Peugeot 308 1.6 HDI

La primera impresión es errónea. Tanto si lo conduces como si te llevan, da la sensación que del 7 al 8 sólo hay eso, un número. Sin embargo hay mucho más; el 308 mejora, eso sí, con mucho disimulo, y se convierte en un modelo más equilibrado y efectivo que el anterior 307.
-
Peugeot 308 1.6 HDI
Peugeot 308 1.6 HDI

No podemos hablar de decepción, pero el caso es que la primera sensación que se tiene al ver el nuevo 308 es que apenas ha cambiado con respecto al 307. Es curioso, pero también si lo conduces, al principio, parece que todo sigue igual. Sin embargo, basta subirse al anterior para darse cuenta de que sí ha cambiado algo más que el nombre o la imagen. Todo empieza con sólo mirarlo, y tiene una lógica explicación; para realizar esta nueva generación no se ha partido de cero, sino que se ha utilizado la base del 307 anterior, pero revisada, actualizada y evolucionada en numerosos puntos, con superior rigidez estructural y mayor seguridad pasiva.

Esto implica que la batalla sea la misma y el volumen exterior, a pesar de ser 7 cm más largo y apenas 2 cm más bajo, parezcan a la memoria similares… ¡tienes que aparcarlos juntos para darte cuenta que ha cambiado! Además, todo va unido a tres aspectos: el gran parecido con el 207, el importante cambio de imagen que sufrió el 307 en el verano de 2005, que acostumbró nuestra vista a la enorme y baja toma de aire delantera, tremendamente parecida a la actual, y al discreto color de nuestra unidad de pruebas, que no han hecho más que acentuar el disimulo de esta nueva generación.

Uno de los baremos que siempre utilizamos para valorar el grado de aceptación de un modelo es la calle. El hecho de tener los coches antes que nadie, nos permite ver las reacciones del público al verlos físicamente por primera vez. En el caso del 308, pocos son los que se han dado cuenta del cambio; quién sabe, quizá con un color más llamativo…

Pero hay diferencias: el morro es más agresivo que antes, se marcan más las líneas laterales y del capó, y en la zaga se realza más el tercer volumen, siguiendo la clara tendencia de diseño marcada por el ya exitoso 207, mucho más emocional y dinámica que la de la generación 307, que apuntaba más a la moda monovolumen.

No podemos hablar de decepción, pero el caso es que la primera sensación que se tiene al ver el nuevo 308 es que apenas ha cambiado con respecto al 307. Es curioso, pero también si lo conduces, al principio, parece que todo sigue igual. Sin embargo, basta subirse al anterior para darse cuenta de que sí ha cambiado algo más que el nombre o la imagen. Todo empieza con sólo mirarlo, y tiene una lógica explicación; para realizar esta nueva generación no se ha partido de cero, sino que se ha utilizado la base del 307 anterior, pero revisada, actualizada y evolucionada en numerosos puntos, con superior rigidez estructural y mayor seguridad pasiva.

Esto implica que la batalla sea la misma y el volumen exterior, a pesar de ser 7 cm más largo y apenas 2 cm más bajo, parezcan a la memoria similares… ¡tienes que aparcarlos juntos para darte cuenta que ha cambiado! Además, todo va unido a tres aspectos: el gran parecido con el 207, el importante cambio de imagen que sufrió el 307 en el verano de 2005, que acostumbró nuestra vista a la enorme y baja toma de aire delantera, tremendamente parecida a la actual, y al discreto color de nuestra unidad de pruebas, que no han hecho más que acentuar el disimulo de esta nueva generación.

Uno de los baremos que siempre utilizamos para valorar el grado de aceptación de un modelo es la calle. El hecho de tener los coches antes que nadie, nos permite ver las reacciones del público al verlos físicamente por primera vez. En el caso del 308, pocos son los que se han dado cuenta del cambio; quién sabe, quizá con un color más llamativo…

Pero hay diferencias: el morro es más agresivo que antes, se marcan más las líneas laterales y del capó, y en la zaga se realza más el tercer volumen, siguiendo la clara tendencia de diseño marcada por el ya exitoso 207, mucho más emocional y dinámica que la de la generación 307, que apuntaba más a la moda monovolumen.

Galería relacionada

Peugeot 308 1.6 HDI Sport

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...