Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

Teníamos muchas ganas de probar el nuevo Peugeot 207, el coche que sucede al 206, un éxito de ventas durante años y un verdadero referente para la categoría de los utilitarios. En esta nueva etapa, liberados en Peugeot de la presión de hacer un coche de uso urbano (para eso tienen ya el 107), los ingenieros y los diseñadores se han dejado llevar para crear un modelo lleno de virtudes y de buenos argumentos.
Autopista -
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

El aumento de la talla del coche tiene un efecto directo sobre el comportamiento dinámico: más estabilidad y mayor aplomo sin perder agilidad.
La plataforma de los Citroën C3, estirada hasta esos 4,03 metros, también se ensancha, con lo que las vías pasan a medir 1,48 metros delante y 1,47 detrás. Es decir, la superficie de rodadura es bastante mayor que en los 206 y está a la altura de la de cualquier compacto que se precie.

Si a esto unimos unas suspensiones bastante bien equilibradas, nos encontraremos con un coche que se mueve con una solvencia propia de categorías superiores.

<

p> Los ingenieros de Peugeot han reforzado las suspensiones, lo que confiere más solidez al conjunto. Además, en el tren trasero, se han abandonado las ruedas tiradas y se ha adoptado un esquema de travesaño deformable con el fin de aumentar la rigidez. Todo esto hace que la carrocería se mueva muy poco y que el eje trasero se muestre más sereno y aplomado. Además, se ha recalibrado la dirección, que es eléctrica, con lo que se ha ganado en respuesta en las zonas muy complicadas y, sobre todo, en precisión. El eje delantero no se atreve nunca a desobedecer al volante, es un buen ejemplo de eficacia y nobleza.

El resultado es un coche que se mueve con toda nobleza por las carreteras fáciles y que, después, en las enrevesadas, mantiene una gran calidad de rodadura, se mantiene firme y seguro y, al tiempo, permite al conductor disfrutar de la conducción. El eje trasero, aunque más aplomado, sigue siendo ágil y ayuda mucho en las curvas, con lo que se le puede sacar mucho partido.
El conjunto se completa con unos frenos bastante buenos, plenos de potencia y resistencia. El ESP, algo intrusivo, es desconectable, pero se reconecta él solo al pasar de 50 km/h.

Para esta primera prueba hemos elegido el motor 1.6 HDI de 90 CV, una máquina interesante y capaz, pero claramente por debajo de las posibilidades del bastidor.

Los 90 CV se han transformado en 101 en nuestro banco de rodillos, mientras que los 17,5 mkg de par máximo han resultado ser casi 26. Es decir, las cifras reales son bastante mejores que las oficiales, aunque, eso sí, siguen siendo un tanto discretas.
El coche pesa 1.247 kg, una masa que se deja notar bastante y lastra las prestaciones. Así, el 207 hace el 0-100 km/h en 11,34 segundos, un dato poco brillante. Eso sí, el consumo es su punto fuerte: 6,1 litros a los 100 km de media.

Este motor 1.6 HDI es fruto de la conocida alianza de Ford y el grupo PSA para construir motores Diesel y, por tanto, puede montarse en cualquiera de los modelos de las dos compañías.
El 1.6 es un motor muy moderno, con inyección directa por common rail de segunda generación. Este mecanismo es capaz de mejorar la inyección notablemente gracias a su capacidad para inyectar el combustible a una presión de 1.650 bares. Una mejor pulverización hace que se optimice la combustión y se aproveche mejor el carburante, con los consiguientes ahorros en los consumos. Además, una sucesión de inyecciones pilotadas, hasta cinco por ciclo, permite reducir emisiones, ruidos y vibraciones. El resultado es un motor brioso, lleno por abajo y de tacto dulce, lejos de los temperamentales TDI de Volkswagen.

Al volante, el propulsor se muestra voluntarioso y esforzado, con bastante presencia a muy pocas revoluciones, pero una capacidad bastante limitada para estirarse. Por encima de las 3.500 vueltas ya hay muy poco que sacar y no conviene insistir.
Lo más destacable es su buen tacto, su gran suavidad y su nobleza al entregar la fuerza. Lástima que haga un poco más de ruido de lo que nos gustaría, sobre todo al ralentí.

El cambio elegido, de cinco relaciones, se adapta muy bien al propulsor y ofrece un tacto rápido y preciso. Lo mejor, los desarrollos, que permiten aprovechar a fondo la fuerza disponible.

<

p> Al hacer balance, nos damos cuenta de lo mucho que ha evolucionado el concepto de utilitario en Peugeot. Si el 206 ya era un buen coche, este 207 es un gran coche. Esta versión que hemos probado cuesta 17.450 euros, un precio bastante ajustado para un coche que rueda de maravilla, tiene un buen motor, un gran maletero y un equipamiento de primera. Lástima que no tenga un poco más de espacio en los asientos traseros...

LO MEJOR
LO PEOR

* Mayor tamaño
* Comportamiento dinámico
* Agrado de conducción

* Plazas traseras reducidas
* Espejos retrovisores pequeños
* ESP no desconectable a más de 50 km/h

Galería relacionada

Peugeot 207 HDI

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...