Peugeot 5008

Enhorabuena. Por fin Peugeot suma a su oferta un auténtico monovolumen compacto. Encierra lo clásico en la categoría, mucho espacio y formidable modularidad, pero con muchísimo estilo y atención por el detalle. Se vende en noviembre con cuatro motorizaciones —dos gasolina y dos HDi— a precios que oscilan entre los 21.400 y 29.400 euros.
-
Peugeot 5008
Peugeot 5008

El Peugeot 5008 recurre al plantel de motorizaciones ya empleadas en el 3008. Por un lado, hay dos 1.6i de gasolina procedentes del acuerdo de colaboración con BMW. Uno rinde 120 CV, tiene inyección indirecta y distribución tipo “Valvetronic” —variación de fase en admisión y escape y alzada para las válvulas de admisión—. El otro es inyección directa sobrealimentado, tiene 156 CV y supone una alternativa exquisita para quién no tenga el consumo en primer plano —no porque gaste demasiado, sino por lo rápido que se puede amortizar el Diesel de prestación similar—.

De los gasolina es el único que hemos conducido. Se trata de un motor muy refinado, con empuje constante desde bajo régimen y sobresaliente capacidad para garantizar una soberbia agilidad con el 5008 a plena ocupación. Las prestaciones principales de estos dos motores son las siguientes (1.6 VTi-120 CV/1.6 THP-150 CV): Velocidad máxima: 187/195 km/h. Consumo medio: 5,8/5,7 l/100 km; Emisiones CO2: 169/167. El hecho de que el más potente consuma menos se debe, fundamentalmente, a la caja de cambios de 6 relaciones, en lugar de la de 5 marchas del 120 CV.

La gama Diesel la compone un 1.6 HDI de 110 CV, cuya prestación real dependerá mucho de las condiciones de carga del Peugeot 5008, así como un 2.0 HDi de 150 CV —163 en su versión automática—, motor ya estrenado en el 3008 y con un 50 por ciento de componentes nuevos respecto al que Peugeot utiliza en el resto de modelos. Se trata de una apuesta segura tanto a nivel prestacional como por refinamiento y agrado de uso. Suena muy poco a bajo régimen, empuja con regularidad y, aunque da la potencia máxima antes de las 4.000 rpm, estira con consistencia hasta 4.500 rpm.

Los registros de estos motores son los siguientes. Velocidad máxima: 183/195 km/h; consumo medio: 4,5/4,8 l/100 km. Emisiones de CO2: 135/154 g/km. Ambos modelos emplean un cambio manual de 6 relaciones. Opcionalmente, el 1.6 HDi dispone de un cambio automático pilotado también de 6 marchas, mientras que a partir de 2010, el 2.0 HDi —al igual que el 1.6 THP— se podrá solicitar con un cambio automático por convertidor de 6 marchas.

Estructuralmente, el Peugeot 5008 no deriva directamente del Citroën Grand C4 Picasso, sino del 3008, con quien comparte todo el eje delantero, redefinido no en geometrías respecto al esquema clásico —McPherson con tirante inferior—, pero sí en cotas y anchura de vías. El eje posterior sí deriva del monovolumen de Citroën citado, aunque con modificaciones en la inclinación de los amortiguadores para que éstos interfieran lo mínimo posible en la habitabilidad interior.

La puesta a punto de suspensión parece más enfocada a lograr un comportamiento ágil que el mejor confort rutero. La carrocería inclina poco y el tren delantero obedece muy bien, mientras que el trasero, al menos con sólo dos pasajeros a bordo, nos ha parecido demasiado seco. Puede llevar ruedas de 16, 17 y 18 pulgadas, desarrolladas por Peugeot y, en el primer caso, de bajo índice de resistencia para optimizar el consumo. El Cx es de 0,29, un excepcional valor que, sin duda, es partícipe directo de uno de los grandes valores del 5008: el refinamiento general.

1.6 HDi
Confort: 23.000 euros
Premium: 24.700 euros
Spor Pack: 27.400 euros

<

p> 2.0 HDi

<

p> Premium: 26.700 euros
Sport Pack:29.400

<

p> 1.6 VTi

<

p> Confort: 21.400 euros
Premium: 23.100 euros

<

p> 1.6 THP

<

p> Premium: 25.200 euros
Sport Pack: 27.900

El Peugeot 5008 recurre al plantel de motorizaciones ya empleadas en el 3008. Por un lado, hay dos 1.6i de gasolina procedentes del acuerdo de colaboración con BMW. Uno rinde 120 CV, tiene inyección indirecta y distribución tipo “Valvetronic” —variación de fase en admisión y escape y alzada para las válvulas de admisión—. El otro es inyección directa sobrealimentado, tiene 156 CV y supone una alternativa exquisita para quién no tenga el consumo en primer plano —no porque gaste demasiado, sino por lo rápido que se puede amortizar el Diesel de prestación similar—.

De los gasolina es el único que hemos conducido. Se trata de un motor muy refinado, con empuje constante desde bajo régimen y sobresaliente capacidad para garantizar una soberbia agilidad con el 5008 a plena ocupación. Las prestaciones principales de estos dos motores son las siguientes (1.6 VTi-120 CV/1.6 THP-150 CV): Velocidad máxima: 187/195 km/h. Consumo medio: 5,8/5,7 l/100 km; Emisiones CO2: 169/167. El hecho de que el más potente consuma menos se debe, fundamentalmente, a la caja de cambios de 6 relaciones, en lugar de la de 5 marchas del 120 CV.

La gama Diesel la compone un 1.6 HDI de 110 CV, cuya prestación real dependerá mucho de las condiciones de carga del Peugeot 5008, así como un 2.0 HDi de 150 CV —163 en su versión automática—, motor ya estrenado en el 3008 y con un 50 por ciento de componentes nuevos respecto al que Peugeot utiliza en el resto de modelos. Se trata de una apuesta segura tanto a nivel prestacional como por refinamiento y agrado de uso. Suena muy poco a bajo régimen, empuja con regularidad y, aunque da la potencia máxima antes de las 4.000 rpm, estira con consistencia hasta 4.500 rpm.

Los registros de estos motores son los siguientes. Velocidad máxima: 183/195 km/h; consumo medio: 4,5/4,8 l/100 km. Emisiones de CO2: 135/154 g/km. Ambos modelos emplean un cambio manual de 6 relaciones. Opcionalmente, el 1.6 HDi dispone de un cambio automático pilotado también de 6 marchas, mientras que a partir de 2010, el 2.0 HDi —al igual que el 1.6 THP— se podrá solicitar con un cambio automático por convertidor de 6 marchas.

Estructuralmente, el Peugeot 5008 no deriva directamente del Citroën Grand C4 Picasso, sino del 3008, con quien comparte todo el eje delantero, redefinido no en geometrías respecto al esquema clásico —McPherson con tirante inferior—, pero sí en cotas y anchura de vías. El eje posterior sí deriva del monovolumen de Citroën citado, aunque con modificaciones en la inclinación de los amortiguadores para que éstos interfieran lo mínimo posible en la habitabilidad interior.

La puesta a punto de suspensión parece más enfocada a lograr un comportamiento ágil que el mejor confort rutero. La carrocería inclina poco y el tren delantero obedece muy bien, mientras que el trasero, al menos con sólo dos pasajeros a bordo, nos ha parecido demasiado seco. Puede llevar ruedas de 16, 17 y 18 pulgadas, desarrolladas por Peugeot y, en el primer caso, de bajo índice de resistencia para optimizar el consumo. El Cx es de 0,29, un excepcional valor que, sin duda, es partícipe directo de uno de los grandes valores del 5008: el refinamiento general.

1.6 HDi
Confort: 23.000 euros
Premium: 24.700 euros
Spor Pack: 27.400 euros

<

p> 2.0 HDi

<

p> Premium: 26.700 euros
Sport Pack:29.400

<

p> 1.6 VTi

<

p> Confort: 21.400 euros
Premium: 23.100 euros

<

p> 1.6 THP

<

p> Premium: 25.200 euros
Sport Pack: 27.900

Galería relacionada

Peugeot 5008 detalles

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...