Opel Meriva 1.7 CDTi

A su conocida funcionalidad y buen equipamiento, la gama Opel Meriva añade ahora este rápido y económico motor CDTI de 125 CV para situarse como el pequeño monovolumen Diesel más potente del mercado; una versión sin pretensiones deportivas, pero que asegura unas buenas prestaciones para viajar con la familia, equipaje incluido.
-
Opel Meriva 1.7 CDTi
Opel Meriva 1.7 CDTi

Que nadie espere en esta potenciada versión CDTi del Opel Meriva un comportamiento tan dinámico como el de la variante OPC gasolina 1.6 turbo de 180 CV. Este último nos sorprendió, no sólo por su velocidad y estética rácing, sino sobre todo por cómo se sujetaba a la carretera, gracias a unas suspensiones específicas y más firmes, y a una altura de carrocería rebajada. Más de 24.000 euros, sin embargo, fijaban un alto precio para este contenido monovolumen de sólo 4 metros, líder de su categoría y realmente una alternativa práctica a los tradicionales y económicos utilitarios.

Esta vez, con el motor Diesel superior 1.7 CDTi de 125 CV que también comparte el Corsa, hablamos de un Opel Meriva al uso. Con sus virtudes invariables de espacio y comodidad, y también con las habituales carencias dinámicas que impone su volumen de carrocería, pero garantizando unas excelentes prestaciones para tirar con desahogo de la carga familiar, con un ajustado consumo para viajar y un precio algo más razonable.

No podemos decir que este bloque de inyección directa sea de nueva generación, pero sí que ha ido actualizándose año a año para ganar rendimiento. De 60 a 75 CV; posteriormente, y ya con alimentación por common rail en lugar de bomba distribuidor, a 100; y, ahora, con diferente gestión electrónica y un turbo de geometría variable en vez de fija, hasta 125 CV, nuevo récord Diesel en la categoría. Supera sin paliativos los limitados 86 CV dCi del Nissan Note, los 90 de los Ford Fusion o Fiat Idea e, incluso, los 110 CV CRDi del Hyundai Matrix. Diferencia considerable y que, aparentemente, pudieramos considerar innecesaria atendiendo a la lógica y buena respuesta que ya otorga en la gama este mismo motor con 100 CV.

Este renovado 1.7 CDTi rinde 16 CV más de los anunciados. Demasiado progresivo en sus inicios, empuja con fuerza poco antes de alcanzar las 2.000 rpm y hasta prácticamente 4.000 vueltas, zona en la que decae.

No obstante, sin ser imprescindibles, los 1.200 euros de suplemento de esta nueva variante inciden, como siempre, en la seguridad. Sobre todo teniendo en cuenta las posibilidades de ocupación y carga de un monovolumen con un peso superior ya a 1.400 kilos. Los más de 140 CV reales que ahora entrega y sus buenas cifras de par, contundentes sobre todo a partir de 2.000 rpm (por debajo son algo más perezosas), aseguran mejores aceleraciones en cualquier trazado, destacando sus buenos registros en los adelantamientos, hasta tres segundos más rápidos que el CDTi/100 y muy próximos incluso a la extrema variante OPC.

El Opel Meriva 1.7 CDTI de 125 CV cuenta ahora, además, con un cambio manual que añade una relación más, seis en total, mejorando a su vez el confort de marcha e incluso los consumos en autopista, muy ajustados de por sí, y fáciles de mantener por debajo de los 7 litros cada 100 kilómetros.

Por sus características de pequeño familiar y habiendo como hay un CDTi de 100 CV, puede parecer un exceso optar en el Opel Meriva por este Diesel más potente. Los 25 CV extra, sin embargo, tienen presencia. No ganaremos carreras, pero permiten circular y adelantar con una reserva de seguridad. Y sin castigar los consumos, el confort o la funcionalidad.

Compromiso familiar

Que nadie espere en esta potenciada versión CDTi del Opel Meriva un comportamiento tan dinámico como el de la variante OPC gasolina 1.6 turbo de 180 CV. Este último nos sorprendió, no sólo por su velocidad y estética rácing, sino sobre todo por cómo se sujetaba a la carretera, gracias a unas suspensiones específicas y más firmes, y a una altura de carrocería rebajada. Más de 24.000 euros, sin embargo, fijaban un alto precio para este contenido monovolumen de sólo 4 metros, líder de su categoría y realmente una alternativa práctica a los tradicionales y económicos utilitarios.

Esta vez, con el motor Diesel superior 1.7 CDTi de 125 CV que también comparte el Corsa, hablamos de un Opel Meriva al uso. Con sus virtudes invariables de espacio y comodidad, y también con las habituales carencias dinámicas que impone su volumen de carrocería, pero garantizando unas excelentes prestaciones para tirar con desahogo de la carga familiar, con un ajustado consumo para viajar y un precio algo más razonable.

No podemos decir que este bloque de inyección directa sea de nueva generación, pero sí que ha ido actualizándose año a año para ganar rendimiento. De 60 a 75 CV; posteriormente, y ya con alimentación por common rail en lugar de bomba distribuidor, a 100; y, ahora, con diferente gestión electrónica y un turbo de geometría variable en vez de fija, hasta 125 CV, nuevo récord Diesel en la categoría. Supera sin paliativos los limitados 86 CV dCi del Nissan Note, los 90 de los Ford Fusion o Fiat Idea e, incluso, los 110 CV CRDi del Hyundai Matrix. Diferencia considerable y que, aparentemente, pudieramos considerar innecesaria atendiendo a la lógica y buena respuesta que ya otorga en la gama este mismo motor con 100 CV.

Este renovado 1.7 CDTi rinde 16 CV más de los anunciados. Demasiado progresivo en sus inicios, empuja con fuerza poco antes de alcanzar las 2.000 rpm y hasta prácticamente 4.000 vueltas, zona en la que decae.

No obstante, sin ser imprescindibles, los 1.200 euros de suplemento de esta nueva variante inciden, como siempre, en la seguridad. Sobre todo teniendo en cuenta las posibilidades de ocupación y carga de un monovolumen con un peso superior ya a 1.400 kilos. Los más de 140 CV reales que ahora entrega y sus buenas cifras de par, contundentes sobre todo a partir de 2.000 rpm (por debajo son algo más perezosas), aseguran mejores aceleraciones en cualquier trazado, destacando sus buenos registros en los adelantamientos, hasta tres segundos más rápidos que el CDTi/100 y muy próximos incluso a la extrema variante OPC.

El Opel Meriva 1.7 CDTI de 125 CV cuenta ahora, además, con un cambio manual que añade una relación más, seis en total, mejorando a su vez el confort de marcha e incluso los consumos en autopista, muy ajustados de por sí, y fáciles de mantener por debajo de los 7 litros cada 100 kilómetros.

Por sus características de pequeño familiar y habiendo como hay un CDTi de 100 CV, puede parecer un exceso optar en el Opel Meriva por este Diesel más potente. Los 25 CV extra, sin embargo, tienen presencia. No ganaremos carreras, pero permiten circular y adelantar con una reserva de seguridad. Y sin castigar los consumos, el confort o la funcionalidad.

Compromiso familiar

Galería relacionada

OPEL Meriva 1.7 CDTi 125 CV

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...