Porsche Macan GTS 2020: conducimos la versión más deportiva del SUV

No siempre las versiones más potentes son las mejores. Justo por debajo del Macan Turbo se encuentra el GTS, que ofrece el mejor equilibrio deportivo de la gama.
Pablo Mallo
Porsche Macan GTS 2020: conducimos la versión más deportiva del SUV
Porsche Macan GTS, conducimos la versión más deportiva

Su motor está basado en el del Porsche Macan Turbo, es decir, un V6 biturbo con 2,9 litros de cilindrada y los turbos de geometría fija colocados en el centro de la V, para optimizar la inmediatez de respuesta gracias a unos conductos muy cortos. Sin embargo, en el caso del Porsche Macan GTS la potencia es 60 CV inferior, es decir 380 CV, con 520 Nm de par máximo. Se sitúa así entre el Porsche Macan S y el Macan Turbo, aunque no hay que dejarse engañar, ya que por filosofía y puesta a punto es más deportivo que ellos.

Publicidad

Entre los puntos destacables del Porsche Macan GTS encontramos suspensión adaptativa PASM rebajada 15 mm, sistema de escape deportivo, pinzas de freno rojas, grupos ópticos oscurecidos, faros led activos y una serie de elementos del interior tapizados en Alcantara. De manera opcional se ofrece la personalización del cuentavueltas y las costuras, bien en rojo o en gris, otorgando así un aspecto más deportivo al habitáculo. Otros elementos que se pueden añadir son llantas de 21 pulgadas (las de serie son de 20”), sistema PTV Plus (Porsche Torque Vectoring), frenos cerámicos PCCB, o frenos Porsche Surface Coated Brake (PSCB), que generan menos partículas al frenar. Sin ofrecer un ambiente tan lujoso como su hermano mayor el Porsche Cayenne, el Macan no deja de transmitir una altísima sensación de calidad percibida y de coche bien hecho, fruto de ajustes y acabados perfectos, una conseguida insonorización y una excepcional calidad de rodadura, más todavía con la suspensión neumática que incorporaba nuestra unidad, que, dependiendo del modo de conducción seleccionado, puede rebajar la altura otros 10 mm adicionales.

Porsche Macan GTS, conducimos la versión más deportiva

Porsche Macan GTS 2020, conducimos la versión más deportiva

El comportamiento es sin lugar a dudas lo que hace del Porsche Macan GTS un SUV único. El confort de marcha es notable y únicamente puede resultar un poco incómodo cuando el asfalto está muy roto —algo acorde con su planteamiento deportivo, ya que su tarado es más firme que el resto de la gama—, pero la suspensión se puede ajustar en tres niveles de dureza para adaptarla a nuestro gusto y al estado de la carretera.

Porsche Macan GTS, conducimos la versión más deportiva

Porsche Macan GTS, conducimos la versión más deportiva

A la hora de buscar sus límites debemos ignorar que se trata de un SUV, pues de lo contrario jamás se te ocurriría afrontar las curvas a un ritmo tan elevado. Porsche ha vuelto a burlar las leyes de la física para lograr un nivel de dinamismo extraordinario, puesto que el Macan GTS obedece fielmente a las demandas más exigentes sin rechistar. El tren trasero redondea lo justo para brindar agilidad y dar sensación de ligereza, pudiendo modularse a base de gas para ajustar la trazada, pero es el imperturbable tren delantero y la precisa dirección la que consigue que el coche vaya allá donde queramos incluso a ritmos inconfesables por zonas reviradas, ya que mantiene la compostura y da siempre una gran confianza, también cuando el asfalto no está en perfecto estado. Sus reacciones son muy homogéneas, lo que delata la intachable cooperación entre elementos como la tracción total de reparto variable, la electrónica, la suspensión adaptativa y el sistema torque vectoring, que son capaces de gestionar elevadísimas aceleraciones transversales y longitudinales con total naturalidad.

Publicidad

Acompañando a semejante bastidor, el Porsche Macan GTS cuenta con un conjunto motor/cambio capaz de proporcionar unas prestaciones de primer orden, ya que homologa un paso de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y 261 km/h de velocidad máxima. El propulsor es refinado, muy inmediato y con un contundente empuje desde pocas vueltas, aderezado con un sonido muy agradable, nítido y evocador, en el que no faltan explosiones en el escape al reducir en modo Sport Plus. La transmisión PDK de doble embrague es suave y rapidísima, con un funcionamiento impecable, ya sea al utilizarla en modo manual como en automático. Es, en todos los sentidos, lo que esperas de un Porsche, independientemente del formato de carrocería elegido, en este caso un SUV.

Publicidad
También te puede interesar

Comparado con la tecnología de vanguardia del 911, el nuevo Porsche 718 Cayman GT4 parece un tipo muy simplón: apenas hay electrónica y sí mucha mecánica. Apunta maneras de un maestro del equilibrio y el dinamismo, pero sin conseguirlo del todo.

Actualizadas versiones GTS para los Porsche 718 Cayman y Boxster, el coupé y el roadster deportivos con motor central que incluyen mejoras en diversos ámbitos.

En la gama del Porsche Macan, con 380 CV la nueva versión GTS se coloca un escalón por debajo en nivel de potencia respecto al Macan Turbo. Aquí tienes las claves principales del nuevo SUV deportivo.