Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

Teníamos muchas ganas de probar el nuevo Peugeot 207, el coche que sucede al 206, un éxito de ventas durante años y un verdadero referente para la categoría de los utilitarios. En esta nueva etapa, liberados en Peugeot de la presión de hacer un coche de uso urbano (para eso tienen ya el 107), los ingenieros y los diseñadores se han dejado llevar para crear un modelo lleno de virtudes y de buenos argumentos.
Autopista -
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

Una de las consecuencias, y de las bondades, de hacer que un coche pequeño se parezca a uno más grande es que ha de parecerse en todo, no sólo en el tamaño. Los responsables del producto saben que el público va a exigirle al coche en función de lo que promete, así que, si se promete más, hay que dar más.

Esto que decimos tiene traducción en cuanto abrimos las puertas del 207, por cierto, muy grandes y bastante pesadas.
Una vez en el habitáculo, ya nos damos cuenta de que, efectivamente, el estirón que ha pegado el coche va acompañado por un importante incremento de la calidad interior.
Son mejores los materiales y los acabados, destacando el nuestro, el XS Pack, que lleva el salpicadero forrado en un material termofusible de tacto agradable y apariencia muy moderna.

También es bastante mejor la factura final del coche, que da muy buena impresión y deja clara la intención de Peugeot de hacer un 207 en la línea del 307. La disposición de los mandos, el buen tacto de éstos, la imagen juvenil... Todo está muy estudiado y, a nuestro entender, bien resuelto. Quedan por resolver algunos pequeños detalles de ajustes y, no tan fácil de arreglar, lo que estorba la enorme guantera al acompañante.

La mejoría también se aprecia en el aspecto del confort. En nuestro acabado XS Pack, los asientos delanteros lucían un atractivo corte deportivo, con buen mullido y bastante capacidad de sujeción lateral. Estas agradables banquetas, unidas a la sensación de espacio, hacen que la parte delantera del 207 sea muy cómoda y acogedora.

No sucede lo mismo con la trasera, si bien los asientos hacen todo lo que pueden. Y es que, a pesar de utilizar la plataforma del Citroën C3 estirada y disfrutar de una batalla de 2,54 metros, el 207 no tiene un habitáculo tan grande como cabría pensar.
El estirón, en este caso, se ha producido en el maletero, donde se alcanzan ya unos generosos 320 litros de capacidad, una medida muy buena que es, prácticamente, la mejor de la categoría. Pero, en cambio, de los 19 centímetros que ha crecido el coche, sólo dos son para la zona de los pasajeros.

Con esta mínima ganancia, los diseñadores han preferido beneficiar a las plazas delanteras, donde hay cinco centímetros más de anchura que en los 206, y también algo más de altura. Y, claro, con este planteamiento, las plazas traseras salen perdiendo: dos centímetros menos de anchura y uno menos para las piernas... Es cierto que en este tipo de coches los asientos traseros se utilizan poco, pero, la verdad, no nos parece muy buena idea eso de recortar el espacio útil. Al final, a pesar de la sensación de amplitud que han conseguido los diseñadores, los pasajeros de la fila trasera van demasiado justos.

  Longitud Batalla Maletero
Fiat Punto 3p 403 cm 251 cm 310 litros (Datos propios)
Ford Fiesta 3p 392 cm 248 cm 290 litros (Datos propios)
Peugeot 207 3p 403 cm 254 cm 320 litros (Datos propios)
Renault Clio 3p 399 cm 257 cm 325 litros (Datos propios)
Seat Ibiza 3p 395 cm 246 cm 315 litros (Datos propios)
VW Polo 3p 392 cm 246 cm 280 litros (Datos propios)

Quizá para compensar la pérdida de espacio, en Peugeot han intensificado la carga de equipamiento. El coche, incluso en los acabados más básicos, cuenta con una buena oferta y, en este XS Pack, no se echa en falta de nada.

<

p> En la dotación mecánica destacan el ABS, los airbags delanteros y laterales, el control de velocidad de crucero con limitador, las llantas de aleación ligera y 16 pulgadas y, ya hay que reseñarlo, rueda de repuesto normal. Por su parte, el listado de elementos de confort cuenta con climatizador dual, equipo de sonido con CD y mandos en el volante y el ordenador de viaje.
Entre los elementos opcionales también hay gran variedad. Nuestra unidad llevaba, por ejemplo, las luces adaptativas, que, por 650 euros más, constituyen una novedad muy interesante. También contábamos con el control de estabilidad, muy recomendable por 500 euros más, y el sensor de aparcamiento, que cuesta otros 200 euros. Además, hay disponibles varios packs, como el de navegación, que incluye el navegador, el equipo de música y la instalación del teléfono por 2.220 euros.

Una de las consecuencias, y de las bondades, de hacer que un coche pequeño se parezca a uno más grande es que ha de parecerse en todo, no sólo en el tamaño. Los responsables del producto saben que el público va a exigirle al coche en función de lo que promete, así que, si se promete más, hay que dar más.

Esto que decimos tiene traducción en cuanto abrimos las puertas del 207, por cierto, muy grandes y bastante pesadas.
Una vez en el habitáculo, ya nos damos cuenta de que, efectivamente, el estirón que ha pegado el coche va acompañado por un importante incremento de la calidad interior.
Son mejores los materiales y los acabados, destacando el nuestro, el XS Pack, que lleva el salpicadero forrado en un material termofusible de tacto agradable y apariencia muy moderna.

También es bastante mejor la factura final del coche, que da muy buena impresión y deja clara la intención de Peugeot de hacer un 207 en la línea del 307. La disposición de los mandos, el buen tacto de éstos, la imagen juvenil... Todo está muy estudiado y, a nuestro entender, bien resuelto. Quedan por resolver algunos pequeños detalles de ajustes y, no tan fácil de arreglar, lo que estorba la enorme guantera al acompañante.

La mejoría también se aprecia en el aspecto del confort. En nuestro acabado XS Pack, los asientos delanteros lucían un atractivo corte deportivo, con buen mullido y bastante capacidad de sujeción lateral. Estas agradables banquetas, unidas a la sensación de espacio, hacen que la parte delantera del 207 sea muy cómoda y acogedora.

No sucede lo mismo con la trasera, si bien los asientos hacen todo lo que pueden. Y es que, a pesar de utilizar la plataforma del Citroën C3 estirada y disfrutar de una batalla de 2,54 metros, el 207 no tiene un habitáculo tan grande como cabría pensar.
El estirón, en este caso, se ha producido en el maletero, donde se alcanzan ya unos generosos 320 litros de capacidad, una medida muy buena que es, prácticamente, la mejor de la categoría. Pero, en cambio, de los 19 centímetros que ha crecido el coche, sólo dos son para la zona de los pasajeros.

Con esta mínima ganancia, los diseñadores han preferido beneficiar a las plazas delanteras, donde hay cinco centímetros más de anchura que en los 206, y también algo más de altura. Y, claro, con este planteamiento, las plazas traseras salen perdiendo: dos centímetros menos de anchura y uno menos para las piernas... Es cierto que en este tipo de coches los asientos traseros se utilizan poco, pero, la verdad, no nos parece muy buena idea eso de recortar el espacio útil. Al final, a pesar de la sensación de amplitud que han conseguido los diseñadores, los pasajeros de la fila trasera van demasiado justos.

  Longitud Batalla Maletero
Fiat Punto 3p 403 cm 251 cm 310 litros (Datos propios)
Ford Fiesta 3p 392 cm 248 cm 290 litros (Datos propios)
Peugeot 207 3p 403 cm 254 cm 320 litros (Datos propios)
Renault Clio 3p 399 cm 257 cm 325 litros (Datos propios)
Seat Ibiza 3p 395 cm 246 cm 315 litros (Datos propios)
VW Polo 3p 392 cm 246 cm 280 litros (Datos propios)

Quizá para compensar la pérdida de espacio, en Peugeot han intensificado la carga de equipamiento. El coche, incluso en los acabados más básicos, cuenta con una buena oferta y, en este XS Pack, no se echa en falta de nada.

<

p> En la dotación mecánica destacan el ABS, los airbags delanteros y laterales, el control de velocidad de crucero con limitador, las llantas de aleación ligera y 16 pulgadas y, ya hay que reseñarlo, rueda de repuesto normal. Por su parte, el listado de elementos de confort cuenta con climatizador dual, equipo de sonido con CD y mandos en el volante y el ordenador de viaje.
Entre los elementos opcionales también hay gran variedad. Nuestra unidad llevaba, por ejemplo, las luces adaptativas, que, por 650 euros más, constituyen una novedad muy interesante. También contábamos con el control de estabilidad, muy recomendable por 500 euros más, y el sensor de aparcamiento, que cuesta otros 200 euros. Además, hay disponibles varios packs, como el de navegación, que incluye el navegador, el equipo de música y la instalación del teléfono por 2.220 euros.

Galería relacionada

Peugeot 207 detalles

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...