Contacto: Peugeot 308 II, paso al "Frenchwagen"

Todos quieren ser como el Volkswagen Golf, el histórico líder de ventas a nivel europeo. Ahora la segunda generación del Peugeot 308 se acerca a esta referencia, tanto en dinámica como en calidades.
Juan Carlos Payo.

Twitter: @PayoAutopista -

Contacto: Peugeot 308 II, paso al "Frenchwagen"
Contacto: Peugeot 308 II, paso al "Frenchwagen"

Trabajo, mucho trabajo hay detrás del nuevo Peugeot 308 para convertirse en un actor destacado a nivel europeo dentro del segmento de los compactos. Oferta muchos pequeños/grandes detalles arrancando con un llamativo descenso medio del peso de 140 kilos  -recordemos que esta cifra en los compactos del Grupo VW con Audi A3, Seat León, VW Golf e incluso Skoda Octavia con plataforma MQB supone mejoras máximas de 100 kilos-. A esta nueva ligereza del nuevo compacto de Peugeot ayuda y mucho la nueva plataforma EMP2 del grupo PSA que ya ha estrenado el Citroën C4 Picasso. Otros puntos fuertes a tener en cuenta son una excelente carga de tecnología de seguridad y confort, una mejora de calidades muy superior frente al modelo saliente y un puesto de conducción combinando volante pequeño con cuadro de mandos elevado que se generaliza tras su arranque en el Peugeot 208

 

Estéticamente el nuevo Peugeot 308 ha perdido estridencia estilística, barroquismo, ganando una elegancia y limpieza de formas que resultan mucho más agradables al ojo, más sugerentes, aunque con unos elementos Tech, como los faros delanteros íntegros de leds –ya los conocíamos en el León de Seat, que abrió esta tecnología entre los compactos- que lo aúpan hacia segmentos superiores en cuanto a presencia exterior

 Peugeot 308 II

En el interior, nos quedamos con tres puntos muy positivos: la combinación volante pequeño/instrumentación elevada que si ya me gustaba en el Peugeot 208, aquí se pule para que a la primera tengas un manejo fácil y divertido de un pequeño volante en ciudad y carretera ratonera junto a unos indicadores principales de velocidad y cuentavueltas a la altura de los ojos para ganar en efectividad al volante, al no desviar apenas la vista de la carretera cuando necesitas información. Además, no menos llamativas son las calidades de materiales que rompen con todo lo visto en los Peugeot compactos apostando por mullidos allí donde el ojo y el dedo gustan fijarse –parte superior del salpicadero, zona de las puertas…- combinados, esta vez con pureza de líneas y botonería la justa para dar sensación de limpieza, y un maletero de formas muy regulares, muy hundido frente a la ya de por sí baja línea de carga y que anuncia un cubicaje que crece frente al Peugeot 308 saliente en 40 litros. Y todo ello con una longitud que desciende en 2,5 cm frente al modelo al que sustituye, a la vez que reduce su altura en 4 centímetros, lo cual le da una planta en carretera mucho más dinámica. En espacio trasero hay altura suficiente aunque el espacio para las rodillas es algo más reducido que en, por ejemplo, un VW Golf, y no sobra mucho si quien conduce supera el metro ochenta.

 

Cuadro de mandos en este nuevo Peugeot 308 con relojes muy pequeños, muy minimalistas, con un cuentavueltas cuya aguja se mueve de derecha a izquierdas –cuesta acostumbrarse, la verdad-. Arranque por botón que se ubica junto al pomo del cambio y el conmutador de freno eléctrico –un acierto estos tres elementos tan juntos porque la secuencia de puesta en marcha del vehículo se simplifica-. Asientos confortables aunque agradeceríamos una mayor sujeción lateral.

 

Lo gordo, en primavera

Mecánicamente habrá dos fases bien diferenciadas: una primera de arranque comercial a mediados de octubre con tres motores de gasolinatricilíndrico 82 CV y THP 125 y 155 CV- y dos Diesel 1.6 con 92 y 115 CV –éste último con start&stop-. Luego, ya en la próxima primavera el tricilíndrico gasolina se beneficiará de la llegada del turbo con declinaciones de 110 y 130 CV y también llegará un Diesel hipereficiente sobre base del 1.6 e-HDi con 120 CV y que se optimizará al máximo para reducir su consumo medio a 3,1 l/100 km con 82 gr/km de CO2. Además, y también en primavera, conoceremos el 308 Diesel Blue HDi 150 CV –más adelante debería entrar un gasolina en el entorno de 200 CV, a la espera de un R, y un Diesel con 180 CV-. En materia de transmisiones, manuales de cinco y seis relaciones a la espera de una nueva generación de automatismos con seis relaciones suministrados por los japoneses de Aisin que se acercarán entre 5 y 10 gramos de emisiones a sus hermanos manuales. Toda la gama Peugeot 308 presumirá de un Cx de 0,28, de poder montar neumáticos de baja resistencia a la rodadura (3g menos por kilómetro de CO2), de fondo plano…

 

Y... ¿cómo va?

Ya hemos ensalzado en este nuevo Peugeot 308 lo manejable que nos resulta ese pequeño volante en ciudad, y lo manejable que nos resulta ese pequeño volante en carreteras reviradas cuando queremos divertirnosmotor THP 155 CV-. Dirección precisa, buena capacidad de absorción de las suspensiones, cambio correcto y algo más suave en el gasolina que en el Diesel con recorridos más largos a la hora de manejar el pomo en el modelo de gasóleo –nos gustarían algo más cortos-, consumos muy ajustados en el Diesel –cinco litros hemos marcado en nuestros primeros 80 km de prueba-, cóctel perfecto de suavidad y firmeza, sonoridad o más bien falta de ella en el e-HDI rodando con tranquilidad…

 

¿Y algún defecto? Nos habían hablado de una calidad extrema en el nuevo Peugeot 308, de los mejores materiales y ajustes y vemos algunas lagunas como el material plástico que desentona en esa parte inferior de la limpia consola central –visualmente similar en dibujo a la plancha superior mullida pero no a la hora de tocarla-. También junto a manetas interiores de las puertas hay algún plástico muy plástico, no se contempla la posibilidad de montar rueda de repuesto convencional –kit o galleta-, la plaza trasera central es testimonial ante el voluminoso túnel de transmisión… No son grandes obstáculos que empañen un notable producto que planta cara dinámicamente a un Golf, al que gana en estilo exterior e interior, con el que en calidades y ajustes está ligeramente por debajo y con el que, de momento, en oferta mecánica, de transmisiones y de carrocerías tiene mucho que avanzar, aunque guarda parte de su artillería en la recámara.

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...