Publicidad

Peugeot GeoRS y SatRS

Si Peugeot siempre ha sabido combinar muy bien elegancia y deportividad en sus coches, sus motos no iban a ser menos: de hecho, tanto los Satelis como el Geopolis cuentan ya con diseños tan deportivos como elegantes, pero al fabricante francés no le bastaba con esto y ha creado unas versiones especiales, «RS», que a base de usar el color negro e incluso negro mate resaltan esa deportividad de sus modelos.
-
Peugeot GeoRS y SatRS
Peugeot GeoRS y SatRS

Y es que «negro» es el color más utilizado en estos scooter: negro para las llantas (salvo la banda lateral que muestra su aluminio pulido con un precioso efecto), negro para las botellas de la horquilla, negro para el guardabarros, negro para el silencioso, negro para el carenado entero (con partes en negro mate que parece «más negro»), negro para el asiento, con costuras rojas… ¡hasta negro para la pantalla! Ésta es más baja que la original, para acentuar ese carácter deportivo… que Peugeot insiste es «elegante» pero yo por más que miro lo veo de lo más provocador. Ponen la nota de color a este panorama tan «negro» (en el sentido literal y bueno) esas costuras rojas de los asientos o las pinzas de freno en los modelos 125 y 250. Y, quitando los pilotos traseros, poco más.

En el apartado técnico, en principio no hay cambios respecto de los Geopolis 125 y 250, y Satelis 250, 400 ó 500 ya conocidos. En cuanto a precios y equipamiento, la base de partida es, en todos los casos, la menos equipada («premium») con un sobreprecio de 100 euros.

Decíamos antes que, «en principio», no había cambios técnicos en los RS. Realmente no es del todo cierto: el GeoRS 125 será el primero en montar una nueva evolución del motor 125 de Peugeot, que recordemos es propio, al contrario que los 250/400/500 (de origen Piaggio). Ese motor, de refrigeración líquida, ya recibió en su día una importante puesta al día con una culata de cuatro válvulas y alimentación por inyección, y ahora incorpora importantes retoques: nueva caja de admisión y filtro de aire, nuevo escape, nuevo diseño de la tapa de transmisión y nuevas programaciones tanto del encendido como de la inyección. Todo ello está orientado a optimizar su rendimiento, y también a reducir la sonoridad de estos propulsores, su único punto débil, ya que en cuanto a rendimiento nunca hemos tenido queja. El GeoRS que probamos en esta presentación todavía no llevaba el nuevo motor, pero cuando leas esto estarán llegando a las tiendas –enseguida lo hará montado en los otros modelos de la marca (125)–, y no tardaremos en comprobar la evolución anunciada.

Además de esta novedad técnica oficial, a mí me dio la sensación de que el SatRS 250 llevaba una puesta a punto de variador diferente de la habitual en los Satelis 250: no recuerdo que ese modelo acelerara como lo hacía este SatRS 250, hasta tal punto que sobre el a veces tremendamente resbaladizo asfalto de las calles valencianas (¡en seco!) más de una vez me veía cruzando rueda en la salida de semáforos o girando en cruces. El Piaggio X7 250, con idéntico motor, nos sorprendió hace poco con su genio, lo que confirmaría que la marca italiana ha evolucionado su propulsor «Quasar» con una puesta a punto de la transmisión algo más agresiva; pero es que este Peugeot era aún más enérgico acelerando: una insinuación del gas llevaba la aguja del cuentavueltas a las 8.000 rpm e inmediatamente venía la «patada en el trasero» correspondiente. Es que a los 400 y 500 que nos seguían les costaba seguir el ritmo del 250 hasta que no tenían suficiente lanzamiento…

Por lo demás, estos modelos cuentan con todo lo bueno de sus originales Geopolis y Satelis: muy cómodos para pilotos de cualquier talla (incluso los menos altos se apañan bien en los SatRS 400-500), con acabados excelentes, muy buena capacidad de carga (bajo el asiento del SatRS caben dos integrales y algo más, el GeoRS anda algo más justo como buen «rueda alta»), con geometrías que priman la agilidad sobre la estabilidad, pero con buena estabilidad también gracias a las suspensiones utilizadas, y con unos frenos de impecable tacto y potencia que permiten llegar hasta el punto de bloqueo con control; ninguno de los que probamos llevaba el sistema ABS-PBS de Peugeot que, como sabrás a poco que nos leas, es de lejos nuestro favorito no ya entre los scooter, sino diría que entre todas las «dos ruedas» (y ni mucho menos es el más caro, sino más bien al contrario), pero es que los frenos de serie «normales» ya son sobresalientes.

Peugeot consigue, en suma, seguir al frente en cuanto a diseño y multiplicar la oferta en su gama, manteniendo las excelentes cualidades dinámicas y prácticas de sus modelos. Viva el negro…