Porsche 911 Carrera PDK

La combinación entre el motor del nuevo Porsche 911 y la caja de doble embrague PDK, suponen una mejora sustancial con respecto a la primera generación del 997. Ahora es más rápido, cómodo y efectivo que antes. Sigue siendo un coche caro y con una extensa lista de extras que añadir, pero no pierde ni un ápice de encanto Porsche.
-
Porsche 911 Carrera PDK
Porsche 911 Carrera PDK

No importa el tiempo que pase, las diferentes modas o las demandas estéticas que la tecnología obligue: el nueveonce sigue fiel a su diseño original. Si pudiésemos viajar en el tiempo y traer a un aficionado del automóvil de los años 60, sin lugar a dudas que el 911 actual sería de los pocos coches que reconocería a la primera.

Ahora, en pleno 2008 y junto con el ligero restyling de la generación 997, llegan dos cambios muy importantes, como son la transmisión de doble embrague PDK y el motor de inyección directa. Los dos se enfocan en busca de mayor eficiencia sin renunciar a la deportividad, algo que logran hasta el punto que hacen del 911 un modelo considerablemente más rápido, llegando a superar incluso al anterior 911 Carrera S con cambio Tiptronic, y con un consumo medio «real» más bajo. El motor mantiene cilindrada y cotas, pero pesa 5 kg menos que el anterior, es más compacto, dispone de inyección directa, menos pérdidas por rozamiento y una mejorada capacidad de lubricación interna. Ofrece ahora 20 caballos más y 300 vueltas antes, superando así la barrera de los 100 CV/l.

Hasta esta última generación denominada 997, tanto el diseño como la tecnología han evolucionado con el paso de los años lo suficiente como para haber sido toda una referencia entre los superdeportivos de todas las décadas, eso sí, a su manera. Mientras en Ferrari podemos ver cómo sus modelos se han adaptado a los tiempos con distintas carrocerías, nombres y configuraciones –motor delantero o trasero, V8, V10, V12…- la casa Porsche se ha mantenido fiel al 911 con el seis cilindros boxer colgado detrás del eje trasero, una disposición poco ortodoxa pero, visto el resultado, muy bien aprovechada.

La otra novedad importante está en la caja de cambios de doble embrague PDK. Sustituye al anterior Tiptronic y lo hace con mayor velocidad de cambio, 7 marchas y una gestión muy bien calibrada. Es posible que el purista de la marca, y por tanto el apasionado del 911, no comprenda el cambio automático en un modelo de corte deportivo como este, sin embargo, al PDK hay que entenderlo como una caja de cambios manual, mucho más rápida y efectiva, pero sin pedal de embrague. De hecho, así es, puesto que nada tiene que ver con el poco efectivo convertidor de par Tiptronic que llevaba antes. Desde luego que el placer que supone conducir un 911 manual no lo supera, pero el PDK es mucho más rápido, efectivo y cómodo; tiene la precisión y deportividad de un cambio manual y el confort de un automático.

¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

— Cambio PDK
— Motor y prestaciones
— Frenos

— Precio
— Equipamiento de serie
— Levas del volante

Combinación perfecta

No importa el tiempo que pase, las diferentes modas o las demandas estéticas que la tecnología obligue: el nueveonce sigue fiel a su diseño original. Si pudiésemos viajar en el tiempo y traer a un aficionado del automóvil de los años 60, sin lugar a dudas que el 911 actual sería de los pocos coches que reconocería a la primera.

Ahora, en pleno 2008 y junto con el ligero restyling de la generación 997, llegan dos cambios muy importantes, como son la transmisión de doble embrague PDK y el motor de inyección directa. Los dos se enfocan en busca de mayor eficiencia sin renunciar a la deportividad, algo que logran hasta el punto que hacen del 911 un modelo considerablemente más rápido, llegando a superar incluso al anterior 911 Carrera S con cambio Tiptronic, y con un consumo medio «real» más bajo. El motor mantiene cilindrada y cotas, pero pesa 5 kg menos que el anterior, es más compacto, dispone de inyección directa, menos pérdidas por rozamiento y una mejorada capacidad de lubricación interna. Ofrece ahora 20 caballos más y 300 vueltas antes, superando así la barrera de los 100 CV/l.

Hasta esta última generación denominada 997, tanto el diseño como la tecnología han evolucionado con el paso de los años lo suficiente como para haber sido toda una referencia entre los superdeportivos de todas las décadas, eso sí, a su manera. Mientras en Ferrari podemos ver cómo sus modelos se han adaptado a los tiempos con distintas carrocerías, nombres y configuraciones –motor delantero o trasero, V8, V10, V12…- la casa Porsche se ha mantenido fiel al 911 con el seis cilindros boxer colgado detrás del eje trasero, una disposición poco ortodoxa pero, visto el resultado, muy bien aprovechada.

La otra novedad importante está en la caja de cambios de doble embrague PDK. Sustituye al anterior Tiptronic y lo hace con mayor velocidad de cambio, 7 marchas y una gestión muy bien calibrada. Es posible que el purista de la marca, y por tanto el apasionado del 911, no comprenda el cambio automático en un modelo de corte deportivo como este, sin embargo, al PDK hay que entenderlo como una caja de cambios manual, mucho más rápida y efectiva, pero sin pedal de embrague. De hecho, así es, puesto que nada tiene que ver con el poco efectivo convertidor de par Tiptronic que llevaba antes. Desde luego que el placer que supone conducir un 911 manual no lo supera, pero el PDK es mucho más rápido, efectivo y cómodo; tiene la precisión y deportividad de un cambio manual y el confort de un automático.

¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

— Cambio PDK
— Motor y prestaciones
— Frenos

— Precio
— Equipamiento de serie
— Levas del volante

Combinación perfecta
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...