Peugeot 308

Es el sustituto del exitoso 307 y además inaugura una nueva generación en Peugeot: la de los modelos acabados en 8. Resulta atractivo por fuera, más amplio por dentro, se estrena con 3 motores Diesel y tres gasolina y su precio parte de los 14.600 euros. Ya lo hemos conducido; ésta es nuestra opinión.
-
Peugeot 308
Peugeot 308

La ruta escogida por Peugeot para dejarnos conducir su 308 está situada en Alsacia, al norte de Francia. Es una zona montañosa (la de los Vosgos), con carreteras en principio bien asfaltadas, pero con zonas de obras y de trazado revirado, como corresponde a este tipo de relieve, en las que hemos puesto a prueba las capacidades dinámicas y la presunta nobleza del nuevo Peugeot. Los tramos han incluido zonas urbanas, que nos han permitido ver la capacidad de maniobra del 308, y trayectos en autopista, para pisar algo más el acelerador.

Hemos centrado nuestra experiencia de conducción en la versión Diesel con motor 2.0 y 136 CV y en la de gasolina 1.6 con 120 CV. A bordo hemos viajado dos personas, el cámara y yo misma, con nuestro equipaje: dos maletas pequeñas, un ordenador portátil, un gran trípode, una cámara de vídeo y una bolsa con material auxiliar para el rodaje. El tiempo, como podéis comprobar en las imágenes de vídeo que hemos filmado, era lluvioso y otoñal, condiciones meteorológicas que también pusieron a prueba las capacidades del Peugeot 308.

El 308 no sorprende, no te pone a prueba como conductor, lo que significa que no da sustos, que su comportamiento resulta noble y predecible. El placer de conducción que proporciona va enfocado, pues, a ese sentirse a gusto a bordo, con alta dosis de confianza en la máquina que uno lleva entre manos, y no en cualidades deportivas o de alta exigencia al conductor.

La postura de conducción es cómoda, el manejo de todos los mandos resulta fácil, el tacto agradable y los recorridos cortos de la palanca de marchas ayudan a que el trabajo del piloto no sea tal y se disfrute apaciblemente. Cuando las condiciones de la vía permiten apretar más el pedal del acelerador, el motor responde a las mil maravillas (de manera algo más ruidosa en la versión Diesel que hemos probado) y, si hay que frenar, el coche se detiene sin aspavientos y con eficacia.

Callejeando por ciudad se comporta de manera solvente, sin ángulos de giro excesivos que multiplicarían las maniobras necesarias. En carretera, cuando las curvas se multiplican, sus acciones y reacciones nos ayudan, no se balancea demasiado, no se va de morro en exceso, entra en cada giro con un golpe de volante y sin complicarnos la vida. Todo ello muy de agradecer, sobre todo cuando el asfalto está húmedo y el tráfico menudea.

El 308 cuenta con elementos de seguridad como el ESP (de serie u opcional según las versiones), ABS y hasta 9 airbags (dos de ellos nuevos para Peugeot en este segmento: el de columna de dirección y el lateral trasero, que está situado en ambos lados). Los reposacabezas tienen un diseño que la marca llama “de portafóleo” con el que pretende que los latigazos cervicales por choque o por alcance no sean tan violentos.

Otros elementos opcionales ayudan asimismo en la búsqueda de una máxima seguridad: la propia navegación fabricada por Magnetti Marelli y con cartografía Navtec (mejorables son algunas de las órdenes que da, que en ocasiones resultan muy confusas), el detector de cambio involuntario de carril (se presume que por distracción del conductor o por somnolencia), el detector de neumáticos deshinchados, el limitador/regulador de velocidad, los anclajes Isofix… Si te interesa especialmente este capítulo, consulta todos los acabados y los equipamientos opcionales y de serie en esta misma prueba (una selección) o en nuestra sección Precios de coches nuevos.

En caso de accidente, la célula que protege a los ocupantes está reforzada y esa rígidez permite que otros elementos de la carrocería absorban la energía del impacto, pero que ésta no llegue al interior del coche, donde están los pasajeros.

La ruta escogida por Peugeot para dejarnos conducir su 308 está situada en Alsacia, al norte de Francia. Es una zona montañosa (la de los Vosgos), con carreteras en principio bien asfaltadas, pero con zonas de obras y de trazado revirado, como corresponde a este tipo de relieve, en las que hemos puesto a prueba las capacidades dinámicas y la presunta nobleza del nuevo Peugeot. Los tramos han incluido zonas urbanas, que nos han permitido ver la capacidad de maniobra del 308, y trayectos en autopista, para pisar algo más el acelerador.

Hemos centrado nuestra experiencia de conducción en la versión Diesel con motor 2.0 y 136 CV y en la de gasolina 1.6 con 120 CV. A bordo hemos viajado dos personas, el cámara y yo misma, con nuestro equipaje: dos maletas pequeñas, un ordenador portátil, un gran trípode, una cámara de vídeo y una bolsa con material auxiliar para el rodaje. El tiempo, como podéis comprobar en las imágenes de vídeo que hemos filmado, era lluvioso y otoñal, condiciones meteorológicas que también pusieron a prueba las capacidades del Peugeot 308.

El 308 no sorprende, no te pone a prueba como conductor, lo que significa que no da sustos, que su comportamiento resulta noble y predecible. El placer de conducción que proporciona va enfocado, pues, a ese sentirse a gusto a bordo, con alta dosis de confianza en la máquina que uno lleva entre manos, y no en cualidades deportivas o de alta exigencia al conductor.

La postura de conducción es cómoda, el manejo de todos los mandos resulta fácil, el tacto agradable y los recorridos cortos de la palanca de marchas ayudan a que el trabajo del piloto no sea tal y se disfrute apaciblemente. Cuando las condiciones de la vía permiten apretar más el pedal del acelerador, el motor responde a las mil maravillas (de manera algo más ruidosa en la versión Diesel que hemos probado) y, si hay que frenar, el coche se detiene sin aspavientos y con eficacia.

Callejeando por ciudad se comporta de manera solvente, sin ángulos de giro excesivos que multiplicarían las maniobras necesarias. En carretera, cuando las curvas se multiplican, sus acciones y reacciones nos ayudan, no se balancea demasiado, no se va de morro en exceso, entra en cada giro con un golpe de volante y sin complicarnos la vida. Todo ello muy de agradecer, sobre todo cuando el asfalto está húmedo y el tráfico menudea.

El 308 cuenta con elementos de seguridad como el ESP (de serie u opcional según las versiones), ABS y hasta 9 airbags (dos de ellos nuevos para Peugeot en este segmento: el de columna de dirección y el lateral trasero, que está situado en ambos lados). Los reposacabezas tienen un diseño que la marca llama “de portafóleo” con el que pretende que los latigazos cervicales por choque o por alcance no sean tan violentos.

Otros elementos opcionales ayudan asimismo en la búsqueda de una máxima seguridad: la propia navegación fabricada por Magnetti Marelli y con cartografía Navtec (mejorables son algunas de las órdenes que da, que en ocasiones resultan muy confusas), el detector de cambio involuntario de carril (se presume que por distracción del conductor o por somnolencia), el detector de neumáticos deshinchados, el limitador/regulador de velocidad, los anclajes Isofix… Si te interesa especialmente este capítulo, consulta todos los acabados y los equipamientos opcionales y de serie en esta misma prueba (una selección) o en nuestra sección Precios de coches nuevos.

En caso de accidente, la célula que protege a los ocupantes está reforzada y esa rígidez permite que otros elementos de la carrocería absorban la energía del impacto, pero que ésta no llegue al interior del coche, donde están los pasajeros.

Galería relacionada

Peugoet 308bis

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...