Peugeot 308 CC

El nuevo Peugeot 308 Coupé Cabriolet valora tal vez más que ningún otro Peugeot hasta ahora el concepto ‘premium competitivo’ con el que la marca quiere distinguir al menos un modelo de cada gama en el futuro. Y es que un descapotable, más que ningún otro coche, necesita una rigidez estructural muy elevada, algo que sin la más alta calidad de diseño y fabricación es casi imposible de conseguir.
-
Peugeot 308 CC
Peugeot 308 CC

Una toma de contacto de 200 km ha sido suficiente para sacar una primera y muy positiva valoración del nuevo modelo Peugeot, que se mueve igualmente a gusto por el Promenade des Anglais de Niza que por las reviradas carreteras de los Alpes Marítimos franceses. Es decir, tiene el glamour de todo descapotable, pero igualmente puede presumir del riguroso comportamiento de un coupé de raza. La ventaja adicional es que esto último también puede conseguirlo con la capota abierta.

Los coches descapotables adolecen de una rigidez estructural inferior a la de los modelos cerrados. Buena parte de ellos han tenido habitualmente una especial facilidad para crujir sobre las irregularidades del terreno y ver limitada la precisión de la pisada de sus neumáticos. Lo primero que nos ha sorprendido del 308 CC ha sido precisamente todo lo contrario. No son ajenos a ello los casi 20 kg de peso adicional respecto al 307 CC, que se han ido la mayoría en refuerzos estructurales.

Pero no sólo estriban ahí los cambios fundamentales. La cinemática de la capota es completamente nueva y, aunque el sistema no ha variado, también genera una mejora evidente de la calidad de utilización; la estructura se beneficia de la tercera línea de carga frontal inaugurada en el 308 ‘berlina’; y los asientos delanteros incorporan un sistema de calefacción para el cuello de los pasajeros, que hace innecesario el uso de bufanda en los días de invierno.

Dos coches en uno. La gran ventaja del concepto coupé-cabrio es la de su capota metálica, que ofrece las características de los habituales ‘hardtop’ o techos duros, pero sin exigir un lugar de almacenamiento cuando no se utiliza. En el 308, la capota se guarda en el maletero, a pesar de lo cual la capacidad de éste sigue siendo muy aceptable. En modo cabrio ofrece un volumen útil de 226 dm3; en modo coupé, 403 dm3.

¿Puede abrirse el techo en marcha? Peugeot asegura que no hay ningún problema, siempre que se haga a velocidad inferior a 12 km/h. Aun así ¿qué pasa si sopla un fuerte viento en contra? No recomendamos hacer la prueba. La operación se completa en 20 segundos.

¿Qué inconvenientes tiene este coupé-cabrio? Todavía falta por dominar la estética completamente. El ligero abultamiento de la parte posterior, debido al espacio requerido por el techo plegado, aún sigue siendo evidente y poco estético. Durante el uso, hay que tener cuidado con el marco superior del parabrisas para no golpearse con él al entrar. El montante izquierdo del parabrisas resta algo de visibilidad en las curvas a izquierda.

¿Y la habitabilidad? Muy buena delante. Detrás, los respaldos de los asientos son tal vez demasiado verticales. No es una berlina de gama alta, pero ofrece suficiente espacio longitudinal y aceptable anchura.

¿Hace falta usar gorra? Sólo para protegerse la cabeza si rodamos a pleno sol, pero en esas condiciones más vale cerrar la capota. Cuando mejor se disfruta un coche abierto es en primavera y otoño, con radiaciones y temperatura ambiente soportables. En verano, mejor hacerlo a primeras horas de la mañana o a la caída de la tarde. Y no, no hay turbulencias que despeinen a las chicas gracias al cortavientos ‘airwave’ y rodando con las ventanillas subidas.

¿Qué pasa en invierno? A lo sumo harían falta unos guantes con temperaturas extremas. Si vas en moto ¿no vas a ir en un coche que, además de tener climatización, lleva asientos con calefacción integrada para el cuello como los del Mercedes SLK? Lo dicho, ni gorra ni bufanda. Por precaución unos guantes, que para eso está la guantera.

Chasis de referencia. Con una dirección muy precisa y suficientemente directa, el 308 CC permite aprovechar las bondades de un chasis, con unos márgenes de seguridad activa realmente altos. Destacable asimismo la inmediata respuesta de las motorizaciones más potentes, que se distinguen por sus consistentes valores de par máximo.

¿Puede ser premium un generalista? Si hacemos abstracción del nombre de la marca y nos atenemos a la calidad apreciada en las unidades de esta toma de contacto, sí. Tapizados, ajustes, materiales, rigidez estructural, motores 2.0 HDi y 1.6 THP… El 308 CC es un producto de una calidad muy elevada. Falta por comprobar la durabilidad con el paso de los kilómetros, pero los controles de calidad en Peugeot han dado un cambio radical desde los tiempos del 307, en el que la marca se vio desbordada por su crecimiento.

Versiones para España. El 308 CC empieza a venderse durante la primera quincena del mes de mayo. En principio llegarán las motorizaciones 2.0 HDi 140 CV y 1.6 THP 150 CV, que podrán acoplarse a transmisiones automáticas (respectivamente con potencias reajustadas a 136 y a 140 CV). Dos o tres meses más tarde se comercializarán las restantes versiones 1.6 HDi 112 CV y 1.6 VTi 120 CV.

Aunque aún no se conocen los precios oficiales podemos aventurar que el nuevo Peugeot 308 CC saldrá a la venta con precios similares a los de un Volkswagen Eos y un Renault Mégane CC de potencias equivalentes.

Una toma de contacto de 200 km ha sido suficiente para sacar una primera y muy positiva valoración del nuevo modelo Peugeot, que se mueve igualmente a gusto por el Promenade des Anglais de Niza que por las reviradas carreteras de los Alpes Marítimos franceses. Es decir, tiene el glamour de todo descapotable, pero igualmente puede presumir del riguroso comportamiento de un coupé de raza. La ventaja adicional es que esto último también puede conseguirlo con la capota abierta.

Los coches descapotables adolecen de una rigidez estructural inferior a la de los modelos cerrados. Buena parte de ellos han tenido habitualmente una especial facilidad para crujir sobre las irregularidades del terreno y ver limitada la precisión de la pisada de sus neumáticos. Lo primero que nos ha sorprendido del 308 CC ha sido precisamente todo lo contrario. No son ajenos a ello los casi 20 kg de peso adicional respecto al 307 CC, que se han ido la mayoría en refuerzos estructurales.

Pero no sólo estriban ahí los cambios fundamentales. La cinemática de la capota es completamente nueva y, aunque el sistema no ha variado, también genera una mejora evidente de la calidad de utilización; la estructura se beneficia de la tercera línea de carga frontal inaugurada en el 308 ‘berlina’; y los asientos delanteros incorporan un sistema de calefacción para el cuello de los pasajeros, que hace innecesario el uso de bufanda en los días de invierno.

Dos coches en uno. La gran ventaja del concepto coupé-cabrio es la de su capota metálica, que ofrece las características de los habituales ‘hardtop’ o techos duros, pero sin exigir un lugar de almacenamiento cuando no se utiliza. En el 308, la capota se guarda en el maletero, a pesar de lo cual la capacidad de éste sigue siendo muy aceptable. En modo cabrio ofrece un volumen útil de 226 dm3; en modo coupé, 403 dm3.

¿Puede abrirse el techo en marcha? Peugeot asegura que no hay ningún problema, siempre que se haga a velocidad inferior a 12 km/h. Aun así ¿qué pasa si sopla un fuerte viento en contra? No recomendamos hacer la prueba. La operación se completa en 20 segundos.

¿Qué inconvenientes tiene este coupé-cabrio? Todavía falta por dominar la estética completamente. El ligero abultamiento de la parte posterior, debido al espacio requerido por el techo plegado, aún sigue siendo evidente y poco estético. Durante el uso, hay que tener cuidado con el marco superior del parabrisas para no golpearse con él al entrar. El montante izquierdo del parabrisas resta algo de visibilidad en las curvas a izquierda.

¿Y la habitabilidad? Muy buena delante. Detrás, los respaldos de los asientos son tal vez demasiado verticales. No es una berlina de gama alta, pero ofrece suficiente espacio longitudinal y aceptable anchura.

¿Hace falta usar gorra? Sólo para protegerse la cabeza si rodamos a pleno sol, pero en esas condiciones más vale cerrar la capota. Cuando mejor se disfruta un coche abierto es en primavera y otoño, con radiaciones y temperatura ambiente soportables. En verano, mejor hacerlo a primeras horas de la mañana o a la caída de la tarde. Y no, no hay turbulencias que despeinen a las chicas gracias al cortavientos ‘airwave’ y rodando con las ventanillas subidas.

¿Qué pasa en invierno? A lo sumo harían falta unos guantes con temperaturas extremas. Si vas en moto ¿no vas a ir en un coche que, además de tener climatización, lleva asientos con calefacción integrada para el cuello como los del Mercedes SLK? Lo dicho, ni gorra ni bufanda. Por precaución unos guantes, que para eso está la guantera.

Chasis de referencia. Con una dirección muy precisa y suficientemente directa, el 308 CC permite aprovechar las bondades de un chasis, con unos márgenes de seguridad activa realmente altos. Destacable asimismo la inmediata respuesta de las motorizaciones más potentes, que se distinguen por sus consistentes valores de par máximo.

¿Puede ser premium un generalista? Si hacemos abstracción del nombre de la marca y nos atenemos a la calidad apreciada en las unidades de esta toma de contacto, sí. Tapizados, ajustes, materiales, rigidez estructural, motores 2.0 HDi y 1.6 THP… El 308 CC es un producto de una calidad muy elevada. Falta por comprobar la durabilidad con el paso de los kilómetros, pero los controles de calidad en Peugeot han dado un cambio radical desde los tiempos del 307, en el que la marca se vio desbordada por su crecimiento.

Versiones para España. El 308 CC empieza a venderse durante la primera quincena del mes de mayo. En principio llegarán las motorizaciones 2.0 HDi 140 CV y 1.6 THP 150 CV, que podrán acoplarse a transmisiones automáticas (respectivamente con potencias reajustadas a 136 y a 140 CV). Dos o tres meses más tarde se comercializarán las restantes versiones 1.6 HDi 112 CV y 1.6 VTi 120 CV.

Aunque aún no se conocen los precios oficiales podemos aventurar que el nuevo Peugeot 308 CC saldrá a la venta con precios similares a los de un Volkswagen Eos y un Renault Mégane CC de potencias equivalentes.

Una toma de contacto de 200 km ha sido suficiente para sacar una primera y muy positiva valoración del nuevo modelo Peugeot, que se mueve igualmente a gusto por el Promenade des Anglais de Niza que por las reviradas carreteras de los Alpes Marítimos franceses. Es decir, tiene el glamour de todo descapotable, pero igualmente puede presumir del riguroso comportamiento de un coupé de raza. La ventaja adicional es que esto último también puede conseguirlo con la capota abierta.

Los coches descapotables adolecen de una rigidez estructural inferior a la de los modelos cerrados. Buena parte de ellos han tenido habitualmente una especial facilidad para crujir sobre las irregularidades del terreno y ver limitada la precisión de la pisada de sus neumáticos. Lo primero que nos ha sorprendido del 308 CC ha sido precisamente todo lo contrario. No son ajenos a ello los casi 20 kg de peso adicional respecto al 307 CC, que se han ido la mayoría en refuerzos estructurales.

Pero no sólo estriban ahí los cambios fundamentales. La cinemática de la capota es completamente nueva y, aunque el sistema no ha variado, también genera una mejora evidente de la calidad de utilización; la estructura se beneficia de la tercera línea de carga frontal inaugurada en el 308 ‘berlina’; y los asientos delanteros incorporan un sistema de calefacción para el cuello de los pasajeros, que hace innecesario el uso de bufanda en los días de invierno.

Dos coches en uno. La gran ventaja del concepto coupé-cabrio es la de su capota metálica, que ofrece las características de los habituales ‘hardtop’ o techos duros, pero sin exigir un lugar de almacenamiento cuando no se utiliza. En el 308, la capota se guarda en el maletero, a pesar de lo cual la capacidad de éste sigue siendo muy aceptable. En modo cabrio ofrece un volumen útil de 226 dm3; en modo coupé, 403 dm3.

¿Puede abrirse el techo en marcha? Peugeot asegura que no hay ningún problema, siempre que se haga a velocidad inferior a 12 km/h. Aun así ¿qué pasa si sopla un fuerte viento en contra? No recomendamos hacer la prueba. La operación se completa en 20 segundos.

¿Qué inconvenientes tiene este coupé-cabrio? Todavía falta por dominar la estética completamente. El ligero abultamiento de la parte posterior, debido al espacio requerido por el techo plegado, aún sigue siendo evidente y poco estético. Durante el uso, hay que tener cuidado con el marco superior del parabrisas para no golpearse con él al entrar. El montante izquierdo del parabrisas resta algo de visibilidad en las curvas a izquierda.

¿Y la habitabilidad? Muy buena delante. Detrás, los respaldos de los asientos son tal vez demasiado verticales. No es una berlina de gama alta, pero ofrece suficiente espacio longitudinal y aceptable anchura.

¿Hace falta usar gorra? Sólo para protegerse la cabeza si rodamos a pleno sol, pero en esas condiciones más vale cerrar la capota. Cuando mejor se disfruta un coche abierto es en primavera y otoño, con radiaciones y temperatura ambiente soportables. En verano, mejor hacerlo a primeras horas de la mañana o a la caída de la tarde. Y no, no hay turbulencias que despeinen a las chicas gracias al cortavientos ‘airwave’ y rodando con las ventanillas subidas.

¿Qué pasa en invierno? A lo sumo harían falta unos guantes con temperaturas extremas. Si vas en moto ¿no vas a ir en un coche que, además de tener climatización, lleva asientos con calefacción integrada para el cuello como los del Mercedes SLK? Lo dicho, ni gorra ni bufanda. Por precaución unos guantes, que para eso está la guantera.

Chasis de referencia. Con una dirección muy precisa y suficientemente directa, el 308 CC permite aprovechar las bondades de un chasis, con unos márgenes de seguridad activa realmente altos. Destacable asimismo la inmediata respuesta de las motorizaciones más potentes, que se distinguen por sus consistentes valores de par máximo.

¿Puede ser premium un generalista? Si hacemos abstracción del nombre de la marca y nos atenemos a la calidad apreciada en las unidades de esta toma de contacto, sí. Tapizados, ajustes, materiales, rigidez estructural, motores 2.0 HDi y 1.6 THP… El 308 CC es un producto de una calidad muy elevada. Falta por comprobar la durabilidad con el paso de los kilómetros, pero los controles de calidad en Peugeot han dado un cambio radical desde los tiempos del 307, en el que la marca se vio desbordada por su crecimiento.

Versiones para España. El 308 CC empieza a venderse durante la primera quincena del mes de mayo. En principio llegarán las motorizaciones 2.0 HDi 140 CV y 1.6 THP 150 CV, que podrán acoplarse a transmisiones automáticas (respectivamente con potencias reajustadas a 136 y a 140 CV). Dos o tres meses más tarde se comercializarán las restantes versiones 1.6 HDi 112 CV y 1.6 VTi 120 CV.

Aunque aún no se conocen los precios oficiales podemos aventurar que el nuevo Peugeot 308 CC saldrá a la venta con precios similares a los de un Volkswagen Eos y un Renault Mégane CC de potencias equivalentes.

Una toma de contacto de 200 km ha sido suficiente para sacar una primera y muy positiva valoración del nuevo modelo Peugeot, que se mueve igualmente a gusto por el Promenade des Anglais de Niza que por las reviradas carreteras de los Alpes Marítimos franceses. Es decir, tiene el glamour de todo descapotable, pero igualmente puede presumir del riguroso comportamiento de un coupé de raza. La ventaja adicional es que esto último también puede conseguirlo con la capota abierta.

Los coches descapotables adolecen de una rigidez estructural inferior a la de los modelos cerrados. Buena parte de ellos han tenido habitualmente una especial facilidad para crujir sobre las irregularidades del terreno y ver limitada la precisión de la pisada de sus neumáticos. Lo primero que nos ha sorprendido del 308 CC ha sido precisamente todo lo contrario. No son ajenos a ello los casi 20 kg de peso adicional respecto al 307 CC, que se han ido la mayoría en refuerzos estructurales.

Pero no sólo estriban ahí los cambios fundamentales. La cinemática de la capota es completamente nueva y, aunque el sistema no ha variado, también genera una mejora evidente de la calidad de utilización; la estructura se beneficia de la tercera línea de carga frontal inaugurada en el 308 ‘berlina’; y los asientos delanteros incorporan un sistema de calefacción para el cuello de los pasajeros, que hace innecesario el uso de bufanda en los días de invierno.

Dos coches en uno. La gran ventaja del concepto coupé-cabrio es la de su capota metálica, que ofrece las características de los habituales ‘hardtop’ o techos duros, pero sin exigir un lugar de almacenamiento cuando no se utiliza. En el 308, la capota se guarda en el maletero, a pesar de lo cual la capacidad de éste sigue siendo muy aceptable. En modo cabrio ofrece un volumen útil de 226 dm3; en modo coupé, 403 dm3.

¿Puede abrirse el techo en marcha? Peugeot asegura que no hay ningún problema, siempre que se haga a velocidad inferior a 12 km/h. Aun así ¿qué pasa si sopla un fuerte viento en contra? No recomendamos hacer la prueba. La operación se completa en 20 segundos.

¿Qué inconvenientes tiene este coupé-cabrio? Todavía falta por dominar la estética completamente. El ligero abultamiento de la parte posterior, debido al espacio requerido por el techo plegado, aún sigue siendo evidente y poco estético. Durante el uso, hay que tener cuidado con el marco superior del parabrisas para no golpearse con él al entrar. El montante izquierdo del parabrisas resta algo de visibilidad en las curvas a izquierda.

¿Y la habitabilidad? Muy buena delante. Detrás, los respaldos de los asientos son tal vez demasiado verticales. No es una berlina de gama alta, pero ofrece suficiente espacio longitudinal y aceptable anchura.

¿Hace falta usar gorra? Sólo para protegerse la cabeza si rodamos a pleno sol, pero en esas condiciones más vale cerrar la capota. Cuando mejor se disfruta un coche abierto es en primavera y otoño, con radiaciones y temperatura ambiente soportables. En verano, mejor hacerlo a primeras horas de la mañana o a la caída de la tarde. Y no, no hay turbulencias que despeinen a las chicas gracias al cortavientos ‘airwave’ y rodando con las ventanillas subidas.

¿Qué pasa en invierno? A lo sumo harían falta unos guantes con temperaturas extremas. Si vas en moto ¿no vas a ir en un coche que, además de tener climatización, lleva asientos con calefacción integrada para el cuello como los del Mercedes SLK? Lo dicho, ni gorra ni bufanda. Por precaución unos guantes, que para eso está la guantera.

Chasis de referencia. Con una dirección muy precisa y suficientemente directa, el 308 CC permite aprovechar las bondades de un chasis, con unos márgenes de seguridad activa realmente altos. Destacable asimismo la inmediata respuesta de las motorizaciones más potentes, que se distinguen por sus consistentes valores de par máximo.

¿Puede ser premium un generalista? Si hacemos abstracción del nombre de la marca y nos atenemos a la calidad apreciada en las unidades de esta toma de contacto, sí. Tapizados, ajustes, materiales, rigidez estructural, motores 2.0 HDi y 1.6 THP… El 308 CC es un producto de una calidad muy elevada. Falta por comprobar la durabilidad con el paso de los kilómetros, pero los controles de calidad en Peugeot han dado un cambio radical desde los tiempos del 307, en el que la marca se vio desbordada por su crecimiento.

Versiones para España. El 308 CC empieza a venderse durante la primera quincena del mes de mayo. En principio llegarán las motorizaciones 2.0 HDi 140 CV y 1.6 THP 150 CV, que podrán acoplarse a transmisiones automáticas (respectivamente con potencias reajustadas a 136 y a 140 CV). Dos o tres meses más tarde se comercializarán las restantes versiones 1.6 HDi 112 CV y 1.6 VTi 120 CV.

Aunque aún no se conocen los precios oficiales podemos aventurar que el nuevo Peugeot 308 CC saldrá a la venta con precios similares a los de un Volkswagen Eos y un Renault Mégane CC de potencias equivalentes.

Galería relacionada

Peugeot 308 CC: detalles

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...