Opel Corsa 1.3 ecoFLEX

No interpretéis mal. Esta versión del Corsa destaca por la tranquilidad con la que consume el gasóleo, sin prisas... Aunque, del mismo modo, tampoco pierde la calma con las prestaciones, más apropiadas para la ciudad.
-
Opel Corsa 1.3 ecoFLEX
Opel Corsa 1.3 ecoFLEX

Probablemente, si alguno de vosotros ha tenido la necesidad reciente de comprar un utilitario, tal vez haya pensado en el Corsa. Y puede ser, además, que entre todas las versiones disponibles, los Diesel os interesen especialmente por la economía de uso. En esta ocasión hemos probado el 1.3 CDTi en la variante menos potente, es decir, la de 75 CV -llamada ahora ecoFlex- en lugar de 90 CV. Las diferencias entre ambos motores son pocas, y se centran exclusivamente en el turbo y en una gestión electrónica diferente. En esta versión, el turbo es fijo y no de geometría variable como el BorgWarner BV35 que monta el de 90 CV. En la factura, se ahorran unos 1.300 euros entre ambos motores con el acabado Sport.

Las prestaciones no son precisamente el punto fuerte de este Opel Corsa.

Tal como hemos podido comprobar con las mediciones realizadas por nuestro Centro Técnico, las cifras de aceleración son bastante discretas, lo mismo que ocurre con las de recuperaciones y adelantamientos. No hay que ser muy entendido en la materia para descubrir que este Corsa tiene en la ciudad su hábitat natural. El reducido consumo de este propulsor nos permite disponer de autonomía suficiente para creernos que el Corsa es nuestro propio transporte público, ya que es económico y nos lleva a cualquier rincón de la ciudad. Sus cotas exteriores, aunque han crecido, siguen siendo óptimas para aparcar en las atestadas calles de cualquier gran ciudad.

Efectivamente, mejor quedarnos en la ciudad que salir fuera de ella. Si realmente necesitamos con cierta asiduidad desplazarnos por carretera, interesará invertir algo más de dinero por la versión de 90 CV. El de 75 CV que ahora probamos resultará, en ocasiones, demasiado justo para realizar trayectos por carretera, si éstos van a ser frecuentes. Y más aún, si encima viajamos con más de dos ocupantes o con el maletero cargado.

No olvidemos que en un coche la potencia del motor no lo es todo, puesto que el peso del propio coche puede innfluir negativamente en las prestaciones. El Corsa, con algo más de 1.200 kg -para acometer nuevos estándares de seguridad pasiva-, más el peso de los ocupantes, no puede ofrecer mayor dinamismo. A velocidades constantes por carretera se mueve en los límites legales sin problemas, aunque la falta de par a bajo régimen obliga a estar atentos al cambio y a llevar el motor alto de vueltas, en especial al realizar adelantamientos o, simplemente, superar repechos.

Uno de los apartados que nos ha parecido mejorable es el de la sonoridad. Tanto por ciudad como por carretera, el ruido del motor se percibe con demasiada claridad en el interior del vehículo, faltando también algo más de refinamiento.

Las virtudes y defectos de este modelo han quedado, por tanto, bastante claras. El Corsa 1.3 CDTi de 75 CV es una versión recomendable casi exclusivamente para un uso urbano, con un consumo muy contenido y sin lanzar a la atmósfera demasiadas emisiones de CO2. Tiene un interior con un diseño actual e incorpora la posibilidad de montar la mayoría de elementos de seguridad disponibles en el segmento. De bastidor y comportamiento va sobrado, sobre todo en relación a las prestaciones del cuatro cilindros.

Respecto a la competencia, en la actualidad existen rivales que ofrecen, como mínimo, argumentos similares, con precios muy competitivos -como el Renault Clio dCi-, aunque no llegan a ajustar tanto los consumos.

— Consumos
— Emisiones
— Equipamiento

— Tacto de dirección
— Sonoridad
— Prestaciones

Probablemente, si alguno de vosotros ha tenido la necesidad reciente de comprar un utilitario, tal vez haya pensado en el Corsa. Y puede ser, además, que entre todas las versiones disponibles, los Diesel os interesen especialmente por la economía de uso. En esta ocasión hemos probado el 1.3 CDTi en la variante menos potente, es decir, la de 75 CV -llamada ahora ecoFlex- en lugar de 90 CV. Las diferencias entre ambos motores son pocas, y se centran exclusivamente en el turbo y en una gestión electrónica diferente. En esta versión, el turbo es fijo y no de geometría variable como el BorgWarner BV35 que monta el de 90 CV. En la factura, se ahorran unos 1.300 euros entre ambos motores con el acabado Sport.

Las prestaciones no son precisamente el punto fuerte de este Opel Corsa.

Tal como hemos podido comprobar con las mediciones realizadas por nuestro Centro Técnico, las cifras de aceleración son bastante discretas, lo mismo que ocurre con las de recuperaciones y adelantamientos. No hay que ser muy entendido en la materia para descubrir que este Corsa tiene en la ciudad su hábitat natural. El reducido consumo de este propulsor nos permite disponer de autonomía suficiente para creernos que el Corsa es nuestro propio transporte público, ya que es económico y nos lleva a cualquier rincón de la ciudad. Sus cotas exteriores, aunque han crecido, siguen siendo óptimas para aparcar en las atestadas calles de cualquier gran ciudad.

Efectivamente, mejor quedarnos en la ciudad que salir fuera de ella. Si realmente necesitamos con cierta asiduidad desplazarnos por carretera, interesará invertir algo más de dinero por la versión de 90 CV. El de 75 CV que ahora probamos resultará, en ocasiones, demasiado justo para realizar trayectos por carretera, si éstos van a ser frecuentes. Y más aún, si encima viajamos con más de dos ocupantes o con el maletero cargado.

No olvidemos que en un coche la potencia del motor no lo es todo, puesto que el peso del propio coche puede innfluir negativamente en las prestaciones. El Corsa, con algo más de 1.200 kg -para acometer nuevos estándares de seguridad pasiva-, más el peso de los ocupantes, no puede ofrecer mayor dinamismo. A velocidades constantes por carretera se mueve en los límites legales sin problemas, aunque la falta de par a bajo régimen obliga a estar atentos al cambio y a llevar el motor alto de vueltas, en especial al realizar adelantamientos o, simplemente, superar repechos.

Uno de los apartados que nos ha parecido mejorable es el de la sonoridad. Tanto por ciudad como por carretera, el ruido del motor se percibe con demasiada claridad en el interior del vehículo, faltando también algo más de refinamiento.

Las virtudes y defectos de este modelo han quedado, por tanto, bastante claras. El Corsa 1.3 CDTi de 75 CV es una versión recomendable casi exclusivamente para un uso urbano, con un consumo muy contenido y sin lanzar a la atmósfera demasiadas emisiones de CO2. Tiene un interior con un diseño actual e incorpora la posibilidad de montar la mayoría de elementos de seguridad disponibles en el segmento. De bastidor y comportamiento va sobrado, sobre todo en relación a las prestaciones del cuatro cilindros.

Respecto a la competencia, en la actualidad existen rivales que ofrecen, como mínimo, argumentos similares, con precios muy competitivos -como el Renault Clio dCi-, aunque no llegan a ajustar tanto los consumos.

— Consumos
— Emisiones
— Equipamiento

— Tacto de dirección
— Sonoridad
— Prestaciones

Galería relacionada

Opel Corsa EcoFlex 1.3

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...