Opel Insignia Sports Tourer

Las primeras unidades del Opel Insignia Sports Tourer estarán en los concesionarios a finales del mes de abril. Bajo esta denominación se retrata la versión con carrocería familiar de la berlina Insignia, que ha supuesto un salto cualitativo importante para Opel. El nuevo Sports Tourer se implantará en nuestro mercado con siete motorizaciones, desde 130 a 260 CV de potencia.
-
Opel Insignia Sports Tourer
Opel Insignia Sports Tourer

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Hasta ahora, los familiares de Opel se denominan Caravan, apelativo que proviene de “car or a van?”, esto es, ¿coche o furgoneta? Con el Insignia Sports Tourer, Opel quiere dotar a su versión familiar de otro aire, alejado de un remoto parecido con la idea de furgoneta. El nombre elegido es el de Sports Tourer, con reminiscencias de diversión y viaje más que de capacidad de carga.

El nuevo Insignia Sports Tourer gana unos ocho centímetros de longitud, para llegar a unos respetables 4,91 metros. Dado que mantiene la distancie entre ejes de la berlina, toda la ganancia se implanta sobre el voladizo trasero. Gracias a ello, el volumen de maletero anunciado se va hasta los 540 litros, cifra que puede multiplicarse hasta los 1.530 litros si se abate la banqueta trasera, situación en la que dispone de una plataforma de carga de 1,91 metros de longitud. El maletero posee una forma prismática casi perfecta, sin abultamientos que moderen su practicidad. Destacan dos grupos ópticos situados en su interior, que permiten hacer visible al Sports Tourer cuando está parado con el portón abierto, ya que las luces posteriores están englobadas en él.

Otra de las novedades se encuentra en la disponibilidad de un techo panorámico de cristal, que acrecienta la sensación de espacio en las plazas traseras. Como opción, también está equipado con un sistema de apertura y cierre eléctrico del portón así como de una programación de altura de su apertura, para evitar golpes cuando el vehículo está bajo un techo de escasa alzada así como de una suspensión trasera con control de altura. Dado el tamaño del maletero, el Opel Insignia Sports Tourer puede disponer del sistema FlexOrganizer, con raíles longitudinales y redes para organizar, separar y controlar la carga.

De cara a una superior durabilidad y buena presencia de los tapizados, el Insignia Sports Tourer inaugura un nuevo material para los asientos, que utiliza nanotecnología “TopTec”, resistente a la penetración de líquidos, con lo que evita buen número de manchas. Por otra parte, este Sports Tourer mantiene las novedades tecnológicas introducidas por la berlina en la gama Opel. Así, dispone del AFL+ (sistema de iluminación adaptativa), con nueve funciones que se ajustan automáticamente: largas automáticas, ciudad, zona de peatones, carretera secundaria, autopista, tiempo adverso, estática de giro, dinámica de curva y diurnas. De todas ellas, sólo las diurnas y el encendido automático viene como equipo de serie.

Otra de las novedades en el Insignia es el “Opel Eye” , el cual, mediante una cámara instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, lee y memoriza las señales de limitación de velocidad y de prohibición de adelantar y las muestra en el tablero de instrumentos para ayudar al conductor. También es la protagonista del sistema de aviso de cambio de carril, cuando aquél, sin darse cuenta, se desvía de la trayectoria correcta.

El sistema de navegación e información dispone de una pantalla de 7 pulgadas, vistas en tres dimensiones, guía digital de viaje y funciones Scholl y de zoom mejoradas. El software de navegación está archivado en una memoria de 1 GB y los mapas de otros países pueden descargarse desde un CD. Como opción más onerosa, aparece el sistema DVD800 Navi, con el doble de capacidad y memorización interna de tres países.

El Opel Insignia Sports Tourer se presenta con nueve opciones mecánicas, de las cuales siete vendrán a nuestro mercado, ya que los dos motores menos potentes de gasolina y gasóleo se descartan, en principio, aunque el de gasolina de 115 CV podrá obtenerse bajo pedido. De esta forma, en la gama turbodiesel serán tres las opciones, y decimos serán porque la inédita, la más potente, no aparecerá hasta el próximo otoño. Nos referimos al 2.0 CDTI BiTurbo, de 190 CV –en principio sólo asociado a una transmisión a las cuatro ruedas- y, como su nombre indica, dispone de dos turbocompresores, de distinto tamaño, colocados en serie. A bajas revoluciones, sólo el pequeño funciona, mientras que a medio régimen, entran en acción los dos, quedando el grande, en exclusiva, para alimentar el motor a alto régimen.

Las dos que estarán listas en el momento del lanzamiento del Sports Tourer son las versiones de 130 y 160 CV de este mismo 2.0 CDTI. Como sus hermanos, disponen de filtro de partículas y cumplen ya la normativa Euro 5 de emisiones.

En la gama de gasolina, también aparece un nuevo propulsor. Se trata de un cuatro cilindros sobrealimentado por turbocompresor que, con 1,6 litros de cilindrada, rinde 180 CV de potencia. Gracias a su función “overboost”, durante cortos períodos de tiempo es capaz de entregar una cantidad de par superior al máximo habitual, pasando de los 23,5 mkg a 27,1. Por debajo de esta motorización, Opel arrancará la gama de gasolina del Sports Tourer con un 1.8 de 140 CV mientras que como versiones de altas prestaciones dispondrá de un 2.0 Turbo de 220 CV y un V6 de 2,8 litros, también sobrealimentado por turbocompresor, de 260 CV de potencia. Estos dos motores también podrán asociarse al sistema de tracción integral Adaptative 4x4, que dispone de un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, que transmite más par a la rueda que tenga mejor adherencia.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...