Publicidad

Opel Meriva frente a Grand Modus

El aumento de tamaño del Modus en su variante Grand Modus le permite ahora rivalizar con modelos como el Opel Meriva, el rey de los pequeños en cuanto a modularidad y espacio interior se refiere. Sus motores Diesel de 100 caballos, sumados a equipamientos altos de gama, amplían el radio de acción de estos utilitarios.
-
Opel Meriva frente a Grand Modus
Opel Meriva frente a Grand Modus

Si como utilitario entendemos coche pequeño, asequible y práctico, los monovolúmenes basados en estos coches dan todavía más sentido a su definición. Mientras en un pequeño Corsa o en un Clio la vida familiar queda un tanto “justa”, en sus variantes monovolumen el problema se resuelve con creces. Tanto el Meriva –que tiene la base del anterior Corsa- como el Grand Modus –base Clio actual- aportan maleteros mucho más grandes, plazas traseras más prácticas y soluciones interiores pensadas claramente para la familia. Así encontramos multitud de huecos, guanteras, posavasos… un espacio totalmente aprovechado, pensado para 4 ó 5 pasajeros.

Dentro de este segmento específico, el Opel Meriva ostenta el título de modelo mejor aprovechado. Tiene en sus plazas traseras el sistema Flexspace, un curioso mecanismo, que ninguno de sus rivales ha conseguido superar, y que permite configurar el interior en función de las necesidades: 4 ó 5 personas, más maletero o espacio de carga con fondo plano. Además, fue el primero del segmento en ofrecer motores Diesel de 100 caballos y el único que cuenta con variante deportiva –un OPC con turbo de 180 CV-; todo un reto para sus rivales desde 2003.

En Renault la respuesta corrió a cargo del Modus, un vehículo bien pensado pero que con su tamaño se quedó un poco en tierra de nadie; demasiado pequeño para el precio que oferta, tenidos en cuenta sus 10 cm menos de batalla que un Clio. Consciente de ello, la marca del rombo ha corregido su “error estratégico” y ahora ha sacado el Grand Modus, con la misma batalla del Clio actual y 24 cm más largo que el Modus; y ahora sí. La ganancia en espacio ha sido lo suficientemente importante como para que ahora, en el propio concesionario, habrá clientes que incluso lleguen a dudar entre comprarse este Grand Modus o un Scénic; todo depende de las necesidades de espacio, puesto que, con el motor adecuado, este modelo no envidia en absoluto a su hermano mayor en muchos aspectos, siendo una opción incluso si se quiere viajar con él cargado hasta los topes.

Ya saben el dicho: cabeza de ratón o cola de león. Pero ahora toca enfrentarlo al que ha sido el mejor representante de la categoría. Hasta que llegue la nueva generación Meriva con la base del Corsa actual, que estará a la venta a finales de 2009 o principios de 2010 –empieza a fabricarse en Zaragoza en septiembre de 2009-, rivalizarán directamente por el primer puesto. Aquí los enfrentamos con sus motores Diesel de 100 caballos y los acabados tope de gama de cada uno.

Si como utilitario entendemos coche pequeño, asequible y práctico, los monovolúmenes basados en estos coches dan todavía más sentido a su definición. Mientras en un pequeño Corsa o en un Clio la vida familiar queda un tanto “justa”, en sus variantes monovolumen el problema se resuelve con creces. Tanto el Meriva –que tiene la base del anterior Corsa- como el Grand Modus –base Clio actual- aportan maleteros mucho más grandes, plazas traseras más prácticas y soluciones interiores pensadas claramente para la familia. Así encontramos multitud de huecos, guanteras, posavasos… un espacio totalmente aprovechado, pensado para 4 ó 5 pasajeros.

Dentro de este segmento específico, el Opel Meriva ostenta el título de modelo mejor aprovechado. Tiene en sus plazas traseras el sistema Flexspace, un curioso mecanismo, que ninguno de sus rivales ha conseguido superar, y que permite configurar el interior en función de las necesidades: 4 ó 5 personas, más maletero o espacio de carga con fondo plano. Además, fue el primero del segmento en ofrecer motores Diesel de 100 caballos y el único que cuenta con variante deportiva –un OPC con turbo de 180 CV-; todo un reto para sus rivales desde 2003.

En Renault la respuesta corrió a cargo del Modus, un vehículo bien pensado pero que con su tamaño se quedó un poco en tierra de nadie; demasiado pequeño para el precio que oferta, tenidos en cuenta sus 10 cm menos de batalla que un Clio. Consciente de ello, la marca del rombo ha corregido su “error estratégico” y ahora ha sacado el Grand Modus, con la misma batalla del Clio actual y 24 cm más largo que el Modus; y ahora sí. La ganancia en espacio ha sido lo suficientemente importante como para que ahora, en el propio concesionario, habrá clientes que incluso lleguen a dudar entre comprarse este Grand Modus o un Scénic; todo depende de las necesidades de espacio, puesto que, con el motor adecuado, este modelo no envidia en absoluto a su hermano mayor en muchos aspectos, siendo una opción incluso si se quiere viajar con él cargado hasta los topes.

Ya saben el dicho: cabeza de ratón o cola de león. Pero ahora toca enfrentarlo al que ha sido el mejor representante de la categoría. Hasta que llegue la nueva generación Meriva con la base del Corsa actual, que estará a la venta a finales de 2009 o principios de 2010 –empieza a fabricarse en Zaragoza en septiembre de 2009-, rivalizarán directamente por el primer puesto. Aquí los enfrentamos con sus motores Diesel de 100 caballos y los acabados tope de gama de cada uno.

Si como utilitario entendemos coche pequeño, asequible y práctico, los monovolúmenes basados en estos coches dan todavía más sentido a su definición. Mientras en un pequeño Corsa o en un Clio la vida familiar queda un tanto “justa”, en sus variantes monovolumen el problema se resuelve con creces. Tanto el Meriva –que tiene la base del anterior Corsa- como el Grand Modus –base Clio actual- aportan maleteros mucho más grandes, plazas traseras más prácticas y soluciones interiores pensadas claramente para la familia. Así encontramos multitud de huecos, guanteras, posavasos… un espacio totalmente aprovechado, pensado para 4 ó 5 pasajeros.

Dentro de este segmento específico, el Opel Meriva ostenta el título de modelo mejor aprovechado. Tiene en sus plazas traseras el sistema Flexspace, un curioso mecanismo, que ninguno de sus rivales ha conseguido superar, y que permite configurar el interior en función de las necesidades: 4 ó 5 personas, más maletero o espacio de carga con fondo plano. Además, fue el primero del segmento en ofrecer motores Diesel de 100 caballos y el único que cuenta con variante deportiva –un OPC con turbo de 180 CV-; todo un reto para sus rivales desde 2003.

En Renault la respuesta corrió a cargo del Modus, un vehículo bien pensado pero que con su tamaño se quedó un poco en tierra de nadie; demasiado pequeño para el precio que oferta, tenidos en cuenta sus 10 cm menos de batalla que un Clio. Consciente de ello, la marca del rombo ha corregido su “error estratégico” y ahora ha sacado el Grand Modus, con la misma batalla del Clio actual y 24 cm más largo que el Modus; y ahora sí. La ganancia en espacio ha sido lo suficientemente importante como para que ahora, en el propio concesionario, habrá clientes que incluso lleguen a dudar entre comprarse este Grand Modus o un Scénic; todo depende de las necesidades de espacio, puesto que, con el motor adecuado, este modelo no envidia en absoluto a su hermano mayor en muchos aspectos, siendo una opción incluso si se quiere viajar con él cargado hasta los topes.

Ya saben el dicho: cabeza de ratón o cola de león. Pero ahora toca enfrentarlo al que ha sido el mejor representante de la categoría. Hasta que llegue la nueva generación Meriva con la base del Corsa actual, que estará a la venta a finales de 2009 o principios de 2010 –empieza a fabricarse en Zaragoza en septiembre de 2009-, rivalizarán directamente por el primer puesto. Aquí los enfrentamos con sus motores Diesel de 100 caballos y los acabados tope de gama de cada uno.

Si como utilitario entendemos coche pequeño, asequible y práctico, los monovolúmenes basados en estos coches dan todavía más sentido a su definición. Mientras en un pequeño Corsa o en un Clio la vida familiar queda un tanto “justa”, en sus variantes monovolumen el problema se resuelve con creces. Tanto el Meriva –que tiene la base del anterior Corsa- como el Grand Modus –base Clio actual- aportan maleteros mucho más grandes, plazas traseras más prácticas y soluciones interiores pensadas claramente para la familia. Así encontramos multitud de huecos, guanteras, posavasos… un espacio totalmente aprovechado, pensado para 4 ó 5 pasajeros.

Dentro de este segmento específico, el Opel Meriva ostenta el título de modelo mejor aprovechado. Tiene en sus plazas traseras el sistema Flexspace, un curioso mecanismo, que ninguno de sus rivales ha conseguido superar, y que permite configurar el interior en función de las necesidades: 4 ó 5 personas, más maletero o espacio de carga con fondo plano. Además, fue el primero del segmento en ofrecer motores Diesel de 100 caballos y el único que cuenta con variante deportiva –un OPC con turbo de 180 CV-; todo un reto para sus rivales desde 2003.

En Renault la respuesta corrió a cargo del Modus, un vehículo bien pensado pero que con su tamaño se quedó un poco en tierra de nadie; demasiado pequeño para el precio que oferta, tenidos en cuenta sus 10 cm menos de batalla que un Clio. Consciente de ello, la marca del rombo ha corregido su “error estratégico” y ahora ha sacado el Grand Modus, con la misma batalla del Clio actual y 24 cm más largo que el Modus; y ahora sí. La ganancia en espacio ha sido lo suficientemente importante como para que ahora, en el propio concesionario, habrá clientes que incluso lleguen a dudar entre comprarse este Grand Modus o un Scénic; todo depende de las necesidades de espacio, puesto que, con el motor adecuado, este modelo no envidia en absoluto a su hermano mayor en muchos aspectos, siendo una opción incluso si se quiere viajar con él cargado hasta los topes.

Ya saben el dicho: cabeza de ratón o cola de león. Pero ahora toca enfrentarlo al que ha sido el mejor representante de la categoría. Hasta que llegue la nueva generación Meriva con la base del Corsa actual, que estará a la venta a finales de 2009 o principios de 2010 –empieza a fabricarse en Zaragoza en septiembre de 2009-, rivalizarán directamente por el primer puesto. Aquí los enfrentamos con sus motores Diesel de 100 caballos y los acabados tope de gama de cada uno.