Opel Corsa 1.3 CDTI Enjoy

El Corsa ha recibido en este 2004 unos ligeros cambios estéticos y, lo más importante, un motor Diesel de 70 CV que le permite desenvolverse tanto en la ciudad como fuera de ella con un consumo mínimo.
-
Opel Corsa 1.3 CDTI Enjoy
Opel Corsa 1.3 CDTI Enjoy

En este segmento, donde cuenta hasta la último euro que te gastes, el Corsa tiene innumerables rivales. Uno de ellos es el C3 de Citroën. El utilitario galo posee un diseño llamativo que atraerá al cliente más joven, uno de los que más accede a este tipo de vehículos. Al igual que pasa con Opel, Citroën tiene una agresiva política comercial donde los descuentos son muy importantes, por lo que la diferencia de coste entre uno y otro es marginal. Nos ha gustado más el Corsa por acabados interiores y comportamiento dinámico, mientras que el C3 goza de mayor equipamiento.

El Punto, y su “primo” el Lancia Ypsilon, cuentan con el mismo motor que anima al Corsa, el 1.3 CDTI de 70 CV, por lo que las prestaciones deberían ser muy similares. Sin embargo, el Corsa, ayudado por unos desarrollos más cortos, se impone en casi todas las mediciones. Las cotas de habitabilidad de Punto y Corsa son casi calcadas, al igual que poseen similar volumen de maletero. La principal diferencia a favor del utilitario de Opel reside en un comportamiento dinámico más aplomado, mientras que del punto nos ha gustado su dirección City en ciudad.

El Ford Fiesta es uno de los rivales más duros que tiene el Corsa. Posee un motor de potencia similar y un comportamiento dinámico algo mejor que el del modelo alemán. Del Fiesta nos gustan los acabados interiores y la sensación de calidad que exhala, aunque no nos termina de convencer el hecho de no poseer un sitio para dejar descansar el pie izquierdo en viajes largos. Es algo más caro que el Corsa, aunque tiene más equipamiento y es más moderno.

El Renault Clio ha revitalizado su gama con la inclusión de nuevas motorizaciones Diesel. Una de ellas, el 1.5 dCi de 80 CV, es el perfecto rival para el Corsa de nuestra prueba. Existe una versión de 68 CV de este modelo, aunque nos decantamos por la variante más potente, pues le permite ser un coche rápido y encarar viajes largos sin complejos. El precio es algo superior, aunque la diferencia, si damos importancia a las prestaciones está más que justificada.

El Polo es el modelo más “glamouroso” del segmento, con los mejores acabados y un comportamiento dinámico de primer orden. Eso, lógicamente, se paga, por lo que este Polo es el más caro entre sus rivales. El motor de este Polo es tricilíndrico y tiene como defectos un ruido algo elevado, aunque su rendimiento, gracias a sus 75 CV, es bastante bueno. Este mismo propulsor, con semejantes virtudes y defectos, lo posee el Ibiza y el Fabia

En este segmento, donde cuenta hasta la último euro que te gastes, el Corsa tiene innumerables rivales. Uno de ellos es el C3 de Citroën. El utilitario galo posee un diseño llamativo que atraerá al cliente más joven, uno de los que más accede a este tipo de vehículos. Al igual que pasa con Opel, Citroën tiene una agresiva política comercial donde los descuentos son muy importantes, por lo que la diferencia de coste entre uno y otro es marginal. Nos ha gustado más el Corsa por acabados interiores y comportamiento dinámico, mientras que el C3 goza de mayor equipamiento.

El Punto, y su “primo” el Lancia Ypsilon, cuentan con el mismo motor que anima al Corsa, el 1.3 CDTI de 70 CV, por lo que las prestaciones deberían ser muy similares. Sin embargo, el Corsa, ayudado por unos desarrollos más cortos, se impone en casi todas las mediciones. Las cotas de habitabilidad de Punto y Corsa son casi calcadas, al igual que poseen similar volumen de maletero. La principal diferencia a favor del utilitario de Opel reside en un comportamiento dinámico más aplomado, mientras que del punto nos ha gustado su dirección City en ciudad.

El Ford Fiesta es uno de los rivales más duros que tiene el Corsa. Posee un motor de potencia similar y un comportamiento dinámico algo mejor que el del modelo alemán. Del Fiesta nos gustan los acabados interiores y la sensación de calidad que exhala, aunque no nos termina de convencer el hecho de no poseer un sitio para dejar descansar el pie izquierdo en viajes largos. Es algo más caro que el Corsa, aunque tiene más equipamiento y es más moderno.

El Renault Clio ha revitalizado su gama con la inclusión de nuevas motorizaciones Diesel. Una de ellas, el 1.5 dCi de 80 CV, es el perfecto rival para el Corsa de nuestra prueba. Existe una versión de 68 CV de este modelo, aunque nos decantamos por la variante más potente, pues le permite ser un coche rápido y encarar viajes largos sin complejos. El precio es algo superior, aunque la diferencia, si damos importancia a las prestaciones está más que justificada.

El Polo es el modelo más “glamouroso” del segmento, con los mejores acabados y un comportamiento dinámico de primer orden. Eso, lógicamente, se paga, por lo que este Polo es el más caro entre sus rivales. El motor de este Polo es tricilíndrico y tiene como defectos un ruido algo elevado, aunque su rendimiento, gracias a sus 75 CV, es bastante bueno. Este mismo propulsor, con semejantes virtudes y defectos, lo posee el Ibiza y el Fabia

En este segmento, donde cuenta hasta la último euro que te gastes, el Corsa tiene innumerables rivales. Uno de ellos es el C3 de Citroën. El utilitario galo posee un diseño llamativo que atraerá al cliente más joven, uno de los que más accede a este tipo de vehículos. Al igual que pasa con Opel, Citroën tiene una agresiva política comercial donde los descuentos son muy importantes, por lo que la diferencia de coste entre uno y otro es marginal. Nos ha gustado más el Corsa por acabados interiores y comportamiento dinámico, mientras que el C3 goza de mayor equipamiento.

El Punto, y su “primo” el Lancia Ypsilon, cuentan con el mismo motor que anima al Corsa, el 1.3 CDTI de 70 CV, por lo que las prestaciones deberían ser muy similares. Sin embargo, el Corsa, ayudado por unos desarrollos más cortos, se impone en casi todas las mediciones. Las cotas de habitabilidad de Punto y Corsa son casi calcadas, al igual que poseen similar volumen de maletero. La principal diferencia a favor del utilitario de Opel reside en un comportamiento dinámico más aplomado, mientras que del punto nos ha gustado su dirección City en ciudad.

El Ford Fiesta es uno de los rivales más duros que tiene el Corsa. Posee un motor de potencia similar y un comportamiento dinámico algo mejor que el del modelo alemán. Del Fiesta nos gustan los acabados interiores y la sensación de calidad que exhala, aunque no nos termina de convencer el hecho de no poseer un sitio para dejar descansar el pie izquierdo en viajes largos. Es algo más caro que el Corsa, aunque tiene más equipamiento y es más moderno.

El Renault Clio ha revitalizado su gama con la inclusión de nuevas motorizaciones Diesel. Una de ellas, el 1.5 dCi de 80 CV, es el perfecto rival para el Corsa de nuestra prueba. Existe una versión de 68 CV de este modelo, aunque nos decantamos por la variante más potente, pues le permite ser un coche rápido y encarar viajes largos sin complejos. El precio es algo superior, aunque la diferencia, si damos importancia a las prestaciones está más que justificada.

El Polo es el modelo más “glamouroso” del segmento, con los mejores acabados y un comportamiento dinámico de primer orden. Eso, lógicamente, se paga, por lo que este Polo es el más caro entre sus rivales. El motor de este Polo es tricilíndrico y tiene como defectos un ruido algo elevado, aunque su rendimiento, gracias a sus 75 CV, es bastante bueno. Este mismo propulsor, con semejantes virtudes y defectos, lo posee el Ibiza y el Fabia

En este segmento, donde cuenta hasta la último euro que te gastes, el Corsa tiene innumerables rivales. Uno de ellos es el C3 de Citroën. El utilitario galo posee un diseño llamativo que atraerá al cliente más joven, uno de los que más accede a este tipo de vehículos. Al igual que pasa con Opel, Citroën tiene una agresiva política comercial donde los descuentos son muy importantes, por lo que la diferencia de coste entre uno y otro es marginal. Nos ha gustado más el Corsa por acabados interiores y comportamiento dinámico, mientras que el C3 goza de mayor equipamiento.

El Punto, y su “primo” el Lancia Ypsilon, cuentan con el mismo motor que anima al Corsa, el 1.3 CDTI de 70 CV, por lo que las prestaciones deberían ser muy similares. Sin embargo, el Corsa, ayudado por unos desarrollos más cortos, se impone en casi todas las mediciones. Las cotas de habitabilidad de Punto y Corsa son casi calcadas, al igual que poseen similar volumen de maletero. La principal diferencia a favor del utilitario de Opel reside en un comportamiento dinámico más aplomado, mientras que del punto nos ha gustado su dirección City en ciudad.

El Ford Fiesta es uno de los rivales más duros que tiene el Corsa. Posee un motor de potencia similar y un comportamiento dinámico algo mejor que el del modelo alemán. Del Fiesta nos gustan los acabados interiores y la sensación de calidad que exhala, aunque no nos termina de convencer el hecho de no poseer un sitio para dejar descansar el pie izquierdo en viajes largos. Es algo más caro que el Corsa, aunque tiene más equipamiento y es más moderno.

El Renault Clio ha revitalizado su gama con la inclusión de nuevas motorizaciones Diesel. Una de ellas, el 1.5 dCi de 80 CV, es el perfecto rival para el Corsa de nuestra prueba. Existe una versión de 68 CV de este modelo, aunque nos decantamos por la variante más potente, pues le permite ser un coche rápido y encarar viajes largos sin complejos. El precio es algo superior, aunque la diferencia, si damos importancia a las prestaciones está más que justificada.

El Polo es el modelo más “glamouroso” del segmento, con los mejores acabados y un comportamiento dinámico de primer orden. Eso, lógicamente, se paga, por lo que este Polo es el más caro entre sus rivales. El motor de este Polo es tricilíndrico y tiene como defectos un ruido algo elevado, aunque su rendimiento, gracias a sus 75 CV, es bastante bueno. Este mismo propulsor, con semejantes virtudes y defectos, lo posee el Ibiza y el Fabia

En este segmento, donde cuenta hasta la último euro que te gastes, el Corsa tiene innumerables rivales. Uno de ellos es el C3 de Citroën. El utilitario galo posee un diseño llamativo que atraerá al cliente más joven, uno de los que más accede a este tipo de vehículos. Al igual que pasa con Opel, Citroën tiene una agresiva política comercial donde los descuentos son muy importantes, por lo que la diferencia de coste entre uno y otro es marginal. Nos ha gustado más el Corsa por acabados interiores y comportamiento dinámico, mientras que el C3 goza de mayor equipamiento.

El Punto, y su “primo” el Lancia Ypsilon, cuentan con el mismo motor que anima al Corsa, el 1.3 CDTI de 70 CV, por lo que las prestaciones deberían ser muy similares. Sin embargo, el Corsa, ayudado por unos desarrollos más cortos, se impone en casi todas las mediciones. Las cotas de habitabilidad de Punto y Corsa son casi calcadas, al igual que poseen similar volumen de maletero. La principal diferencia a favor del utilitario de Opel reside en un comportamiento dinámico más aplomado, mientras que del punto nos ha gustado su dirección City en ciudad.

El Ford Fiesta es uno de los rivales más duros que tiene el Corsa. Posee un motor de potencia similar y un comportamiento dinámico algo mejor que el del modelo alemán. Del Fiesta nos gustan los acabados interiores y la sensación de calidad que exhala, aunque no nos termina de convencer el hecho de no poseer un sitio para dejar descansar el pie izquierdo en viajes largos. Es algo más caro que el Corsa, aunque tiene más equipamiento y es más moderno.

El Renault Clio ha revitalizado su gama con la inclusión de nuevas motorizaciones Diesel. Una de ellas, el 1.5 dCi de 80 CV, es el perfecto rival para el Corsa de nuestra prueba. Existe una versión de 68 CV de este modelo, aunque nos decantamos por la variante más potente, pues le permite ser un coche rápido y encarar viajes largos sin complejos. El precio es algo superior, aunque la diferencia, si damos importancia a las prestaciones está más que justificada.

El Polo es el modelo más “glamouroso” del segmento, con los mejores acabados y un comportamiento dinámico de primer orden. Eso, lógicamente, se paga, por lo que este Polo es el más caro entre sus rivales. El motor de este Polo es tricilíndrico y tiene como defectos un ruido algo elevado, aunque su rendimiento, gracias a sus 75 CV, es bastante bueno. Este mismo propulsor, con semejantes virtudes y defectos, lo posee el Ibiza y el Fabia

Galería relacionada

Opel Corsa 1.3 CDTi

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...