sus versiones Mild-Hybrid.

El gigante Jaguar/Land Rover no dejará de crecer. Las dos marcas podrían presentar hasta 10 novedades en los próximos 4 años: con mucho SUV, sí, pero también nuevas berlinas.